noticias Martes, 20 octubre 2015

Mira por todo lo que pasó un turista afroamericano en nuestro país

Craig Martin Jr. es un joven norteamericano que vino al Perú como voluntario del Cuerpo de Paz. Como cualquier persona de esta época, Craig documenta sus aventuras de voluntariado en Piura mediante Facebook, Twitter, Instagram y su blog, en el cual escribe muy seguido, llamado “The Gopreneur”.

49nzD9ZZ

El es Craig. Foto: Twitter

Pero en lugar de gratos momentos y encuentros amistosos, Craig parece haberla pasado realmente mal en nuestro país debido a su color de piel. Según relata en una de sus publicaciones titulada: “Los problemas de ser un voluntario de la paz negro”, ha sido intervenido, registrado y seguido por la Policía sin ningún motivo aparente.

Además de los malos ratos, Craig le cuenta a sus lectores cómo la televisión peruana parece rechazar la raza negra y cómo algunas marcas de productos utilizan símbolos racistas sin que nadie parezca notarlo.

1. Su llegada al Perú

La historia se inicia en junio del 2014, con la llegada de Craig al Perú  para ejercer su voluntariado.

“El 4 de junio del 2014 dejé Estados Unidos para comenzar a trabajar en el Perú como voluntario en Desarrollo Económico Comunitario con el Cuerpo de Paz. Yo era parte de un grupo de cuarenta personas, todos brillantes y con antecedentes variados. La mayoría de nosotros habíamos ido a la Universidad, teníamos menos de 30 años y habíamos trabajado o vivido en el extranjero. Había personas de antepasados africanos, indígenas, latinos y europeos.”

My home is Peru for the weekend#Peru #nature #muybonita

Una foto publicada por Craig Martin (@craigmartinjr) el

Pero poco después de su llegada, algún incidente racial hizo que Craig se diera cuenta de que, al igual que en su país, el racismo abunda y agrede sin cuidado.

2. ¿Glorificamos la imagen europea?

Un análisis bastante interesante es el que realiza al contar que, para poder entender y visualizar el panorama de las relaciones raciales en el Perú, solo se necesita encender el televisor y sintonizar los realities de competencia. 

“En realidad, para conocer el panorama de las relaciones raciales en el Perú, basta prender la televisión o leer el periódico. Desde la primera mirada, se puede apreciar cómo la mayoría de imágenes muestra a los blancos o peruanos de piel más clara en una imagen glamorosa. Prácticamente toda persona famosa, show de televisión o figura no vinculada al deporte es blanca o de piel muy clara. En los shows de televisión extremadamente populares como “Esto es Guerra” o “Combate” llegan al extremo de importar concursantes blancos de otros países, para mantener y perpetuar la imagen europea que glorifican.”

933629

encuentre al door people en esta fotografía. Foto: ATV

Pero estos no fueron los únicos programas que Craig mencionó, la Paisana Jacinta es otro de ellos.

Aún más allá de los afroperuanos, parece que los demás peruanos de piel oscura aparentemente disfrutan las imágenes dañinas que de ellos hacen los medios en forma de comedia, como La Paisana Jacinta, que degrada su herencia andina.”

3. Caníbales y mammies

Mientras que para muchos de nosotros resulta de lo más normal encontrar logotipos con estereotipos que pueden ser calificados racistas, para algunos turistas estos llaman notablemente su atención. Esto es lo que ocurrió con una bolsa de carbón marca “negrito” que, después de fotorgrafiarlo y adjuntarlo con una imagen con referencia a la vergüenza, Craig expresa su malestar por la misma.

Come on Peru, it is 2015 and you still have mammies as business logos??? Hot damn #Peru #minstrelshow #jimcrow #wtf

Una foto publicada por Craig Martin (@craigmartinjr) el

Por la descripción de la imagen, Craig parece haberla confundido con una mammie, un arquetipo sureño de los Estados Unidos dirigido a mujeres afrodescendientes que trabajaban como niñeras y amas de llave, muy a menudo, para familias blancasEn realidad, la imagen del carbón retrata a un caníbal. 

jemimabox

Una típica mammie. Foto: Wikipedia

4. Agresiones contra Craig

Uno de los incidentes más graves que sufrió el voluntario estadounidense, según lo que él mismo cuenta, fue una intervención arbitraria de la Policía. Sin motivo alguno y sin explicaciones, oficiales de la Policía obligaron a Craig a descender de un bus para revisarlo.

