corrupción , economía , narcotrafico , noticias , politica Lunes, 20 abril 2015

Los 6 mejores momentos de la incómoda entrevista de Emilio Camacho a Alan García

Desde hace unas semanas Alan García se ha estado paseando en varios medios para presentar su nuevo libro, rajar del actual manejo económico y, en general, mantenerse vigente en las encuestas. Sin embargo, de todas las entrevistas que ha dado, la realizada por Emilio Camacho para La República ha sido la única que puso en aprietos al expresidente.

Desde el ‘Baguazo’, el error de Haya de la Torre, la ‘Megacomisión’, hasta Facundo Chinguel, no hubo tema vedado. Y algunas de las respuestas han sido francamente… memorables. Así que nosotros hemos seleccionado las mejores partes de la entrevista para que tenga una idea real de cómo es Alan García Pérez cuando no le pasan la manty.

Con mirada de tristeza porque está recordando su primer gobierno. Foto: Luis Enrique Saldaña.

Con mirada de tristeza porque está recordando su primer gobierno. Foto: Luis Enrique Saldaña.

 

1. Insiste en que los andinos somos tristes por naturaleza

Era una mañana de marzo del 2009 cuando los peruanos nos levantamos con un tristeza profunda porque nuestro presidente de la República acaba de dar otra declaración vergonzosa (no, no la de los Transformers). Esta vez hacía referencia a que la felicidad de un hombre estaba ligada a su color de piel. Sin embargo, seis años después, Alan García sigue pensando lo mismo.

Estaba recordando una declaración que usted dio en 2009, en la Reunión Anual del Instituto de Finanzas Internacionales, en Lima, en la que dijo que la sociedad peruana era triste y derrotista. Ha sido dos veces presidente del país, ¿qué se siente haber gobernado un país al que considera triste y derrotista?

Y que consideran los arqueólogos y antropólogos, y los estudiosos de la cultura. No me adjudique eso a mí.

Usted fue el que dio esa declaración.

Nosotros, como andinos y cholos, y yo lo soy casi en mi integridad, tendemos más a la tristeza y a la cercanía maternal, a diferencia de la población de la ribera atlántica de Brasil, que tiene problemas inmensos y miserias mucho mayores, pero que con su ritmo y su fútbol viven entusiastas. Pero nosotros somos así, y también lo digo por mi.

¿Usted es melancólico?

Melancólico, sí. Como cualquier peruano.

En esa declaración usted hablaba de la procedencia territorial de las personas, pero también de la cosa racial, hablaba del componente negro de los brasileños y de la mezcla de español que tienen los colombianos.

Sí, claro.

¿En verdad cree que el componente racial determina la felicidad de las personas?

A ver, quiénes nos imparten sus ritmos de reggaetón y rap que han invadido Estados Unidos: las personas afroamericanas. Y cuando eso se mezcla con el sol de Brasil, hay una tendencia a la felicidad. Eso se llama luminoterapia, ¿sabe? No soy yo. Unánue también escribió, para que lo sepa, que esta densa neblina de Lima nos oprime. Y Luis Alberto (Sánchez), al analizar la historia de la literatura peruana, encontró que en la cordillera, al no tener horizonte, y al ver las quebradas y los cerros, uno detrás de otro, las personas tienden a la melancolía.

«Luminoterapia». Ay.

 

2. Alan, el antiiversión

Existen dos Alan. El de la campaña y el que hizo de presidente. Foto: Pucp.

Existen dos Alan. El de la campaña y el que hizo de presidente. Foto: Pucp.

Si han visto el documental La Espera, que narra los sucesos del ‘Baguazo‘, seguramente recordarán la parte en la que el candidato presidencial Alan García da un discurso tan antiminero y antiinversión internacional que el mismo Hugo Chávez hubiera aplaudido con lágrimas en los ojos.

Ante este discurso y su opuesto manejo económico como presidente, Emilio Camacho le pregunta cuándo se realizó esa milagrosa conversión.

