noticias , periodismo , politica , sociedad Lunes, 26 octubre 2015

“Diario UNO miente, difama y hace pasar a una persona inocente como burrier”

12191672_1622487418016867_691231645414999310_n

¿Confusión intencional? Foto: Captura Web Diario Uno

Escribe José Carlos Yrigoyen

Yo sé que a todos nosotros, desde hace muchos años, nos molesta y nos asquea la prensa del fujimorismo y de la derecha más bruta y achorada que tergiversa, escamotea o simplemente inventa hechos que desprestigian e injurian a quienes están en la otra orilla ideológica. Y que rechazamos desde el comienzo la nauseabunda prensa chicha que instituyó la dictadura y sus remanentes, como es el caso del diario La Razón. Me parece justo y necesario.

Pero así como nos repugna y denunciamos esta clase de periodismo de cloaca, sería bueno que con igual energía seamos claros en reconocer que periódicos como Diario Uno, por mucho respeto que le tengamos al anciano maestro Lévano, caen en lo mismo que hemos criticado durante años. Lo de hoy es francamente el colmo. En un acto de mala fe inconcebible, acusan a Jorge del Castillo y a su familia de tener vínculos con la narcotraficante Gia Rogers, dando como prueba de ello una foto. Pequeño problema: la chica que aparece en la foto no es Rogers, sino Maricel Ballester, esposa de Manuel del Castillo (y que, dicho sea de paso, no se parecen en nada). O sea, Diario Uno miente, difama y hace pasar a una persona inocente como burrier. Fantástica forma de entender la labor periodística y el respeto por la verdad. Han pasado las horas, es evidente la mistificación, pero Diario Uno no rectifica su infamia.

No tengo el menor interés en defender a los líderes del aprismo, como ustedes saben. Pero no me deja de sorprender cómo la izquierda practica las mismas malas artes de la peor derecha de nuestro país y cómo un periodista respetable como Lévano ha depuesto la decencia que lo caracterizaba y dirija algo que es ni más ni menos un pasquín difamatorio que se mantiene en activo mediante ingente publicidad estatal y al servicio del poder de turno. Muy bien que los pasquines de la derecha nos produzcan arcadas, pero no miremos a otro lado cuando un diario de la ideología opuesta se sumerge también en la miasma de la mentira y de la difamación alevosa. El ejemplo debe comenzar por casa.