corrupción , denuncia , noticias , politica Lunes, 30 marzo 2015

CONFIRMADO: No sólo fueron rastreos. La DINI sí realizó seguimientos a periodistas y políticos de oposición

Notas de inteligencia de la DINI confirman seguimientos a personajes de oposición

Agentes de la DINI sí elaboraron files sobre políticos, periodistas y otros personajes. No se limitaron a información pública: realizaron labores de seguimiento.

Escriben Laura Grados y Marco Sifuentes
en alianza con La República

Captura de pantalla 2015-03-30 a la(s) 11.43.37

La Dirección de Inteligencia Nacional (DINI), que reemplazó al Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) a principios de siglo, ha sido una herramienta usada en los últimos tres gobiernos para monitorear las actividades de algunos personajes que, en su momento, mantuvieron una postura disidente o de oposición a Palacio.

Sin embargo, —tal como reveló la base de datos DINILEAKS.utero.pe— ha sido durante el actual mandato del presidente Ollanta Humala, que esta entidad incrementó las actividades de monitoreo de centenares de políticos, periodistas y otros personajes que no comulgaran con las posturas palaciegas.

Esta semana llegaron a nuestro poder cuatro de las notas que los agentes de inteligencia elaboraban para sus superiores. Las cuatro fueron presentadas anoche en el programa Boca a Boca de RBC. Nuestra fuente indicó que los rastreos en SUNARP —revelados hace un par de semanas por Correo Semanal— fueron parte de los insumos utilizados para producir estos files.

Recurrimos a DINILEAKS.utero.pe para comprobar lo que la fuente señalaba. Una primera corroboración nos permitió concluir algo sencillo: algunos de los informes fueron elaborados dos o tres semanas después de que las personas sean rastreadas en la base de datos de SUNARP por agentes de la DINI.

Para ratificar la veracidad de la información encontrada en las notas recurrimos a las personas rastreadas. En todos los casos se reconoció la veracidad de la información, salvo excepciones que pueden ser atribuidas a errores de tipeo por parte de los agentes.

 

CASO 1: ALDO MARIÁTEGUI Y LAURA CÁCERES

Además del seguimiento. "Rascaron" a su entonces esposa y a sus hermanos. Foto: Laura Grados.

Además del seguimiento. “Rascaron” a su entonces esposa y a sus hermanos. Foto: Lucero Chávez.

En el caso del conductor y columnista, Aldo Mariátegui, y su exesposa, la comunicadora y empresaria Laura Cáceres Friedmann, el agente de la DINI, firma bajo el seudónimo de “Napo” y en el asunto escribe: “Informe de inteligencia sobre FRIDA”.

El desarrollo del informe detalla las fechas de nacimiento, correos personales, números de celular, dirección de casa, documento de identidad, cargo actual y —en el caso de Cáceres— los clientes de la empresa de comunicaciones ADN Consultores, de la que es apoderada.

Si bien casi toda la información sobre ambos es relativamente pública, el “Informe sobre FRIDA” incluye una decena de fotografías obtenidas, a todas luces, como fruto de un seguimiento. Consultados por Utero.Pe sobre la veracidad de las fotografías, tanto Cáceres como Mariátegui reconocieron tanto la calle en la que vivían como sus automóviles particulares.

El agente “Napo” fechó su informe el 21 de marzo de 2012. Las búsquedas en Sunarp hechas por agentes de la DINI, en el caso de Cáceres Friedmann, se iniciaron menos de dos semanas antes: el 9 y 15 de marzo de 2012 a las 3:14 pm y 8:41 am, respectivamente.

Mientras que para Mariátegui, según DINILEAKS, las búsquedas empiezaron el 9 de marzo a las 3:18 pm, casi en simultáneo con las de su entonces esposa. Y se prolongaron hasta el 16 de marzo a la 1:10 pm. Cinco días después, se elaboró el “Informe sobre FRIDA”.

Después de presentado el informe, se volvió a rastrear al periodista el 29 de marzo y, finalmente, el 30 de abril.

“Es lamentable que los pocos recursos que tiene el Estado, los gasten en averiguar mi vida en vez de investigar a Chile, a Sendero Luminoso, no sé. No me sorprende, pero tampoco me parece bien”, sostuvo Aldo Mariátegui al ver la nota de “Napo”.

Por su parte, Laura Cáceres, ratificó la información vertida en el informe del agente. “Yo no tengo nada qué ocultar. Esta información es pública”, aunque señala un par de errores en la información recopilada. “Si algo me preocupa y llama la atención es que han tenido que ir a fotografiar cada lugar que ellos han decidido resultaba relevante a lo largo de mi vida. Con recursos del Estado”, añade.