¿Desde cuando es usted un creyente del libre mercado?

No, yo no soy un creyente del libre mercado. Usted pone unas lápidas que no me gustan. No estoy de acuerdo con eso. Yo soy un aprista. Por consiguiente creo que el libre mercado es uno de los instrumentos de una economía globalizada y abierta como la del mundo.

A ver. Hagamos de cuenta que me he equivocado. ¿Desde cuándo cree usted en la inversión privada?

Digamos que con mucha más fuerza después que vi el mundo transformado, tras la caída del Muro de Berlín, y la extensión de lo que llamamos mercado global, donde usted no puede encerrarse en un país y defender su industria con aranceles altos, obligando a sus consumidores a pagar altos precios por productos malos.

De acuerdo. A donde voy es que usted en la campaña del 2006 llevaba a las provincias un discurso antiinversión que parecía el Ollanta Humala de polo rojo.

¿Antiinversión? A ver, recuérdeme usted un discurso mío antiinversión.

Acá tengo uno.

Le pongo en una tablet un discurso que dio en Ayabaca en la campaña del 2006, en el que dice lo siguiente: “Estos derechistas que sólo piensan en el libre mercado, es decir en la inversión internacional y en la ley del más fuerte, del que tiene dinero. A eso llaman libre mercado. Y ellos dicen que cuando venga el capital internacional, el Perú se va a desarrollar. Y yo les respondo: No es cierto. Hace 16 años se viene ensayando esa receta y no funciona. Por una razón fundamental. Porque cuando viene una empresa minera tiene que traer cientos o miles de millones de dólares para hacer su inversión, pero sólo crea algunos empleos. La minería es lo que menos empleo da. Y no es que yo esté en contra de la minería”.

Sí. Lo recuerdo. Lo que digo allí es que han priorizado la gran inversión minera que no da trabajo.

Allí también habla de la inversión internacional

Está bien. Y lo ratifico.

Explíqueme eso.

El fanatismo de creer sólo en el libre mercado me alejaría del Apra. Nosotros debemos tener instrumentos que limiten el abuso del muy poderoso, uno de ellos es la reglamentación estatal, sin matar la gallina de los huevos de oro. Y otro es el mercado, dejar entrar más empresas para que compitan. A mí me parece todo muy claro. ¿O usted ha inventado otra forma de hacer economía?

¿Alguien entendió?

 

 3. Yo no fui, fue El Comercio

Buscamos al autor de esta fotazo.

Fotazo de Elías Alfageme (Epensa).

Además, Camacho le preguntó sobre su triste y célebre columna El síndrome del perro del hortelano, uno de los puntos de partida del conflicto de Bagua. Pues, bueno, ahora García asegura que ese título lo eligió El Comercio.

El título es de El Comercio, debo decirlo.

¿No fue suyo? Era muy hiriente ese título.

No, no. Allí hay una licencia poética periodística porque en uno de los párrafos se menciona al perro del hortelano.

¿Usted mandó sin título esa columna?

No, el título era algo así como ‘Los obstáculos a la inversión en el Perú’. Pero yo no retrocedo en lo que dije allí, en el sentido de que afirmé que el primer perro del hortelano en el Perú es el Estado. Y lo ratifico.

En realidad, en el artículo, el perro del hortelano era, por ejemplo, cualquiera que dijera que existen los indígenas no contactados.

 

 4. El Baguazo: El Presidente de la República no está para explicar eso

Si fueran a las marchas contra el 'Baguazo' recordarán esos coros que comenzaban: "Yehude y García..."

Si fueran a las marchas contra el ‘Baguazo’ recordarán esos coros que comenzaban así: «Yehude y García…»

Antes de entrar por completo al tema del ‘Baguazo’, Alan García había contado que el momento más triste de su segundo gobierno fue el día que ocurrió esta masacre. Sin embargo, según élel presidente no está para responder sobre estos problemas, ya que eso le corresponde a los altos mandos policiales (nótese que ni siquiera mencionó a su exministra del Interior, la aprista Mercedes Cabanillas). Y, además, dijo que básicamente todo era culpa de su expremier, Yehude Simon (¿recuerda lo de cojudo, verdad?)

