discriminación , noticias , politica Jueves, 11 junio 2015

Si botan a Eguren del PPC (como deberían), igual ya tienen candidato presidencial

Definitivamente, un hombre de pueblo. Foto: Alonso Molina / COSAS

Definitivamente, un hombre de pueblo. Foto: Alonso Molina / COSAS

La revista COSAS (que es como la Hola! española pero con más contenido, believe it or not, darling) trae una muy buena entrevista de Luis Felipe Gamarra a Ántero Flores Aráoz. El popular “Gato Gordo”, como sabrán, es uno más de los que quiere ser presidente (haz tu cola, choche).

Al margen de las clásicas respuestas tipo “no soy de izquierda ni de derecha” o “no me acuerdo cuánto gano ni cuántas propiedades tengo“, el buen Ántero se manda con declaraciones así:

¿Está a favor de la unión civil?

Como abogado, pienso que no es necesaria. Para eso están los testamentos, los fideicomisos, los poderes, las sociedades, la propiedad de condominio. Todas las figuras del derecho están para aquellas personas que buscan compartir su patrimonio.

Pero una pareja es una pareja, no un socio.

¿Con que se agarren de las manos en público no es suficiente?

Vaya. O sea, agradezcan que no los lapidamos por agarrarse la mano en la calle, eh, pero ya no pidan tener los mismos derechos que una pareja hetero, no se pasen, pues, yo soy abogado. Lindo, ah. Un presidente para todos y todas.

Pero quizás la respuesta más aterradora es esta:

Screen Shot 2015-06-11 at 14.03.54

¿Quién sería su ministro de Economía?

El tema económico necesita de economistas que conozcan su tema, pero que no estén vinculados con la parte empresarial. Hay mucha gente joven que colabora con nosotros, como Miguel Santillana.

Sí. Este Miguel Santillana. O sea, este de aquí. Ya si Ántero realmente plantea al Osito como ministro de Economía, y además le parece suficiente que los gays puedan agarrarse de las manos, bueno, entonces perfectamente podría a aceptar a Eguren en su partido. En el hipotético negado de que el PPC haga lo correcto y lo bote (como ocurrió en Estados Unidos en un caso similar), claro.

Y ya que estamos en estas, aquí va otra respuesta incorrecta:

¿Keiko Fujimori?

Una gordita simpática, pero que no conoce casi nada de función pública.

Pésimo. Pero esto es algo que también se lo podrías escuchar o leer a los muy caviares lectores de este blog. Y está pésimo. Ahora que se viene el 2016, tratemos de no caer en argumentos como éste con Keiko (o con Alan). Te pueden caer muy mal, pero, ¿es necesario recurrir a este tipo de descalificaciones personales? La idea es no parecernos a gente como Ántero, ¿no?