economía , Lima , noticias , sociedad Jueves, 25 junio 2015

La Municipalidad exige menos requisitos a los taxistas que cualquier aplicación de taxi

Yo la conocí en un tasssi. Captura de pantalla de elcomercio.pe

Yo la conocí en un tasssi. Captura de pantalla de elcomercio.pe

Hoy El Comercio publica un buen informe sobre la investigación que le ha abierto Indecopi a 5 empresas de aplicaciones de taxi, por competencia desleal y publicidad engañosa. Dice el periodista Fernando Alayo:

En términos de competencia desleal, Indecopi sostiene que estas empresas habrían violado las normas del mercado al prestar el servicio de taxi sin contar con la autorización de la Gerencia de Transporte Urbano de la Municipalidad de Lima.

En cuestión de publicidad engañosa, las firmas incurrirían en ello al difundir anuncios que dan a entender erróneamente a los consumidores que son empresas prestadoras del servicio de taxi. En realidad, solo se dedican a facilitar el contacto entre los clientes y los taxistas.

No se conoce de qué empresas se trata, debido a que es una investigación reservada, pero sí hay algo concreto: algunas de ellas son claramente responsables de publicidad engañosa. Muchas veces no queda claro que se trata, simplemente de intermediarias entre tú y tu taxista. Esto es algo que debería cambiar.

Pero lo otro, lo de la competencia desleal, es un despropósito. En todo el mundo ha habido reacciones francamente desproporcionadas contra este tipo de aplicaciones –especialmente contra la más exitosa, Uber–. No los quiero aburrir aquí con un rollazo teórico sobre la sharing economy y cómo el mercado de los taxis o el hospedaje (con Airbnb) está revolucionándose gracias a los smartphones.

No, cero rollo. Sólo les quiero mostrar esto:

Infografía: El Comercio

Infografía: El Comercio

¿Ya vieron? El Setame, el Servicio de Taxi Metropolitano de la Municipalidad, le pide menos requisitos a los taxistas que la mayoría de aplicaciones del mercado.

Ahora se entiende por qué estas aplicaciones son más seguras que levantar la manito en la calle. Claro, cada cierto tiempo hay una denuncia contra algún conductor de estas aplicaciones, pero al menos los conductores son identificables. ¿Pasa lo mismo con un taxi de la calle? No, pues. Las regulaciones municipales sobre los taxis son mínimas, comparadas con las de cualquier otra ciudad del mundo.

De hecho, esa es la verdadera madre del problema del tráfico en Lima. No nos vamos a cansar de insistir en este dato: en Lima, los taxis de la calle ocupan el 60% de las pistas pero solo cubren el 4% de la demanda. No son solo poco eficientes, sino que generan congestión. A estas alturas, las aplicaciones de taxi podrían ser la mejor alternativa en medio del caos y la violencia de la ciudad. Pero, claro, Indecopi no se caracteriza por ser especialmente racional con los problemas que enfrenta. Ojalá esta vez nos equivoquemos.

Tags

Secured By miniOrange