De acuerdo. Pero también hay que recordar que en su gestión ocurrió la peor masacre de policías de los últimos años.

Eso fue dramático. Pero eso fue un asesinato premeditado, a mí no me vengan con cuentos, de que ese era un hecho social. Yo no creo que los campesinos per se embosquen a unos policías que entregan sus armas y que los maten ipso facto, y que en la tarde degüellen a otros ocho en la estación de bombeo.

A ver. Yo también pienso que quienes atacaron a los policías de la Estación 6 actuaron con brutalidad y salvajismo, eso no se puede negar. Lo que no entiendo es por qué se procedió a desalojar la Curva del Diablo sabiendo que se ponía en riesgo la vida de los policías de la estación de bombeo.

Pero ese es un tema que tienen que explicar los jefes policiales, mi amigo. El presidente de la República no está para explicar eso.

¿Ah sí?

Sí, claro que sí. ¿O el director de La República responde por sus preguntas una por una? Mire, lo que le digo es lo siguiente, siempre he reconocido como error del gobierno el haber, por la bondad de algunos ministros, especialmente Yehude Simon, alargado el proceso de diálogo, permitiendo que se fuera articulando este crimen que se cometió.

Pobre, pobre Yehude.

 

5. Alan no sabe elegir a sus funcionarios

El tema de 'narcoindultos' y Chinguel no  es su favorito. Foto: Gestión.

El tema de ‘narcoindultos’ y Chinguel no es su favorito. Foto: Gestión.

Otro de los temas en los que se le notaba incómodo al expresidente fue al hablar sobre su elección de funcionarios Octavio Salazar, el ministro del Interior que perseguía pishtacos, o Facundo Chinguel, el encargado de firmar los narconindultos en el quinquenio aprista.

Pero vamos, ¿no siente que cometió errores al elegir a sus ministros del Interior? Me acuerdo de uno, de Octavio Salazar. Este hombre se dedicaba a hacer conferencias para anunciar que estaba tras la pista de pishtacos, de seres inexistentes.

No, sólo hizo una conferencia sobre los pishtacos, no diga que se dedicada a eso. Gradúe usted sus términos para que sea civilizada esta conversación.

¿Pero cómo un ministro del Interior puede estar detrás de pishtacos?

Bueno eso pasó, pero es mejor eso a tener un ministro que se dedique a insultar a la gente.

Pero en verdad, ¿no ha sido un error de su mandato confiar en gente que no lo merecía? Pienso en Facundo Chinguel, abogado de un investigado por narcotráfico. Usted lo respaldó en el Congreso.

A mí me preguntaron y yo dije que me parecía un funcionario honesto, ¿y?

Que usted estaba equivocado.

Y si estaba equivocado, ¿qué? Acaso eso me convierte en cómplice.

Yo no digo eso, sólo pienso que confiaron en él.

¿Y? También podría confiar en usted, y yo no sé lo que usted hará mañana, no estoy en su corazón y su mente. Los que cometen un delito, a la cárcel y que sean sancionados, punto. La democracia es eso.

¿Diría que su gobierno fue eficaz en la lucha contra el narcotráfico?

Yo creo que mantuvo los lineamientos para contener el flagelo.

Sin embargo, esta comisión de Facundo Chinguel…

Pero usted piensa que aquí hubo narcotráfico…

Lo que digo es que aquí hubo gente liberada por recomendación de Chinguel y que luego volvió a delinquir.

¿Cuántos son? ¿Sabe usted? ¿Cuál es la proporción? ¿Por tres o cuatro negaría usted a cinco mil el derecho que tienen de indulto?

