cibercultura , sexo , webeo Martes, 18 agosto 2015

Usando Tinder a los 30 (y por qué a ti nunca te liga)

Escribe: Una Tinderella Anónima*

tinderella-628

imagen: College Humor Canal de Youtube


Quedarse soltera a los treinta es el problema más grande al que puede enfrentarse una mujer en Lima. Y es que, como habrán escuchado mil veces, en esta ciudad NO HAY hombres. Bueno, hay 4 millones. De ese mar de “galanes” solo un quinto está en edad ser desposado y de ese quinto solo un 1/4 no tiene novia. De ese cuarto, el 10% es gay, el 20% vive con sus papás y otro 20% cree que madurar es sólo para frutas. Nos quedan 100 mil solteros codiciados, tú dirás: carajo, tengo para elegir. No mi amor, estás terriblemente confundida. ¿Sabes por qué? Porque tienes TREIN-TA. Un tres y un cero. Hay harta veinteañera peleando contigo, pescando en el mismo mar.

Buscando solucionar  este tremendo problema y abatida por esa amarga realidad me volqué a las redes sociales en búsqueda de una solución, un romance, o una aventura por lo menos para sacudir un poco el callejón. Es así que, luego de revisar toda mi lista de amigos en Facebook, concluí que los amigos que me quedaban solteros nunca habían tenido derechos, con justa razón. Continué revisando a los amigos de los amigos y todos con novia, feos o  con cara de pavos. Le comenté mi infelicidad a mi mejor amiga y me dijo: Tinder, pues cholita. ¿Tinder? Sí, bájatelo al toque. Es para choque y fuga eso sí. Me lo bajo, ahorita.

Tinder Expert

Es cierto. Tengo 32 y tener sexo fácil no será más sencillo con el tiempo. Me imagino ridícula en el Tinder con más de 35 años y todos pasando la foto, diciendo ¡Esta vieja, qué asco!  Ahí van entonces mis recomendaciones para sacarle el jugo mientras puedas:

  1. Miente en las fotos. TODAS mienten, si no quieres usar filtros photoshop o fotos de hace 7 años estarás en seria desventaja frente a las chibolas de piel tersa. Luego, cuando ya lo tengas en tu casa, él se resignará a un par de kilos y arrugas extra.
  2. Como debes estar cansada del mismo círculo de limeños machistas que ya se tiraron todas tus amigas,  te recomiendo  marcar corazones a todos los mayores de 36 años con lo que no tengas ningún  amigo en común y (ni cojuda) a todos los extranjeros de paso por la ciudad.
  3. Las horas punta son muy extrañas. Resulta que el pico de arrechura de los hombres es entre las 6am y las 7am. Tindermatches por doquier. Yo pensaba ingenuamente que las 11 o 12 de la noche eran ideales para usar la aplicación. No, a esa hora todos están con la firme o ya tienen planes.
  4.  Cuando la conversación fluye en Tinder, se pasa a Wassap y se intercambian más fotos. Sí, ESAS fotos que aseguran que ninguno se decepcione luego. Aquí recuerda nunca enseñar la cara y cuerpo en la misma foto, uno nunca sabe a quién se la está mandado
  5. Si tienes miedo que sea un loco, un stalker o lo que sea, añádelo a Facebook y verifica su identidad. La mitad no querrá añadirte porque ahí sale que tienen novia, así que mejor no le pidas eso a menos que sea realmente necesario
  6. Te lo encuentras , te lo tiras y lo botas de tu casa. OJO: Siempre citarlo en tu casa para tener las cosas bajo control . Está de más decir que no debe quedarse a dormir y que si llega a tu casa y no se parece al de la foto, no debes dejarlo entrar.

No busques novio, pero ten cuidado. Puede que te pase como a mí que después de unos cuantos matches, te comienzas a tirar seguido al mismo, te enamoras y se van a vivir juntos. Luego se obligan a borrar la aplicación y se inventan una bonita anécdota cuando les preguntan: ¿Y, cómo se conocieron?

*A propósito de este post de Hernán Migoya

Tags

Secured By miniOrange