sociedad , tv , videos Sábado, 21 marzo 2015

YouTube: Cucarachas obligaron a una niña a comer insectos en televisión nacional en vivo (VIDEO)

En caso que se lo hayan perdido, aquí está el infame segmento –que vivirá en La Historia de la Infamia junto al episodio de las lamidas de axilas de Laura Bozzo– de la final de El Último Pasajero:

Como probablemente no tengan el estómago para ver este acto de bullying y tortura contra una menor de edad, les paso unas capturas de pantalla:

Screen Shot 2015-03-21 at 21.03.20

Adolfo, antes eras chévere

 

Screen Shot 2015-03-21 at 21.06.14

La modelo no puede creer lo que está pasando

 

Screen Shot 2015-03-21 at 21.05.44

La niña violentada

Ustedes saben que la posición editorial de este blog ha sido que las marchas contra la televisión basura no atacan el verdadero problema (y terminan derivando en manifestaciones homofóbicas y propuestas controlistas y elitistas), pero también hemos propuesto soluciones. Sin embargo, estas imágenes exceden todo lo imaginable y, además, cruzan la frontera de la autorregulación y hasta de la regulación simplemente administrativa.

Nuestra respuesta como sociedad debe ser concreta.

Aquí tienen que intervenir el Ministerio de la Mujer, el Ministerio de Educación, la Defensoría del Pueblo y la Fiscalía, como mínimo.

También tiene que identificarse a las marcas que han auspiciado el dichoso premio. ¿Sabían cuáles eran las pruebas a las que menores de edad iban a ser sometidos para llevarse su viajecito? Si no deslindan, deberían sufrir un boicot ciudadano en toda regla.

De hecho, El Último Pasajero ya era un programa problemático. Un programa de competencia entre colegios que no tienen cómo financiarse un viaje de promoción y que institucionaliza el bullying: los pobres concursantes –menores de edad todos, recordemos– son sometidos a una presión brutal (por sus pares y por el hecho de estar en vivo en televisión) en nombre de “la promo”.

Ya antes había cruzado límites obligando a una niña a raparse la cabeza, pero esto, insisto, ha cruzado todos los límites.

Aquí las marchas no son suficientes, aquí la sanción de la sociedad organizada y de la ley debería ser ejemplificadora.