O sea que le sigue pareciendo chévere haber soltado a cinco mil delincuentes.

 

6. La ‘Megacomisión’ y Luis Nava

Y ni que hablara del tema de la Megacomisión. Foto: RPP.

Y ni que hablara del tema de la Megacomisión. Foto: RPP.

Finalmente, también se habló sobre la Megacomisión y un tema al que este Útero le ha estado prestando mucho interés: el quehacer del exsecretario de Presidencia, Luis Nava.

Hablemos de la Megacomisión. Dicen que usted no incluyó en sus declaraciones juradas de 2006-2001, una cuenta en París, ¿eso es correcto?

Sí, pero esa es una cuenta de cuando yo viví en París, nueve años. Y tenía 20 mil dólares. Y el fiscal lo comprobó al enviar cartas rogatorias a ese banco. Yo entregué a la fiscalía todos los informes mensuales del banco.

¿Ahora mismo tiene cuentas en el exterior?

Esa debe tener ahora 15 mil dólares, porque le van quitando dinero anualmente.

¿La Universidad San Martín de Porres le pagó un crédito hipotecario?

No me pagó nada. ¡Esa es una estupidez y una maldad! Yo con mis recursos, con lo que gano como conferencista internacional, tenía que comprar una casa. Lo único que hizo la universidad fue avalarme hasta que se diera el crédito, pero el crédito lo pagué yo. Voy a agregar algo, porque le ha faltado preguntarme por la votación de anoche (sobre los informes de la Megacomisión). Le agradezco al Parlamento por declarar que en enriquecimiento ilícito y desequilibrio patrimonial no han encontrado nada en Alan García. Estos tontos creyeron que yo tenía dinero que sale debajo de la tierra. No señor, yo he dado 82 conferencias pagadas.

Antes que terminemos. Le he preguntado si piensa que se equivocó al elegir a sus colaboradores. Eso incluye a Luis Nava, el exsecretario de la Presidencia….

No, mire, lo que diga la Megacomisión sobre Nava me tiene sin cuidado, yo conozco de su honorabilidad y sé que lo que no le perdonan es que mostrara, como ex secretario de la presidencia, las facturas por 24 mil botellas de alcohol consumidas en Palacio. Ahora han a votado para que sigan las investigaciones sobre él en el Ministerio Público, y le aseguro que él saldrá absolutamente limpio.

Lo veo muy convencido de eso, ¿en verdad no le preocupa que el estudio que el fundó contratara con Odebrecht o con Petrobras?

¿Y? ¿Acaso La República no tiene avisos de Odebrecht o de Petrobras?

¿Nos está acusando de algo?

No, no los acuso de nada.

Pero Petrobras y Odebrecht tenían contratos con el Estado.

Él no tiene nada que ver con el estudio de sus hijos. Él saldrá sin mancha de esas investigaciones.

Ya una vez se equivocó, con Facundo Chinguel

No, no. No confunda los temas.

Parece que Nava es otro «hombre probo» (así llamó Alan al abogado de Gerald Oropeza).

Bonus track: ¿Mulder presidente?

Esta última pregunta de Emilio Camacho nos ha dejado con la imagen mental de que Maurio Mulder sería el único presidente del Perú capaz de decirte: FuiiraCTM.

Hace unos años le pregunté por qué no aparecían más Alan Garcías en el Apra, por qué no hay más jóvenes treintañeros de su partido que postulen a cargos públicos, quiero invertir la pregunta, ¿El Apra tiene alguna posibilidad electoral sin usted como candidato?

Sí claro. Absolutamente. Yo estoy convencido de que si Mauricio Mulder postula tendría una importante posibilidad electoral, o Javier Velásquez, o Enrique Cornejo. Yo no sé porqué creen que todo se agota en mí.

Oe, ¿y Jorge del Castillo? Pobrecito…

Lee aquí la entrevista completa.

rppc

Huaqueador en Copy Paste Ilustrado. @rppc
Secured By miniOrange