noticias , politica Viernes, 13 marzo 2015

¿Urresti va a ir preso? 3 datos para entender rápido en qué va el caso Hugo Bustios

En pose "quiero ser presidente".

En pose «quiero ser presidente».

Caretas publicó una nota sobre el exministro del Interior, Daniel Urresti, en el que salía muy emocionado y enchichado en la fiesta por el aniversario número 40 de su ingreso a la Escuela Militar. Hasta se animó a improvisar un discurso cual candidato presidencial con su «promo». La última encuesta de Datum avivó sus esperanzas, sobre todo si está a dos puntos de Alan García cuando aún falta más de un año para las elecciones. Sin embargo, no dejemos que las encuestas, los vuelos en parapente (sabemos que fueron por una buena causa, pero ya conocen a Urresti) o las menciones tuiteras a la señora K y al señor del ego, nos distraigan. La acusación fiscal continúa. Esta semana varios informes periodísticos explican por qué el fiscal Luis Landa ha pedido 25 años de cárcel para Urresti. Aquí 3 claves para entender todo.

 

1. No era un militar más en Castropampa

Foto: Caretas

Ya sabemos cuál es el efecto del whisky en Urresti… Foto: Caretas

«Urresti era parte de la cadena de mando y de la estructura de poder de Castropampa», titula la periodista Doris Aguirre en el informe de La República sobre el papel que jugó el exministro en dicha base militar. El titular corresponde al argumento del fiscal Luis Landa.

(…) se ha determinado que Urresti fue parte de patrullas militares que desplegaron acciones contra Sendero Luminoso. Además, se ha establecido que el inmediato superior de Urresti, el jefe de Castropampa, el comandante Víctor La Vera Hernández, le otorgó una excelente calificación que le valió el ascenso de grado.(…) Otro punto que ha quedado claro es que Urresti, como S-2, era parte del Estado Mayor de la Base Contrasubversiva de Castropampa. Es decir, era miembro de la estructura de poder y de la cadena de mando de donde emanaban las órdenes sobre los efectivos del cuartel que intervinieron en el crimen contra el corresponsal de «Caretas».

Urresti, en entrevista con Nicolás Lúcar, la misma noche en que anunció la «subasta por juicio», dijo todo lo contrario. En este informe se reafirma y niega que haya sido así.

«Yo no podía mandar sobre ellos (…) Yo solo realizaba mis informes con las versiones que recogía de los soldados que salían a patrullar. No es que tú sales  a  la calle a pasearte a la hora que te da la gana»

A todo esto se suma el hecho que Amador Vidal Sambento, «Ojos de gato», quien estuvo en prisión por este caso, diga ahora que Urresti fue parte del plan del asesinato de Bustíos. Pero…

 

2. Hay un testimonio que podría librar a Urresti

Foto: La República

El de este señor. Foto: La República

El domingo, en el programa de Nicolás Lúcar, el coronel retirado Amed Ruiz Silva (el de la foto de arriba) habló sobre el caso de Bustíos. Primera pregunta: ¿quién es él? Es un exmilitar que estudió en la Escuela Superior de Guerra con Urresti y con Vidal Sambento. ¿También declaró en contra del exministro? Para suerte de él, no. Lo que dijo fue todo lo contrario: que en 1992, «Ojos de gato», se ufanaba de haber asesinado a Bustíos y que fue una orden de su jefe La Vera. Antes, aclaró que no fue amigo de ninguno de los dos. Ayer en La República, Ruiz reafirmó su versión:

«Cuando nos encontrábamos en el patio de la Escuela de Guerra, en Chorrillos, Lima, ‘Ojos de Gato’ me dijo: ‘Mi comandante, yo fui quien asesinó al periodista Hugo Bustíos por orden directa de mi jefe de unidad, el comandante Víctor La Vera’. Eso es lo que me dijo. No tengo por qué mentir», indicó el coronel Ruiz.

De acuerdo con Ruiz Silva, sí es verdad lo que dice el exministro cuando asegura que «Ojos de gato» le «tenía bronca».

Sí, yo le conté [a Urresti], pero él me dijo que no tenía amistad con ‘Ojos de Gato’. Me dijo Urresti que había emitido varios informes por indisciplina contra él cuando trabajaban en el cuartel de Castropampa. Urresti no se llevaba con ‘Ojos de Gato'»

Hoy Caretas precisa que la estrategia de Urresti para afrontar el juicio oral se basará en «desacreditar los dos testimonios que desde el 2007 lo acercan a la escena del crimen», de modo que se descarte la autoría mediata por ser oficial de inteligencia (S2) de la base de Castropampa.

La revista entrevistó al exministro, en ella asegura que presentará cinco testigos a su favor y que «revelará la naturaleza psicópata de Vidal Sambento». Uno sería, entendemos, el de Ruiz Silva. Este último ha dicho que declarará ante el juez si se lo piden. Urresti tratará, como sea, de mantener el sueño de ser candidato presidencial en el 2016.

 

3. Pero también hay pruebas que podrían comprometerlo más

Imagen: La República

Imagen: La República

El juicio oral todavía no tiene fecha, pero el fiscal Luis Landa se ha asegurado de cubrir todos los flancos de su investigación. Ángel Páez tuvo acceso a todos los folios de la acusación fiscal que pide 25 años de cárcel para el nacionalista. En el documento, Landa precisa que Urresti, en su condición de jefe de Inteligencia de la base de Castropampa, informó a su superior, La Vera Hernández, que un terrorista conocido como «Sabino» acusó a Bustíos de ser un supuesto «colaborador» de Sendero Luminoso. Esa, según el fiscal, es la razón por la que lo asesinaron. El exministro niega todo:

«En el hipotético caso de que yo hubiera entregado la información (al comandante La Vera), como señala el fiscal, ¿acaso yo pedí que lo mataran?  Yo no tenía decisión de mando. Tampoco tenía injerencia. La decisión la tomó el jefe (La Vera). Niego haber conocido en lo absoluto a ‘Sabino'», dijo Urresti.

Pero esto dice textualmente la acusación de Landa:

«(Urresti) tuvo conocimiento del ataque que iba a ser realizado por efectivos de su base militar en agravio de los periodistas Bustíos y Rojas, situación que no sólo estaba en la obligación de prevenir o impedir, sino también tenía el deber por mandato de la normatividad castrense de informar  (…) y buscar la sanción disciplinaria respectiva, lo que al no haber sucedido, trasluce que fue cometido (el crimen) con su aquiescencia».

Urresti se ha defendiendo diciendo que ni siquiera conoció a Bustíos, que se enteró de su muerte por los periódicos, que no le llamó la atención el asesinato. «Todos los días aparecían muertos». Esto no sería suficiente.

Mientras todo esto ocurre, él continúa en campaña.

Sabemos que fue una por una buena causa, pero ya conocemos a Urresti. Foto: Twitter de Daniel Urresti

Foto: Twitter de Daniel Urresti

Secured By miniOrange