noticias , politica , violencia Sábado, 23 mayo 2015

¿¿Estado de Emergencia?? Lee aquí cómo se agravó aún más el conflicto de Tía María (y lo que puede pasar)

Airon Nelson

Periodista que le gustan los tatuajes. @AironNelson

Fue un viernes en la noche agitado en Palacio. Mientras tú juergueabas dormías, el gobierno decidió declarar a la provincia arequipeña de Islay en ESTADO DE EMERGENCIA DESDE HOY, así, en mayúsculas, para que se entienda mejor.

El encargado de darnos la noticia fue Pedro Cateriano. El jefe del Gabinete anunció que el Estado de Emergencia durará 60 días, contando desde hoy. Si te lo perdiste, acá te dejamos la conferencia:

Un fragmento de lo que dijo Cateriano:

«Desde un primer momento, el gobierno a condenado la violencia como mecanismo para solucionar los problemas. El país entero es testigo de todos los esfuerzos que hemos realizado para que a través del intercambio de impresiones, del diálogo civilizado se solucionen los problemas respecto a los cuestionamientos técnicos que se han hecho en relación al proyecto minero Tía María (…) El día de hoy, se han continuado los actos de violencia. En ese sentido el gobierno, a tomado la determinación de decretar el Estado en Emergencia en todos los distritos de Islay-Mollendo

Claramente, el anuncio tan apresurado del gobierno se debió al nuevo muerto que cobró esta protesta ayer. Líneas más abajo abordamos el caso, pero primero vayamos respondiendo la pregunta que todos se están haciendo:

 

¿Qué significa este Estado de Emergencia?

Rosa María Palacios te lo explica bien bonito, en versión: Estado de Emergencia para dummies:

«Durante el Estado de emergencia, la Constitución deja abierta la posibilidad de suspender o restringir, todos o alguno, de los siguientes derechos constitucionales:

a) Libertad y seguridad personales: Durante el Estado de Emergencia las detenciones pueden ocurrir sin flagrancia o sin mandato judicial. Se suspende el derecho a ser puesto a disposición del juez en 24 horas de efectuada la detención. Las acciones de habeas corpus, vinculadas a personas detenidas en relación a los hechos que motivan el Estado de Emergencia, serán declarados improcedentes.

b) Inviolabilidad de domicilio: Durante el Estado de Emergencia las fuerzas policiales y armadas pueden ingresar al domicilio sin mandato judicial o flagrancia.

c) Libertad de Reunión: Se suspenden todas las reuniones pacíficas sin armas.

d) Libertad de Tránsito: Se suspenden la libertad de circular en ciertos lugares o en ciertos horarios (toque de queda).»

Es decir, POR 60 DÍAS, los pobladores de Islay, los que protestaron y los que no lo hicieron. Todos, sin excepción, pueden ser detenidos sin evidencias, no pueden solicitar habeas corpus –en caso suceda eso-, deben dejar que las fuerzas armadas o policiales ingresen a sus domicilios sin mandato judicial, no se podrán reunir con nadie y deberán estar en ciertos lugares… solo hasta cierta hora. Así de fea está la situación en Islay, mientras en Lima se hará un cocktail para el presidente de Southern Perú.

Pero hay una consecuencia política que pocos han previsto. Tiene que ver con un hecho muy sencillo: el Estado de Emergencia durará 60 días. Y, justamente, la «pausa» que Southern le dio a Tía María también durará 60 días. Juan Carlos Tafur avisora las consecuencias de esta coexistencia:

Southern Perú ha anunciado que suspende el proyecto justamente por dos meses, para tratar de lograr en ese lapso la obtención de la “licencia social” que le permita desplegar actividades con la anuencia de la población.

Ello va a ser imposible si a la vez se prohíben las reuniones, el libre tránsito y se permite violar domicilios. Nadie del valle del Tambo y zonas aledañas va a trastocar su actual rechazo a la mina por una entusiasta aceptación en medio del ámbito legal dispuesto. Habrá que suponer, en consecuencia, que el gobierno persuadirá a la empresa a esperar que culmine el Estado de Excepción para recién entonces iniciar el proceso político de convencimiento que ella misma ha señalado.

Todo indica que este Estado de Emergencia llegó demasiado tarde.

 

Pero, ¿cuál fue el detonante?

Como ya adelantamos, ayer murió otro civil –sí, otro– durante la protesta. Además, los manifestantes lanzaron dinamita a la comisaría, en un intento por tomar la dependencia policial.

Todo ocurrió en la zona de Cocachacra, donde la policía y alrededor de 400 protestantes se enfrentaron con piedras, palos y armas de fuego. Como consecuencia de este enfrentamiento, Ramón Colque Vilca, de 55 años, falleció.

El ministro del Interior, Jorge Luis Pérez Guadalupe, ha dicho que Colque Vilca no presentaba ninguna herida de bala, pero un video de Arequipa Noticias lo desmiente. Advertimos que las imágenes son muy fuertes y únicamente las estamos posteando porque son evidencia de que la versión oficial sobre la muerte de Colque Vilca no es correcta:

Impactantes imágenes del último enfrentamiento en Islay.

Posted by Arequipa Noticias on Viernes, 22 de mayo de 2015

Así de cerca estuvo la policía, mientras el hombre yacía en el suelo:

A menos de 50 metros estuvieron la policía y lo manifestantes.

A menos de 50 metros estuvieron la policía y lo manifestantes.

m

El hombre seguía en el suelo, mientras continuaba el enfrentamiento.

La policía también usó piedras en el enfrentamiento. Según testigos, Roque no murió por herida de bala, sino por un impacto de piedra.

La policía también usó piedras en el enfrentamiento. Según testigos, Roque no murió por herida de bala, sino por un impacto de piedra.

k

Fuerte… muy fuerte.

Ya son 6 los muertos que deja este conflicto. Luego de este enfrentamiento, un grupo de protestantes fue hasta la comisaría de Cocachacra y detonaron el explosivo, lo que dejó 3 policías heridos. Todo indica que el Estado de Emergencia ha llegado muy tarde y que, en vez de apaciguar las cosas, sólo las agitará aún más. Ojalá nos equivoquemos.

Airon Nelson

Periodista que le gustan los tatuajes. @AironNelson
Secured By miniOrange