corrupción , narcotrafico , noticias , politica , violencia Martes, 14 abril 2015

Todo lo que querías saber sobre el Tony Montana aprista pero no te atreviste a preguntar por miedo a las granadas

asdasd

El corte se lo hicieron el Alfonso Ugarte.

Han pasado varias cosas desde que atamos los cabos sueltos que llevaban del Porsche atacado con granadas hasta la Casa del Pueblo. Ya todos los medios vienen cubriendo este roche, poco a poco. Ha habido más revelaciones y aquí te las ordenamos en cuatro simples pasos:

 

1. ¿Quién es Gerald Oropeza?

Hasta antes de que la noticia del Porsche reventara en todas las primeras planas, Gerald Oropeza había ya algunas apariciones en las secciones policiales de los medios. Una de las primeras se debió a su amor por los piques ilegales. Esto fue hace más de un año, pero en esa oportunidad nos enteramos de dos cosas importantes: le gustaban los autos caros y nunca entendió Twitter. Esta nota de febrero del 2014 decía:

Gerald Américo Oropeza López, de 32 años, conductor del auto que causó el accidente, negó haber estado compitiendo con otro vehículo. Sin embargo, los testigos señalaron que este viajaba a más de 160 kilómetros por hora. Además, en su cuenta de Twitter, él se describe así: “chiko crazy, full piques” (sic).

Esta es su imagen de perfil en su cuenta @Gerald_vip. Lamentablemente sólo tiene un tuit.

"chiko crazy pero poquito nomas jaja full piques la velocidad es lo maximo cualier reto avisaaaaa", descripción firme de su cuenta.

“chiko crazy pero poquito nomas jaja full piques la velocidad es lo maximo cualier reto avisaaaaa”, descripción real de su cuenta.

Sin embargo, cuando su porsche blanco fue atacado con granadas hace unas semanas en San Miguel descubrimos dos datos importantes más. El primero es que tiene vínculos con el narcotráfico y el segundo es que aprista.

 

2. Todos apristas

Resultó que tanto él, como su papá y su abogado eran apristas. Y no eran cualquier compañero con carnet. No, señor.

Por ejemplo, su abogado era Facundo Chinguel, el presidente de la Comisión de de Gracias Presidenciales durante el gobierno de Alan García, es decir, el hombre de los ‘narcoindultos’.

Todo se inició con la muerte de su padre, Américo Oropeza, un millonario, también aprista, claro, y asesinado en extrañas circunstancias hace 4 años. En ese momento Chinguel apareció para ser el abogado de Gerald y su familia (que eran sospechosos del crimen). Una vez absueltos, el más beneficiado con estos negocios fue Chinguel porque se hizo socio de las empresas del finadito pagando 80 mil soles por empresas valorizadas en varios millones de soles.

Además, gracias a Infogob nos enteramos que Gerald Oropeza no era sólo socio e hijo de apristas. Él era también un militante del partido de la estrella. Es más, formalmente, sigue siéndolo:

¡Sorpresa: un aprista más ligado al narcotráfico!

¡Sorpresa: un aprista ligado al narcotráfico!

El escándalo ha sido tan grande que tuvo que salir el mismo Alan García a pedir que boten a Oropeza del APRA (y ya sucedió). Pero cuando la periodista Rosana Cueva le preguntó por qué su partido no pone filtros para evitar que más narcotraficantes sigan inscribiéndose en su partido, García sólo dijo esto:

“Si no lo hace el Estado que tiene un millón de empleados…”.

Ya. Casi casi como diciendo que ahorita aparecen más. De hecho lo que se recuerda sobre su gobierno es justamente lo contrario: ‘narcoindultos’, que él mismo firmó con su manito por recomendación del mismísimo Chinguel, a quien llamó “un hombre probo” y de quien dijo que “ponía las manos al fuego“.

Como dijo Beingolea: “Cuando es candidato los expulsa pero cuando es presidente los indulta”.

Este sí sería un bestseller, Alan.

Este sí sería un bestseller, Alan.

Resumiendo: Facundo Chinguell está relacionado a gente obviamente vinculada al narcotráfico… ¡¡¡y era el que recomendó los indultos presidenciales para narcotraficantes!!! ¿Somos los únicos a los que todo esto les parece alucinante?

Pero hay más.

 

3. Lo de Tony Montana no es broma

Esta no es una chapa impuesta por los diarios ni por la Policía. Sus amigos de negocios le decían realmente Tony Montana y también lo llamaban “El capo”. Y al mismo estilo que Caracortada, tenía una vida entregada a las fiestas bravas. De hecho en el Porsche baleado se encontraron grabaciones de carros, orgías y, claro, conversaciones sobre sus negocios.

Según el reportaje de Valerie Vásquez de Velasco, nuestro Tony sacaba la droga del país a través de los puertos del Callao. Para lograrlo, Gerald Oropeza había reclutado a un hombre clave: Renzo Espinoza. Él y su familia tenían varios  contactos en el puerto chalaco que habrían sido los encargados de permitir el embarcamiento de la droga rumbo a Europa.

Ahora quedan cada vez más claros no sólo por qué demonios alguien atacaría con granadas nada menos que un Porsche, sino por qué quería vincularse con alguien que estuvo a cargo de dar indultos a narcotraficantes.

4. ¿Y por qué vivía en la vieja mansión de Crousillat?

Hasta ahora no existe una respuesta convincente a esta pregunta. Cuando Crousillat fue encarcelado y sus propiedades fueron incautadas por el Estado, esta casa valorizada en 5 millones de dólares (repetimos: US$5’000,000.00) pasó a ser custodiada por la Comisión Nacional de Bienes Incautados (CONABI). Sin embargo, Gerald Oropeza la tenía consignada como domicilio legal.

Un dato interesante. No olvidemos quién fue el indultado más notable de la época de Alan García: José Francisco Crousillat. ¿Tendrá algo que ver?

Pero eso no es todo, en el reportaje de Cuarto Poder un vecino comenta que luego del atentado en San Miguel, varias personas entraron a la casa y comenzaron a sacar cosas. Sí, luego del atentado tampoco nadie custodiaba la casa. Hasta ahora. En este gobierno.

Al respecto la CONABI sólo ha dicho que ya recuperó el inmueble de La Molina pero no ha mencionado cómo es que Oropeza obtuvo las llaves ni cómo es posible que uno pueda invadir así de fácil propiedades a nombre del Estado (y no cualquier propiedad, sino una mansión de cinco fucking millones de dólares). Es decir, el Tony Montana de la Casa del Pueblo seguiría grabando sus orgías allí si no hubiera reventado el escándalo.

¿Y Gerald Oropeza? Hasta el momento sigue desaparecido. ¡Lo sorprendente es que sigue sin orden de captura! Seguramente cuando caiga y hable, tendrá que hablar sobre sus nexos con el narcotráfico y esperamos seguramente sobre su relación con el aprismo.

rppc

Huaqueador en Copy Paste Ilustrado. @rppc