 

CASO 2: MARISOL PÉREZ TELLO

Su madres, sus hijas y su entonces asesora fueron "rascadas" por la DINI. Foto: Laura Grados.

Su madres, sus hijas y su entonces asesora fueron “rascadas” por la DINI. Foto: Laura Grados.

Un caso distinto es el de la congresista del Partido Popular Cristiano (PPC), Marisol Pérez Tello, a quien el agente de inteligencia le coloca el apelativo de “Proba”. El documento incluye datos y fotografías de su esposo y asesor personal José Luis Rodríguez, a quien en agente llama “Rodris”. Además, se incluye información de sus hijos y allegados.

Se incluye, además, la fotografía de su exasesora parlamentaria Martha Meléndez Muñoz, de su cuñado, Enrique Gustavo Torres y de los miembros del Concejo de Asesores de Latinoamérica de la ONG Prolider, como José Benegas, Pía Greene, Ivabelir Arroyo y Pedro Paul, a quienes la parlamentaria asegura no conocer. Ninguno de ellos fue rastreado en Sunarp.

La diferencia en este informe es que se trata de una presentación en Power Point, como si el file de la parlamentaria fuera a someterse a una exposición. En las fotos personales insertadas en cada diapositiva, los miembros de su familia aparecen con un rótulo con su nombre.

Con una copia de la presentación en sus manos, la congresista, sorprendida, dejó escapar un grito de sorpresa al ver a sus hijas, su hermana y su madre, cada una con su nombre debajo dentro de una diapositiva. Se trataba de una fotografía de la navidad de 2011. “‘¡Dios mío! ¡Mis hijas, pues! ¡Esto es un escándalo!”, soltó Pérez Tello.

Su hermana, María Isabel, también fue rastreada por la DINI en SUNARP el 13 de marzo de 2012, la misma época en que la legisladora pepecista era rastreada. Mientras que su cuñada, María Soledad Rodríguez, fue rastreada un mes después —17 de abril—; sin embargo no fue incluida en la presentación.

“Varias de las fotos las han sacado de redes sociales. Facebook, por ejemplo. Las fotos de José Luis (su esposo) en el Dakar, en el club de tiro, todas esas son de su Facebook, pues”, dijo la parlamentaria. Por cierto, son fotografías que fueron borradas -en su mayoría- de Facebook. “Además, nadie le dice ‘Rodris’ a mi esposo”, añade.

El primer rastreo a Pérez Tello ocurrió a las 11:44 am del 17 de marzo de 2011, durante el gobierno del presidente Alan García y cuando era candidata al Congreso con la alianza PPC- Alianza Para el Progreso (APP). Sin embargo, de las 22 búsquedas a la congresista, 20 ocurrieron durante el actual gobierno.

De hecho, 10 búsquedas (es decir, la mitad) se ejecutaron entre diciembre de 2011 y julio de 2012: desde propiedades vehiculares hasta su notaría Pérez Tello.

En el caso de su esposo, José Luis Rodríguez, el rastreo de la DINI ocurrió en ese periodo: empezó el 6 de marzo de 2012 a las 3:23 pm y terminó el 17 del siguiente mes a las 2:35 pm. Se realizaron cuatro búsquedas que tienen que ver con registro vehicular, de inmuebles y persona jurídica.

 

CASO 3: CIUDADANOS POR EL CAMBIO

Congresita Rosa Mávila, integrante de CxC. Todos en esa reunión fueron fichados. Foto: Laura Grados

Congresita Rosa Mávila, integrante de CxC. Todos en esa reunión fueron fichados. Foto: Laura Grados

Un tercer informe, de fecha 21 de abril de 2012, firmado por un agente bajo el seudónimo “Evo”, data sobre los detalles de una reunión llevada a cabo por los integrantes de Ciudadanos por el Cambio.

“A las 09:00 horas del 21ABR2012, se dio inicio al ‘II Encuentro Nacional de Ciudadanos por el Cambio’ en el local de la Federación de Trabajadores de Construcción Civil del Perú (FTCCP) sito en Av. Prolongación Cangallo 670 – La Victoria – Lima”, empieza el informe de “Evo”.

En dicha reunión participaron los entonces congresistas Rosa Mávila, el fallecido Javier Diez Canseco y Jorge Rimarachín, además de los exmiembros del gabinete ministerial, Ricardo Giescke y Salomón Lerner Ghitis y el exasesor palaciego, Carlos Tapia, todos disidentes del régimen de Ollanta Humala.

“Evo” realiza un informe detallado de absolutamente todo lo que se expuso en la reunión, como la exposición que hizo Lerner Ghitis sobre el “Balance de gestión gubernamental”. El agente especifica que el expremier habló de “un cambio de modelo económico”.

