periodismo , politica Jueves, 2 julio 2015

5 reveladores momentos de la entrevista de Emilio Camacho a Aldo Mariátegui

Carta abierta, nuestra revista digital favorita, acaba de sacar un nuevo número en el que destaca la entrevista a Aldo Mariátegui, el villano favorito de las redes sociales. Mariátegui habla de varias cosas interesantes como que le dedica veinte minutos diarios a revisar qué escriben sobre él en Twitter, sobre la derecha peruana y sobre las acusaciones de misoginia.

El número 7 de la revista Carta Abierta.

El número 7 de la revista Carta Abierta.

Aquí les dejamos tres fragmentos de la entrevista realizada por uno de nuestros entrevistadores favoritos de la prensa peruana, Emilio Camacho.

enhanced-buzz-wide-21558-1389929587-7

Las redes sociales y Alditus

Emilio Camacho: ¿Cuánto tiempo dedicas a ver lo que dicen de ti en las redes sociales?

En el día, veinte minutos. Entro un rato en la mañana, otro rato en la tarde. No sé, a veces cuando estoy trabajando veo, por curiosidad. Es muy fácil. En Twitter hay un recuadro en el que pones Alditus o Aldo Mariátegui y le das buscar.

Aldo Mariátegui: ¿Qué pones tú? ¿Alditus o Aldo Mariátegui?

Los dos. Y sale todo. No es que sea un trabajo muy meticuloso.

¿Y no tienes cuenta de Twitter?

No, no, no. Yo entro a Twitter y hago una búsqueda. Y no sólo me busco a mí. También busco a otras personas que están en el ajo, no sé, busco a Nadine, por ejemplo.

Por eso es que te sabes el nombre completo o el nick de los que hablan mal de ti.

Generalmente usan seudónimos. En las redes sociales hay mucha cobardía. No sé si lo hacen por encargo o por qué. Es algo muy recurrente, parece que estuvieran haciendo una campañita. Están encima tuyo, mucho.

 

 

Mi problema con la izquierda

…La izquierda hace años que no renueva a sus dirigentes…

… Y a su pensamiento. Es uno de los problemas que tiene.

De acuerdo. Mi pregunta es, ¿no sientes que te enfrentas permanentemente con señores que han superado largamente la línea de la jubilación?

Nooo. La izquierda tiene cuadros nuevos. Está la Glave (Marisa), está Zegarra (Eduardo). Lamentablemente tienen predicamento y está saliendo gente que está equivocada.

(…)

Pero Humala no es de izquierda.

En ese momento lo era. Él tenía un discurso de izquierda, o me vas a decir que era liberal.

Él, si quieres, era chavista.

Allí está.

Pero Chávez no es de izquierda.

Cómo no va a ser de izquierda. A ver, yo estoy de acuerdo en el fondo. Chávez es un fascista. Es un Mussolini del Caribe. Partido único, militarismo, tiene toda la retórica fascista. Pero, está aliado con Cuba y financia a la izquierda. Y él se sentía de izquierda. Y Humala estaba en la izquierda en el 2006. Y el 2011 estaba con la izquierda local. No me digas que la izquierda es débil en el Perú, claro que no es débil.

Van a estar felices con que lo digas tú.

Pero si ellos lo saben, no son débiles. Hay mucha gente descontenta en el sur, que vota por la izquierda. Y Humala llegó al poder con la izquierda, ¿o me vas a decir que tenía un discurso de derecha?

No, claro, si no tú hubieras votado por él.

No, no voto por militares.

 

 

El trauma de Velasco

 

Ahora, veo que siempre tienes el radar prendido para identificar a gente que ha trabajado para Velasco, y en general eres muy crítico con Velasco. Me preguntaba por qué. Tengo una teoría. En el 71, el fundo de tu padre fue expropiado por los militares, ¿eso marcó tu visión de lo que era un militar de izquierda en el poder?