Hoy mismo, mi viejo amigo el racismo volvió a acercarse a mí y a darme una puñalada en la espalda. Estaba dirigiéndome en ómnibus desde mi pueblo hasta la capital regional, que está a unos 45 minutos. Era uno de los ómnibus que siempre tomo y todo parecía normal. Un peruano de piel oscura, con tatuajes, se sentó a mi lado. El ómnibus se llenó y se puso en marcha. Minutos antes de llegar a nuestro destino, el ómnibus fue detenido por dos policías de piel oscura. Uno de ellos subió al ómnibus atestado y sin vacilar nos señaló al otro peruano de piel oscura y a mí y nos dijo que bajáramos del ómnibus.”

Pero esa no es la peor parte; Craig cuenta que lo obligaron a bajar del bus lo acusaron de contrabandista y le pidieron dinero a cambio (una práctica nada novedosa en nuestro país). 

 “Inmediatamente me interrogaron, me pusieron la cara contra la capota del vehículo y sometieron a un registro inhumano en el medio de la carretera, frente al ómnibus y a todos los pasajeros. Sin ninguna dignidad, el policía me acusó de conspirar para traer contrabando y me pidió que le diera el poco dinero que tenía conmigo. Yo le mostré mi pasaporte estadounidense y otras dos identificaciones, pero a sus ojos yo no era un ser humano, sino simplemente un delincuente negro que no pertenecía a su país.”

Enjoying the last day of vacay. Straight chillin in the streets of Cuzco. #fedora #Peru #nomad ##

Una foto publicada por Craig Martin (@craigmartinjr) el

Y el listado continúa…

  1. He sido ilegalmente detenido en un control policial, robaron mis pertenencias y me dejaron en una carretera desierta, solo, teniendo que buscar cómo encontrar un lugar seguro.
  2. Mientras hacía jogging en un camino cerca de mi casa, he enfrentado el seguimiento de un policía en moto, durante más de dos kilómetros.
  3. He sido detenido por otros policías mientras caminaba alrededor de la plaza frente a uno de los edificios en la ciudad donde trabajo y me registraron como si fuera un delincuente.

***

El caso de Craig nos hace reflexionar sobre muchos puntos que dejamos pasar por costumbre. El análisis que realiza sobre los realities y la notoria preferencia de la producción televisiva por las personas blancas es algo que muy poca gente observa. Otro punto importantísimo es el uso de íconos que podrían ser catalogados como racistas por muchos para ciertos productos. El carbón “Negrito”, el turrón “Doña Pepa”, la mazamorra “Negrita”, los condimentos “Sibarita” y otros ejemplos no han sido jamás motivo alguno de debates raciales en nuestro país. ¿De verdad estamos tan acostumbrados al racismo involuntario?, ¿califican estas marcas como racistas?.

Muy por el contrario, los casos de abuso policial en contra de los afroamericanos y las cantidades de asesinatos ejecutados por efectivos policiales de Estados Unidos no tiene punto de comparación con el nuestro.

Sin título

“Gente desarmada asesinada por la policía: más del doble de blancos son negros”Fuente: The Guardian

Lo que el recuadro muestra son los asesinatos ejecutados por la policía estadounidense a personas desarmadas segmentadas por raza. Casi el doble de casos se dieron con personas afrodescendientes que con personas caucásicas. Pese a que nuestra Policía se ve impedida de ejecutar personas tal y como lo hacen los norteamericanos, ¿existen datos que muestren intervenciones policiales segmentadas por raza? Tal vez nos llevaríamos una no-muy-grata sorpresa.

Las intervenciones sufridas por Craig deberían ser sancionadas penalmente: detener a alguien, pedirle dinero a cambio, quitarle sus pertenencias y dejarlo abandonado en un descampado suena a un verdadero caso de abuso. Hasta el momento, ni la Policía ni el Ministerio del Interior se han pronunciado respecto a la denuncia de Craig. Lo único que podemos hacer nosotros es contar su historia y pedirle disculpas por el maltrato. ¡No todos somos malos en el Perú!