denuncia , noticias , politica Miércoles, 25 marzo 2015

Chuponean reuniones y rebuscan oficinas. El Congreso es más inseguro que caminar por Loreto y Castilla a la medianoche

En estos momentos una puerta de una de las salas del Congreso está sellada de esta manera:

Porque nada màs seguro que ponerle cinta de embalaje a una puerta. Foto: Patricia Quispe (Peru21)

Porque nada más seguro que ponerle cinta de embalaje a una puerta. Foto: Patricia Quispe (Peru21)

La sala le pertenece a la bancada del PPC-APP y tiene ese lacrado a la Castañeda porque, pese a que la reunión que ocurrió ahí fue a puerta cerrada, una hora después un asesor de uno de los congresistas recibió, por Whatsapp, el audio de lo conversado.

Así es, chuponeo DENTRO del Congreso, según informó Perú21.

Y hay otra puerta en el Congreso que estaba así:

Con su señor de seguridad, más eficaz que la cinta adhesiva. Foto: Patricia Quispe (Peru21)

Con un agente de seguridad, más eficaz que la cinta adhesiva. Foto: Patricia Quispe (Peru21)

 

Resulta que en algún punto de la noche del lunes y la madrugada del martes, alguien entró a la oficina de Vitocho García Belaunde, miembro de la bancada Acción Popular – Frente Amplio, a revolverle los papeles como si fuera el set de Poltergeist.

Carlos Urrunaga, su principal asesor, conversó con Perú21 y explicó que todo el lugar estaba vacío porque el personal había salido para ir al velorio de la madre de García Belaunde. Sumamente extraño, dice Urrunaga, considerando sobre todo que fue Vitocho el que soltó la reciente lista de la DINI.

¿Qué está pasando con la seguridad del Congreso?

No lo sabemos aún. Lo que sí sabemos es que Estuardo Loyola, jefe de Seguridad del lugar, ha sido relevado de su cargo. Este fue el anuncio que dio la presidenta del Congreso, Ana María Solórzano, a RPP:

He dispuesto el cese inmediato del jefe de Seguridad. Él no está más a cargo porque la propia seguridad que trabaja en la noche debió detectar lo sucedido en la oficina, debió detectar si había una puerta abierta o una puerta forzada. No vamos a permitir que se vulnere la seguridad del Congreso, ni el acervo, ni las oficinas. Tenemos que redoblar los esfuerzos. No escatimaremos en la logística 

Quien también se enteró de este cambio fue el propio Estuardo:

Auch. Fuente: Acá.

Auch. Fuente: Acá.

¿Se está rompiendo la pita por el lado más débil? Bueno, lee las declaraciones de Loyola:

¿Cuál ha sido la falla de seguridad en el que la puerta haya estado junta? ¿Acaso no hemos cumplido los protocolos? ¿Acaso no hemos llamado a la Policía para pedir la investigación? Yo estoy participando en esta investigación y me retiran de esta. ¿O quieren que no esté en la investigación?

Cuando el río suena es porque algo malo trae…

¿Quién está detrás de todo esto?

Juan José Garrido tiene una teoría interesante al respecto:

No hay que ser un experto para saber que, detrás de estas acciones, se encuentran los servicios de inteligencia. El problema es: ¿cuál de ellos? En el caso del congresista García Belaunde, todo apuntaría a que estarían intentando identificar quién o cómo consiguió la base de datos de la DINI, así como cualquier otra información potencialmente incriminatoria. El caso de la bancada pareciera ser algo distinto; a pocos días de la eventual censura del gabinete Jara, lo más probable es que estén intentando averiguar hacia dónde cae la balanza, y a quiénes hay que “convencer” de lo contrario.

Pero esa teoría de dos puntos nos pica un poco por estas razones:

  1. Todos sabemos que Vitocho consiguió la lista por medio de la SUNARP, solicitando la información. Si bien parece que se topó con trabas, no hay mayor misterio. Todo fue por la formal.
  2. Si quieres chuponear a una bancada, y hacerlo realmente bien, no sueltas luego un audio haciéndoles saber que los estás chuponeando y -peor aún- no se lo mandas al asesor de uno de los congresistas ahí reunidos.

Esto significa que, quien sea que esté detrás de esto (cualquiera de las «facciones» de este gobierno) lo que está queriendo hacer es amedrentar, demostrar que nada ha cambiado y que están en control de las fichas porque por más que digan que los van a desarticular, igual siguen jugando. Y eso, claro, si es que realmente es el gobierno. Poniéndonos en plan full conspiranoico: ¿podrían ser facciones de la oposición solo para crear escándalo alrededor del gobierno en vísperas del debate de los informes de la Megacomisión y luego del archivo de las pesquisas sobre el supuesto desbalance patrimonial de Keiko Fujimori?

¿O puede ser lo que hace notar Juan Carlos Valdivia?

Ya hace unos meses se había conocido de una situación similar, cuando se denunció que a la funcionaria del Congreso Patricia Robinson se le grababa sus conversaciones. Lo curioso es que todo esto sucede mientras Ana Solórzano ejerce la presidencia del Legislativo.

Un dato, que ya no resulta anecdótico, es que la congresista Solórzano ha sido presidenta de la Comisión de Inteligencia del Congreso en el 2012.

De cualquier forma, el gobierno de Humala se ve débil y desesperado. Es en estos momentos en que Ana Jara debería preguntarse: ¿qué haría Frank Underwood? 

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange