noticias , politica , sociedad Lunes, 14 diciembre 2015

Vida, pasión y muerte de Susana Villarán #WhySusyWhy

No es novedad que nuestra legendaria exalcaldesa de Lima, Susana Villarán, cambie tan radicalmente de opinión en tan poco tiempo. Para muestra, en plena campaña por el NO a la Revocatoria, por allá en el 2013, prometió/juró/aseguró que no se lanzaría a la reelección. Luego, se rectificó con el pretexto de que Lima No Puede Parar… Este útero ya te contó cómo fue el chongo con su lanzamiento con este post titulado YOLO: Susana se lanza a la reelección.

En diciembre del 2014, dos meses después de perder catastróficamente no solo contra Castañeda, sino también contra Enrique Cornejo, Susana Villarán anunció su retiro definitivo de la política, al menos si se trataba de someterse al voto popular. Para ser exactos, el 30 de diciembre y en plena presentación del balance final de su mandato, la saliente alcaldesa de Lima, afirmaba que no pensaba volver a participar en las próximas elecciones. Nosotros lo recordamos.

Después de la guerra municipal llamada “revocatoria” (y todo lo que ocasionó) era lógico que a Villarán no le queden ganas ni de postular a la presidencia de su condominio y se despidió con un rotundo:

“[…] porque no pienso participar, ahora sí ,en ninguna elección más ni pedirle el voto al pueblo jamás”.

Y así se mantuvo durante un buen tiempo hasta este último fin de semana, en el que Susana ha realizado una serie de extraños movimientos políticos que ha dejado confundido a muchos y, desafortunadamente , podrían resumirse en un gif. 

afro-ninja

¿Qué?, ¿QUÉ HACES SUSY?

1. La renuncia oficial

Como bien informamos en este útero hace algunos días, Susana Villarán renunció a Fuerza Social (sí, el partido que ella misma fundó).  Su carta, con fecha seis de diciembre, se filtró por internet y dejaba muy en claro la razón de su salida: Villarán estaba indignadísima porque FS se haya aliado con el partido de los fonavistas Democracia Directa. (¿Recuerdas esos carteles en la Javier Prado con un tipo con casco blanco llamado “Pituco Salinas”? Ya, ese partido.) 

La indignación radica en que el grupo del pituco promovió e impulsó la campaña del SÍ en la revocatoria. 

susana-1

La carta oficial de la renuncia. Foto: Twitter @abrahamvalencia

Esta carta, como bien indica nuestro post, no se hizo pública en vano, se filtró con una intención que luego se volvería realidad. 

“La carta circuló en redes sociales y rebotó ayer por la noche en las webs de los principales medios del país. Lo que sabemos es que fue entregada por algún miembro de Fuerza Social con un propósito: que Susana Villarán se vea obligada a decir con qué grupo político se irá”.

Hasta aquí, debemos recalcar que la carta de renuncia que puedes leer por completo en nuestro post anterior deja muy pero muy clara la razón de su renuncia, que podría entenderse como una discordancia o inconformidad respecto a un acuerdo, algo que es muy normal y que otros políticos han hecho en el pasado. (El alcalde de Mirafores, Jorge Muñoz, renunció a Somos Perú por aliarse con el partido de Acuña, por ejemplo). ¿Por qué enfatizamos tanto en este hecho? Ahorita te decimos.

2. La decisión suicida de Susy

El pasado 12 de diciembre, mediante una publicación en su fanpage de facebook, Susana Villarán hizo un anuncio que más parecía un extracto de algún guion de Batman: Susana afirmaba que lucharía contra el fujimorismo participando en estas elecciones. 

4929af09-d054-460d-83cd-3190998c6b1f

¡HADOOOUKEN! Foto: La mula

 No, no lo estamos inventando, en realidad sí dijo eso.

Haré todo lo que esté en mis manos para evitar que el fujimorismo regrese al gobierno de nuestro querido Perú. Todo, pondré mi energía, mi pasión, mi vida, mi chalina verde de la esperanza en ese empeño. Como bien saben, había decidido a fin del año pasado (lo anuncié y lo repetí en ocasiones) no postular a cargo de elección este 2016. […] 

Pero cuando las circunstancias cambian, cuando el fujimorismo asoma como la fuerza que se haría del gobierno por cinco años, los valores y principios democráticos que siempre he defendido, me obligan a cambiar de opinión. No cambio de principios, cambio de opinión.

1. Seguiré conversando con líderes políticos para unir esfuerzos y evitar que el fujimontesinismo regrese, ahora encarnado en Keiko. Lo he hecho hasta hoy con César Acuña, con PPK, con Alfredo Barnechea, con Antero Flores Araoz, con Yehude Simon, Nano Guerra García, con muchos líderes y lideresas de base de las izquierdas en el país. Hoy lo haré con Julio Guzmán. Persistiré en ello. Las y los invito a sumarse a esta causa.

2. Participaré en las elecciones. Esa es la decisión que he tomado, estas las acciones que estoy realizando. ¿Con qué agrupación iré? algunos de mis interlocutores en estas conversaciones me han invitado a acompañarlos con generosidad que agradezco sinceramente. Cuando tome definitivamente esa decisión se los haré saber: la agrupación y las razones de mi opción.

En caso no quieras darte la chamba de leerlo todo, también hay un video que lo resume de cierta forma (?). 

“TOMÉ UNA DECISIÓNHaré todo lo que esté en mis manos para evitar que el fujimorismo regrese al gobierno de nuestro…

Posted by Chicharrón de Prensa on sábado, 12 de diciembre de 2015

Días después de emitir su carta de renuncia y meses después de afirmar que jamás de los jamases volvería a participar en la política, nos dice que va a participar de las elecciones. Y para colocarle la cereza al postre, Yehude Simon tuiteó con quién sería la posible alianza: César Acuña.

¡K-K-KHÁ!

Simon afirmó que no aceptaba la propuesta de Villarán ya que su partido ya había decidido ir por su cuenta mucho tiempo atrás. ¿Entonces?, ¿está luchando en contra del fujimorismo o está intentando hacer que algún partido le dé posada? Nadie parecía entender de qué trataba todo esto.

Pero luego vendría lo peor. 

3. La patada de raza distinta

Debido al gran movimiento (en rechazo mayormente) ante la decisión de Susana y la posibilidad de una alianza con el partido de César Acuña, sería el propio candidato de Alianza Para el Progreso quien saldría a aguarle la fiesta a la Villarán.

“Susana Villarán es una mujer que tiene toda nuestra estima y respeto, pero no hemos conversado sobre su eventual incorporación. O sea, esos son solo rumores que no corresponden”, expresó César Acuña a la prensa.

base_image

¿Total? Gráfica: El Comercio

Si nos damos cuenta, Acuña literalmente le dijo “ahorita no, joven” a Villarán. Le dio una choteada olímpica. ¿Para qué renunció Susana a su propio partido?, ¿no se trataba de luchar contra el fuijimorismo?, ¿por qué querría (tal vez) aliarse con Acuña? Carlos León Moya lo explica de manera satírica.

-Voy a evitar el regreso del fujimorismo.
-¿De qué forma, Susana?
Aliándome con el nuevo fujimorismo.

Luego de tanta agitación política generada en solo un par de días, Villarán intentaría apagar el incendio con una cucharadita de agua, escribiendo otra carta. 

Ayer se han dicho muchas cosas sobre mí a partir del post que escribí, falsas, algunas malintencionadas, mezquinas o simplemente malentendidos:

Por ejemplo esto:
1) “Yehude Simon reveló que Susana Villarán le pidió sumarse a campaña de César Acuña. El legislador aclaró que su afán de superar la valla electoral no lo llevará a hacer una alianza con el candidato presidencial de Alianza Para el Progreso” Falso.

¿La verdad? No conversaba con Yehude Simon desde hacía más de dos semanas cuando el candidato del Partido Humanista era Nano Guerra García. No conversé con él ayer. No tenía acuerdo alguno con el señor Acuña a quien visité como a otros con los que he conversado y seguiré conversando para defender nuestra democracia y el Estado de derecho ante la amenaza que retorne el fujimontesinismo al gobierno. ¿Cómo podría adjudicarme la representación política del Presidente de Alianza para el Progreso y proponer una alianza entre ese partido y el Partido Humanista? Absurdo ¿no?. ¿Cómo se originó esto? por una conversación entre el Secretario General del Partido Humanista y yo que fue mal comprendida, mal relatada y peor comprendida por Yehude Simon quien reaccionó de manera equivocada . Seguramente en todo ello no hubo mala intención. Una comedia de equivocaciones.

Hoy, conversamos directa y claramente Yehude y yo. Asunto aclarado, amistad recompuesta, pero la noticia ya había circulado y las especulaciones y vituperios proliferaron.

2) Susana Villarán renunció a su partido Político Fuerza Social para irse con el señor César Acuña. Falso.

¿La verdad? Renuncié porque consideré que se había maltratado a mi hermano Álvaro Villarán y a mi persona en consecuencia (ambos militantes de Fuerza Social) al separarlo del partido ante la emisión de dos reportajes en Cuarto Poder en el que pretendían hacer creer que había colusión entre él y yo para adjudicar puestos de los nuevos pabellones del Gran Mercado Mayorista de Santa Anita a comerciantes mayoristas del giro de tomates. No le dieron la posibilidad de defenderse ante el Comité de Ética de Fuerza Social. Este hecho, recién conocido por mí al conversar con mi hermano, felicitándolo por el archivo definitivo de esta acusación en el Ministerio Público me dolió mucho. Es por eso que renuncié. Coincidió en el tiempo. Las coincidencias existen.
He leído algunos comentarios en las redes en las que me describe como alguien realmente despreciable, ambiciosa de poder, capaz de cualquier cosa con tal de lograr una curul, etc. etc.

¿QUÉ?

Mientras que en su carta de renuncia oficial Villarán afirmaba irse debido a una desconformidad con el partido de los fonavistas, ahora nos dice que renuncia porque “considera que se había maltratado a su hermano”. ¿Total?, ¿por qué renunció Susana?, ¿por los fonavistas o por su hermano? ¿por qué no incluyó a su hermano en la carta de renuncia? ¿a dónde se irá? ¿de verdad quería aliarse con Acuña como su amiga Anel Townsend? ¿de verdad cree que ella personificará la lucha contra el retorno del fujimorismo? ¡¿why Susy?!, ¡¿WHY?!.

Secured By miniOrange