También adjunta fotografías que no fueron publicadas en la cuenta de Facebook de CxC, sino que fueron tomadas, al parecer, por el propio agente. Consultada al respecto, la congresista Rosa Mavila aclara que la reunión, si bien no fue privada, era convocada solo para partidarios. El agente concluye su informe con “Se continuará informando”.

“Podríamos solicitar, en la aplicación de la normatividad de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que la DINI nos diga quién es el tal “Evo”, porque esto viola nuestro derecho a tener actividades políticas” advirtió la parlamentaria Mavila mientras sostenía en sus manos el informe preparado sobre Ciudadanos por el Cambio.

“Esto demuestra la existencia de una Policía política, lo cual es una pésima práctica que, en una dictadura, podría ser usada de manera macartista. Es sumamente peligroso”, alertó.

 

CASO 4: VÍCTOR ANDRÉS GARCÍA BELAÚNDE

Por seguridad no mostraremos el detalle de los informes. Infografía: La República

Por seguridad no mostraremos el detalle de los informes. Infografía: La República

En su caso, accedimos simplemente a un documento de Word con los detalles de una vieja empresa del congresista de nombre Transportes Posada SAC. Según la base de datos de DINILEAKS, la participación de García Belaunde en diversas empresas fue rastreada por la DINI el 27 de marzo de 2012.

“He tenido más de 10 empresas a lo largo de toda mi vida que ahora ya no existen. A mí no me extraña esto (el seguimiento y posteriores informes sobre él), he hecho denuncias por todas partes”, dice, escueto, el parlamentario.

Este documento simplemente revela cuál era el primer paso de los agentes de la DINI luego de buscar una información particular: copiar la información en un archivo.

En cambio, el “Informe sobre FRIDA”, a su vez, da cuenta del siguiente paso: conseguir información más alla de la ofrecida por las bases de datos públicas.

El file sobre “Proba” y “Rodris” muestra la etapa final: convertir esta información en una presentación ante algún superior.

La nota de inteligencia sobre Ciudadanos por el Cambio, en cambio, demuestra algo más: que la DINI no se limitó a simples “rastreos”, sino que buscaba infiltrarse en el entorno de los opositores que eran monitoreados.

 

MÁS DE DOS MIL CARPETAS

Los files presentados aquí –y obtenidos directamente de los archivos en los que fueron elaborados– son solo una muestra de las más de 2 mil carpetas de diversos personajes políticos que habría elaborado la DINI en los últimos cuatro años. Además de haber validado la veracidad de sus informaciones con los afectados, Utero.Pe se los mostró a fuentes de inteligencia que reconocieron la elaboración de los files.

– Además, a ninguna empresa privada te elabora este tipo de carpeta –dijo una fuente.

Según esta versión, las disposiciones para la elaboración de estos informes vinieron de los distintos integrantes de la promoción de Ollanta Humala, “Héroes de Pucará y Marcavalle” que fueron asignados a la DINI. Las fuentes de inteligencia consultadas por Utero.Pe atribuyen a los integrantes de dicha promoción la “desprofesionalización” de la DINI.

– Las cadenas de mando se rompieron –dice una fuente–. Toda actividad fuera de lo normal era justificada con una frase: “estoy trabajando directamente para el presidente”. Muchas veces, eran solo alardes.

Parte del desorden provino del súbito incremento presupuestal que gozó la DINI a partir del 2012. Eso explicaría por qué –tal como detectó el buscador de DINILEAKS– las búsquedas aumentaron en ese año.

– Había que justificar el gasto. Ese presupuesto no se iba a devolver –dice la fuente–. También por eso se compraron equipos de chuponeo israelíes y varios automóviles, como el que detectó Marisol Espinoza.

Al parecer, la elaboración del file de un personaje cualquiera seguía un orden relativamente establecido:

  • Información de predios inmobiliarios
  • Información vehicular
  • Registro migratorio
  • Antecedentes judiciales
  • Antecedentes penales
  • Antecedentes policiales
  • Infocorp y otro tipo de información crediticia
  • AFP

De ser posible, también se incluía fichas médicas (si existía información del personaje en los sistemas de salud del Estado).

Una vez “rascada” (ese es el término interno) esta información, se decidía si el personaje ameritaba pasar a la fase OVISE (Observación – Vigilancia – Seguimiento). Este es el caso, por ejemplo, del “Informe sobre FRIDA”.

Finalmente, en determinados casos selectos, podía proceder la fase final: interceptación de sus comunicaciones electrónicas y telefónicas.

En los próximos días aparecerán más files de políticos, periodistas y diversos personajes que fueron “rascados” por la DINI.