discriminación , tv , videos Viernes, 3 julio 2015

YouTube: Mira a “Aceitúncula”, la imitación racista de Advíncula en “El Show del Fútbol” (VIDEO)

El otro día, poco después de la injusta derrota contra Chile, un programa de televisión emitió esta imitación

Esto motivó que Juan Manuel Robles escribiera esto:

Si los comediantes racistas y los productores de TV no pueden sentir empatía por Advíncula después de lo visto en la Copa, si después de lo hecho en el torneo no son capaces que verlo como un humano, como un semejante, es que están más jodidos de lo que pensábamos. Y que, por tanto, estamos más jodidos de lo que pensábamos.

Y agregó que se trataba de “lo de siempre. Negro = Bruto bembón“. Correo recogió la crítica y –maravilla de las redes sociales– inmediatamente Advíncula zanjó el tema en su Twitter.

¿Listo? ¿Se acabó allí? El periodista Leonardo Ledesma Watson explica por qué este tipo de “humor” es nocivo:

Cuando era chico, en el colegio, en primaria, me jodían de simio, orangután y Negro Mama. Dile a un niño de nueve años que “no se lo tome muy en serio” y que “es humor nada más”. Yo me reconozco como un hombre negro y creo que es una estupidez reforzar los estereotipos y camuflarlos de “vacilón”. Los medios tienen una clara responsabilidad en esto, y Advíncula (que tiene toda mi admiración como futbolista) en este caso, quizá sin mala intención, colabora para que estos hechos se sigan aceptando como algo natural.

Falta de creatividad: "Aceitúncula" es una iteración más del Negro Mama,

Falta de creatividad: “Aceitúncula” es una iteración más del Negro Mama,

Lo cierto es que muchas personas pertenecientes a los diversos grupos discriminados del Perú intentan tomar relax este tipo de burlas por miedo a que te tachen de aguafiestas o resentido. Sigue Ledesma:

Cuando obtienes consciencia de que en algún momento fuiste discriminado por tu color de piel, y quieres arreglarlo, y quieres que eso no ocurra más y que tampoco le pase a otra persona, alguien levanta el dedo y sentencia sin pudor: eres un acomplejado.

Por suerte, Advíncula estará alejado de este debate, concentrado como está en estos momentos, listo para conseguirnos el tercer puesto de la Copa América. Pero cuando se acabe el torneo, habrá que preguntarnos por qué el fútbol termina siendo una excusa para que los peruanos exhibamos impunemente nuestros impulsos más discriminadores.