discriminación , historia , libertades Martes, 30 junio 2015

El matrimonio gay siempre ha existido a lo largo de la historia y estos son los casos

Airon Nelson

Periodista que le gustan los tatuajes. @AironNelson

Si eres de las personas que consideran que el matrimonio entre personas del mismo sexo es una degeneración actual, como la canción, o, peor aún, una moda, pues te encuentras recontra equivocado. Existen registros de que este tipo de matrimonio ya había sido aceptado hace centenares de años por diferentes culturas. Pásenle esta información a los amigos de Parejas Reales para que también rompan sus libros de historia.

 

Chinos, romanos… y hasta los cristianos de antes

Tarraco 013

No vamos a describir esta imagen. Pensamos en los niños.

El portal gringo Cracked, publicó un artículo en el que explica que el matrimonio gay también se dio en la antigua Roma. Por supuesto, los mecanismos legales eran otros, pero el acto de fondo era el mismo: la unión legal de dos personas del mismo sexo.

«Ser gay no es una nueva moda. Los gays siempre han existido, lo que significa que siempre han formado relaciones. Y, a pesar de las diferentes normas legales, muchas de estas relaciones eran lo que podríamos considerar: «matrimonios». El matrimonio gay no era raro en la antigua Roma; incluso el emperador Nerón se casó públicamente al menos con dos hombres.

Algunos especulan que ese es el motivo de las resistencias cristianas a las uniones homosexuales (recuerden que Nerón fue su mayor perseguidor en el Imperio). La caricatura de un Nerón degenerado era parte de la propaganda de la resistencia cristiana original y ha conseguido persistir hasta nuestros días pero historiadores modernos ven su mandato bajo una luz más favorable.

Además, no solo fue Nerón. En China también se registraron matrimonios entre hombres.

Durante la dinastía Ming en China, no era raro que los hombres mayores se casen con jóvenes y llevarlos a sus familias como «hijos oficiales«.

Extracto de The Origins and Role of Same-Sex Relations in Human Societies, por James Neill.

Extracto de The Origins and Role of Same-Sex Relations in Human Societies, por James Neill.

El cristianismo siempre frunció el ceño ante la idea de que dos hombres se casaran entre sí y que siempre se evitó hablar de este tema, por lo que terminó creando un «tabú» alrededor del tema. Y aún así, en la Francia medieval se instituyeron ceremonias de «hermandad» (affrèrement) entre dos hombres solteros.

En el siglo XVI, esta institución se extendió en naciones que se encontraban bajo las iglesias Católica y Ortodoxa. Los hombres eran «hermanados» por un contrato legal en el que acordaban compartir «un pain, un vin, et une bourse» (un pan, un vino, una cartera). Vamos, era la Unión Civil medieval.

Matrimonios de Bostón, así se llamaba a los hogares formados por dos mujeres.

Horror, degeneración, PECADO.

En épocas más recientes, la sociedad era más condescendiente con las mujeres que vivían juntas. En Estados Unidos, a fines del siglo XIX se permitieron los así llamados Matrimonios de Boston. En muchos casos, se trataba de un contrato legal entre dos mujeres que se quedaban solteras en una sociedad poco favorable para ellas. Pero, en otras ocasiones, eran matrimonios hechos y derechos, uniones de amor.

 

¿Y en el Perú?

Ollanta prefiere no opinar sobre el matrimonio igualitario en Estados Unidos.

Ollanta necesita sus clases de historia.

A raíz de lo sucedido en Estados Unidos, nuestro querido presidente Ollanta Humala dijo:.

«Cada país tiene sus particularidades y sus propias realidades. No necesariamente una cosa que funciona en un país pueda funcionar en el nuestro o viceversa (…) Así como no nos gusta que EE.UU. se meta en nuestros asuntos internos, nosotros tampoco nos metemos en los suyos»

Humala, como muchos conservadores, insiste en que el matrimonio para todos no es algo que nuestra sociedad vaya a aceptar. Pero, lo cierto es que solo es cuestión de que te pasees por tu muestra precolombina más cercana para ganarte con escenas que atentan contra «nuestra realidad» o nuestra «tradición«.

Dos hombres en la cama. ¿Y el apocalipsis? ¿A qué hora se incendia el mundo? Foto: Tarata21.

Dos hombres haciendo cositas. APOCALIPSIS. Foto: Tarata21.

El historiador Juan José Candela nos cuenta que estas prácticas no eran nada infrecuentes de encontrar en los huacos eróticos:

«Entre los principales actos sexuales representados por los artesanos mochicas destacan las masturbaciones (vivos y “muertos”), actos coitales (vaginales y contra-natura), mujeres haciendo felaciones, relaciones homosexuales, también existen huacos antropofálicos y vulvomorfos».

Pero no solo eso. En general, la homosexualidad femenina era no solo normal, sino que, según la Crónica de Felipe Huamán Poma de Ayala, Cápac Yupanqui tenía «un cariño muy  especial por ellas». Varios historiadores coinciden en que existían lesbianas que podían hacer vida en común:

Los Incas tuvieron mucha consideración por las mujeres cuya desenvoltura en el trato social fuera varonil. Ellas gozaban de muchos privilegios: podían participar en combates, tenían la posibilidad de mantener relaciones promiscuas y de participar en la toma de decisiones.

El historiador Agustín Zárate, asegura que existía una provincia exclusiva de mujeres que sólo consentían hombres con fines reproductivos. Cuando éstas tenían hijos varones, éstos eran enviados para ser educados por sus padres. Estas mujeres se organizaron constituyendo pequeños reinos que habitaron en muchas regiones. Eran gobernadas por una reina, y vivían en fortalezas llamadas warmi pucará. Eran temidas por su valentía y fiereza.

Y así los congresistas y colectivos homófobicos se despachan hablando de «tradición». La ignorancia, como de costumbre, es atrevida.

Airon Nelson

Periodista que le gustan los tatuajes. @AironNelson
Secured By miniOrange