noticias , periodismo , politica , sociedad Miércoles, 16 diciembre 2015

¿Qué tan relacionada está la cobertura en los medios con los resultados en las encuestas?

Hemos sido testigos de la gran dificultad que tuvo César Acuña para leer su discurso en la CADE de este año, del destape que realizó Perú 21 sobre una denuncia antigua y muchos otros acontecimientos que podrían (o deberían) ponerle fin a cualquier candidatura. Sin embargo, pese a los cientos de cuestionamientos que han recaído sobre él y su partido, los resultados de las encuestas han demostrado que su preferencia sube cada día, a tal punto de colocarlo en tercer lugar.

“Keiko Fujimori continúa liderando las encuestas con miras a las elecciones presidenciales del 2016 con un 32% de los votos, seguida por Pedro Pablo Kuczynski y César Acuña, en el segundo y tercer lugar, respectivamente, según la más reciente encuesta nacional de GfK”.

Hoy somos testigos de otra nueva denuncia: 127 aportes realizados en el 2014 para su partido han sido detectados como fantasmas. El Comercio realizó una publicación interactiva explicando todo el asunto de las “contribuciones negadas”.

“El informe de ingresos económicos del 2014 que el partido liderado por César Acuña Peralta, Alianza para el Progreso (APP), entregó a la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) contiene información que requiere ser examinada”.

Sin título

Gran investigación del Comercio. Imágen: Captura Web

Las denuncias parecen formar parte de la agenda de APP, es más, el propio candidato parece tomar cada una de ellas como algo ‘favorable’ para la imagen de su campaña. El pasado 29 de noviembre Acuña afirmó que, literalmente, cada denuncia viene con un voto. 

“A más difamación, más votos. A más ofensas, más votos y más respaldo para César Acuña“, afirmó el candidato de APP a la prensa desde una actividad proselitista en Loreto”.

¿Es esto verdad? Claro que no, es absurdo pensar que una denuncia por corrupción podría traer como ventaja el voto de un elector. No obstante ello, lo que sí le está cayendo bastante bien a su partido es la atención que varios medios de comunicación tienen sobre él y, para demostrarlo, ponemos un ejemplo similar en cierto aspecto que no debe pasar desapercibido: los beneficios que le valen a Donald Trump, el candidato Republicano de los Estados Unidos, la atención de los medios de comunicación.

1. El empresario que quiere ser presidente

483208412-real-estate-tycoon-donald-trump-flashes-the-thumbs-up.jpg.CROP.promo-xlarge2

El odiado por la prensa. Foto: Slate

No existe, al menos para nosotros, ningún punto de comparación entre ambos políticos (aunque Mávila Huertas compare a Acuña con Frank Underwood). Donald Trump y César Acuña no podrían ser comparados bajo ninguna premisa con excepción de una: sus cifras en las encuestas no comenzarán a bajar hasta que su cobertura en los medios no cese.

El pasado ocho de diciembre fuimos testigos del mitin de Acuña en varios medios televisivos. Esta presentación, en la que estuvo presente Yahaira Plasencia, novia del futbolista Jefferson Farfán y reconocido personaje en el ámbito de espectáculos, Acuña también estuvo acompañado de varias viejas y nuevas caras de políticos que se unieron a sus filas. El evento fue transmitida en vivo y en directo en tres canales de televisión; para luego se emitido de manera diferida por algunos otros. 

Esto, junto con muchas otras denuncias en su contra en medios escritos lo mantienen en “vitrina”, algo bastante favorable para cualquier político. En el caso de Donald Trump, quien se ha esforzado por causar polémica con declaraciones en contra de los musulmanes y por burlarse de un periodista con discapacidad, ha logrado abarcar todos los medios de comunicación.

2. Las cifras

El portal gringo fivethirtyeight.com ha realizado un cuadro comparativo sobre el dominio de los candidatos en los medios de comunicacion en las últimas elecciones; desde el año 1984 hasta el 2015 y la presencia de Trump es notoriamente mucho más amplia que la de su contrincante republicano Jeb Bush. 

Sin título

Donald tiene el 54% mientras que Jeb posee el 8%. Gráfica: fivethirtyeight.com

Pese a que la misma praxis se muestra en los resultados de Hillary Clinton, la ecuación es mucho más desproporcional en el caso de Trump. El candidato polémico ha logrado obtener casi seis veces más cobertura que su rival en los medios. ¿Intencionalmente?, el racismo, clasismo y xenofobia de Trump no parecen formar parte de una estrategia publicitaria. 

Según detalla la publicación, existe una fórmula comprobada sobre la “cobertura-votación” en Estados Unidos. ¿Qué quiere decir esto? Que durante mucho tiempo la cobertura que ofrecen los medios de comunicación a los candidatos es directamente proporcional a los resultados obtenidos en las elecciones, algo más que interesante para tener en cuenta.

“Históricamente, ha existido una correlación uno-a-uno entre la cobertura de un candidato y sus resultados en las encuestas. Esto quiere decir que si un candidato obtenía el 30% en las encuestas nacionales, este había obtenido un 30% de cobertura en los medios de comunicacion, mientras que uno que obtenia un 10% de cobertura tendria un 10% en las encuestas. Así de simple”.

Según el análisis de este medio, la relación que existe entre la cobertura y los resultados es directamente proporcional y está comprobado por hechos históricos. ¿Esto se aplicará de la misma forma en nuestro país?, ¿la cobertura de los medios tiene una relación directa con los resultados de las encuestas? 

12341035_10205650848773247_65275075342020209_n

¿Ignorarlos es la solución? (más*)

Si realizamos una pequeña práctica para intentar comprobar la teoría propuesta por los estadounidenses, podríamos darnos cuenta que la cobertura de los medios sobre Keiko Fujimori, PPK, César Acuña, Alan García y Alejandro Toledo es mucho más grande que la de los “pequeños candidatos”. Basta empezar con resaltar la presencia de los cinco primeros postulantes de las encuestas en la CADE y la ausencia del resto para confirmar que la teoría es válida. Bien dijo alguna vez Wilde; hay solamente una cosa en el mundo peor que hablen de ti, y es que no hablen de ti.