No, mira, yo diría que fue todo el proceso. A mi padre no solamente le expropiaron un fundo, lo acosaron judicialmente, le hicieron un montón de problemas en su negocio, metieron infiltrados. Le hicieron la vida imposible simplemente porque era hermano de Sandro Mariátegui, mi padre era apolítico. Yo vi la agresión de Velasco en mi casa, sólo faltó que deporten a mi padre.

Bueno, eso marca decididamente a una persona.

Sí, posiblemente mis antipatías a Velasco y hacia (Armando) Artola están enraizadas allí. Pero yo el tema lo veo desde un punto de vista más racional. Yo veo que el modelo económico velasquista fue similar al de Chávez pero sin plata. Ese modelo fue nefasto. Lo que generó fueron empresas públicas deficitarias, un colapso total, atrasó al país unos 50 años.

Portada de la revista Carta Abierta

Portada de la revista Carta Abierta

 

La derecha peruana también sufre

¿Qué es lo peor de la derecha peruana?

Que no es orgánica, que no ha sabido constituirse en una alternativa orgánica. La derecha no ha sabido constituirse en una opción válida desde que desapareció el civilismo, que fue el partido típico de la derecha.

¿Te sientes huérfano de un partido que te represente?

No hay un partido liberal propiamente dicho, no lo hay.

¿Entonces eres vocero de una fuerza que no existe?

De existir, existe, lo que no existe es orgánicamente como partido. Ahora, como partido no existe casi nadie ahora. Es una crisis mundial.

Hablemos de la derecha. A la gente de derecha como a ti, le molesta el trabajo que hizo la izquierda en materia de derechos humanos. Los ven sesgados…

…Me parece que utilizaron el tema de derechos humanos como arma política, para perseguir a sus oponentes. ¿Acaso actuaron con el capitán Carlos, como lo hicieron con otros? Si el capitán Carlos hubiera sido fujimorista o aprista, estaría preso hace rato.

De acuerdo, supongamos que hay esas taras en el trabajo de izquierda en derechos humanos, ¿Por qué la derecha no reivindicó ese tema?

No, la derecha se lo dejó arrebatar. El discurso de derechos humanos es liberal, es un discurso que lo inicia Carter para luchar contra los rusos.

¿Y por qué crees que no hicieron nada? Enrique Ghersi dice que hay una insensibilidad de la derecha para estos temas.

Yo creo que cuando se dan estas violaciones a los derechos humanos, por los ataques terroristas, un sector muy grande de la derecha dijo: “Sabes qué, son cosas de la guerra, déjalas allí”. No se metió en el tema. Porque el gran tema han sido las violaciones a los derechos humanos durante la guerra antisubversiva. Aquí hubo muchos excesos y muchos sectores de la derecha dijeron: “Son los costos que hay que pagar, en una guerra pasan estas cosas, una guerra nunca es limpia”.

Tú lo describes correctamente. Hubo una insensibilidad de la derecha…

Sí…

 

 

 

Dime sexista si quieres

¿Eres misógino? ¿Tienes problemas con las mujeres?

No, para nada. He estado casado y he tenido un montón de novias… Y he trabajado mucho con mujeres. ¿De dónde sacas esa historia?

Sabes por qué te lo digo. Tienes estas columnas en las que te fijas en el cuerpo de algunas señoras.

Esas son bromas. Eso no es ser misógino. No te pases de políticamente correcto.

Pero no haces bromas sobre el cuerpo de los hombres.

(Se ríe) Bueno. Acúsame de sexista si quieres.

 

 

Aquí pueden leer completa la entrevista a Mariátegui

Este número de Carta Abierta también trae muy buenas notas sobre el Dakar y las líneas de Nazca, el caso de las mujeres violadas que no tienen derecho a abortar y mucho más. Así que no se lo pierdan.

rppc

Huaqueador en Copy Paste Ilustrado. @rppc