noticias , politica Lunes, 11 mayo 2015

La aprobación de Castañeda ha caído 20 puntos… pero hay algo incluso más importante en esa encuesta

298966

La portada del día

 

Esta es la portada de Perú.21 de hoy:

La popularidad del alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, ha caído 21 puntos porcentuales en solo dos meses. Del 71% de limeños que respaldaban su gestión en marzo, ahora tiene 50%, mientras que su nivel de desaprobación se ha incrementado de 15% a 41%, según la última encuesta de Pulso Perú, elaborada por Datum Internacional para Perú21 y Gestión.

La portada es la caída de la aprobación pero, en realidad, la verdadera pepa de la encuesta está en la segunda parte de este párrafo:  es el aumento de desaprobación de 15% en marzo a 41% en mayo. Esto es importante porque una cosa es que “no apruebes” –algo que podría ser pasivo–, a que activamente “desapruebes” una gestión.

Las curvas se acercan peligrosamente, como en SNAKE. Fuente: PULSO PERÚ / DATUM.

Las curvas se acercan peligrosamente, como en SNAKE. Fuente: PULSO PERÚ / DATUM.

De alguna manera, para citar al analista Eduardo Dargent, el malestar ha “chorreado” de las clases altas y medias –donde la desaprobación era mayor– hacia las más populares. Ojo que esto es algo que ocurrió con Toledo, a quien ahora todo el Perú detesta sin distinción de clases. Castañeda parece estar recorriendo el mismo camino (Villarán, por cierto, recorrió el camino inverso).

La cosa es grave. Como ha dicho Carlos Alberto Adrianzén, Castañeda está a solo 9 puntos de una aprobación negativa por primera vez en sus tres gestiones.

No, Susana, no

Amigos susanistas, lean esta parte:

Urpi Torrado manifestó que el incremento de la desaprobación a la actual administración de Lima no implica que la ciudadanía extrañe a la anterior alcaldesa o piense que el pasado reciente fue mucho mejor.

En ese sentido, destacó que ante la pregunta específica, el 85% asegura que no extraña a Susana Villarán y solo el 11%.

Ya, olvídenlo.

(Y, de paso, esto desarma a todos los amarillitos que insisten en que sólo los “susanistas” critican a Castañeda. Vamos, los “susanistas” no existen. Ustedes también: supérenlo)