noticias Lunes, 9 marzo 2015

Esta es la nueva denuncia contra Villarán que involucra un jacuzzi y un edificio del que no hay ni una piedra

No, Susana Villarán no sigue siendo la alcaldesa de Lima, pero un reportaje ha revelado uno de los proyectos que quedó de su gestión y que, si solo vemos la foto, llama nuestra atención.

Sin embargo, si les decimos cuánto costaría, te sorprenderás más: cerca de 14 millones de dólares. Este informe de Carlos Hidalgo en Cuarto Poder da detalles de la torre ecológica por la que el Municipio pagó casi 200 mil dólares y que ni siquiera tiene una sola piedra. Veamos de qué va esta nueva denuncia.

 

¿Qué es la Torre Verde?

dfd

No, no es verde por Villarán.

Todo empezó así: a finales del 2011, la gestión de Villarán aprobó construir la Torre Verde, en la esquina del Jirón Lampa con Nicolás de Piérola, un edificio ecológico donde funcionarían las nuevas oficinas municipales.

El proyecto se lograría con el financiamiento de la Caja Metropolitana de Lima. Esto, según el reportaje, fue descubierto por los funcionarios de esta entidad financiera -que tiene como único accionista al Municipio de Lima- cuando les llegó un oficio del Centro Interuniversitario de Investigación en Arquitectura Bioclimática (ABITA), una institución italiana de la Universidad de Florencia dedicada a “encontrar soluciones arquitectónicas desde un punto de vista ecológico y sostenible”. Hasta ahí, todo bien, ¿no? Esperen.

En el documento, ABITA exigía el pago de los planos y el diseño de la “Torre Verde”. Para los funcionarios de la Caja Metropolitana, ya con la gestión de Castañeda, fue una sorpresa porque no conocían de este proyecto. ¿El Consejo aprobó todo esto? No. Al ser una obra encargada por la Caja Metropolitana, nunca fue revisado por los regidores. Otro acto sospechoso: no solo se habría contratado a Abita, sino también a otras empresas, sin concurso, en procesos de adjudicación directa o menor cuantía.

Esto entregó ABITA y pedía que ahora le paguen.

Esto entregó ABITA y pedía que ahora le paguen.

Lo curioso es que este proyecto no fue tan aceptado por otros funcionarios de la Municipalidad de Lima, según este correo. Cuarto Poder reveló lo que le dijo Ana Zucchetti, entonces presidenta del directorio de Servicios de Parque de Lima, a Villarán y al cuestionado exgerente municipal José Miguel Castro (quien a su vez fue presidente del directorio de la Caja Metropolitana):

“Se requiere decisión definitiva sobre el diseño y alturas pues el equipo de arquitectos ya ha estado en todas las reuniones con varios gerentes y aún no ha recibido respuesta clara. Ellos dicen y estoy completamente de acuerdo con ellos, que no es el momento de empujar un cambio de normativa del Cercado para encajar una torre que se sale de todos los parámetros urbanísticos. Un cambio de normativa implicaría dilatar mucho todo el proyecto y crear un frente de polémica innecesario en este momento de la gestión. Mejor legitimarse con algo bien hecho, dentro los volúmenes, parámetros y estética de lo permitido”. 

Ahora, la abogada de la Caja Metropolitana, Fabiola Pasapera, dice que ellos no tienen idea de qué tienen pagar:

Vemos que se ha pagado 750 mil soles para la elaboración de este proyecto que no tiene mayor… que transgrede incluso normas del cercado de Lima, un proyecto que solo en casco costaría 14 millones, cuando hemos visto teníamos que sustentar. (…) esto pertenece a un proceso de auditoría externa para evaluar las implicancias económicas, no podemos ser cómplices.  

O sea, el edificio no va.

 

Siete pisos y con jacuzzi

El jacuzzi.

El jacuzzi.

Según el reportaje, todo esto tendría la “Torre Verde”. Se va a sorprender con algunos de los detalles:

En los siete pisos, funcionarían no solo una agencia de la Caja Metropolitana y oficinas administrativas de la Municipalidad de Lima. Como se lee en los diseños, también se había contemplado la construcción de una suite para la alcadesa, que tendría un dormitorio principal, un dormitorio de visita, una cocina, servicios higiénicos, una terraza y por si fuera poco, un jacuzzi que tendría entre otras exquisiteces parqué de maderas tropicales certificadas.   

¿En serio? ¿Un jacuzzi? ¿Maderas tropicales? ¿Estamos hablando de un hotel cinco estrellas o de un edificio donde trabajarían funcionarios públicos? Y la pregunta más importante: ¿qué ha dicho Villarán de esto? Esta respuesta no estaba en el reportaje porque la exalcaldesa estaba de viaje.

 

“¿Jacuzzi? El que encontré en el baño del despacho de Alcaldía”

Foto: El Comercio

Foto: El Comercio

Hoy Villarán decidió responder por Facebook (probablemente como nunca lo ha hecho antes en medios):

¿Jacuzzi? El que encontré en el baño del despacho de Alcaldía.

(…) [El proyecto de la Torre Verde] Fue diseñado en un convenio con arquitectos de Florencia quienes trabajaron con los nuestros que se ajusto a los requerimientos del ministerio de Cultura en lo que se refiere a alturas. Es realmente un proyecto que debe realizarse. Estoy convencida de ello. 

La exalcaldesa, además, soltó detalles nunca antes contados sobre lo que encontró cuando llegó a la Municipalidad en el 2010. De paso consideró que la “Torre Verde” debe ir sí o sí:

¿Que alguien pensó en un Jacuzzi en algún baño? No tengo idea. Lo hubiese desechado si hubiese visto el detalle. No es esa la labor de un alcalde o alcaldesa. Pero si les puedo contar que cuando llegue al despacho de la Alcaldía de Lima encontré un Jacuzzi en el baño. (…) No dejaría que, con dinero público , se coloquen Jacuzzis en edificios administrativos.

También se reafirmó sobre la continuación de este proyecto. Ya, pero queremos saber sobre la Torre Verde, más detalles, señora Villarán. ¿Es tan así como ha contado Carlos Hidalgo en Cuarto Poder? ¿Lo de ABITA? ¿Las deudas que ahora debe pagar la Caja? Acto seguido escribió esto:

1. El expediente técnico, o de ingeniería, se tuvo que ajustar de acuerdo a las indicaciones de una Comisión Independiente que está integrada, entre otros, por el Colegio de Arquitectos, PROLIMA, Ministerio de Cultura. De 12 pisos, a nueve. Parece que ayer mostraron el primer diseño. ¡Que mal trabajo informativo!
2. El costo del expediente 700,000 soles. Si esta administración decide continuar, deberá pagar 200,000 soles para finalizarlo.
No hay deuda. Existe un proyecto en curso.
3. El Convenio con la prestigiada institución internacional Abitat. Ellos donaron el 60% del valor del diseño por su interés en que en Lima se edifique una Torre Municipal de esa calidad ecológica y arquitectónica.
4. Esta inversión la realizo la Caja Metropolitana, es SU terreno y así capitaliza. El dinero de la MML no se tocó.
5. Todo está en orden. No salen, el piso está plano.

END of Story

No sabemos si es el final de esta historia. Sobre todo porque después de tantos años no hay ni una sola piedra en este lugar y donde continúa funcionando un estacionamiento.

Nada ha cambiado.

¿y la Torre Verde?