ecología , Lima , noticias , sociedad Jueves, 5 marzo 2015

Esta es la razón científica por la cual es muy mala idea ampliar la Salaverry (y todas las avenidas de Lima)

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Por favor, alguien detenga al alcalde Bringas. Foto: The Druk

Por favor, alguien detenga al alcalde Bringas. Foto: The Druk

Ya te debes haber enterado que el alcalde de Jesús María ha propuesto ampliar la avenida Salaverry a tres carriles. Parece que está de moda porque es exactamente lo mismo que Patricia Juárez Lucho Castañeda quiere hacer con las avenidas Arequipa y Benavides. En un artículo publicado en Político, Augusto Rey nos advierte que estas pretensiones son terribles ideas y no solo porque se van a volar la berma central, la ciclovía, las veredas y los árboles, sino porque así no funciona el tránsito: 

Aumentar la capacidad vial en zonas céntricas de la ciudad puede ser una solución en el corto plazo, pero a mediano y largo plazo solo agrava el problema. Construir un carril adicional motivará que quienes transitaban por otro lado, ahora lo hagan por la avenida ampliada: la vía colapsará nuevamente en muy poco tiempo y se requerirá una nueva ampliación; y así hasta ahogarnos en asfalto y humo.

La solución no es darle más espacio a los carros, sino más bien hacer que la gente los use menos. ¿Por qué no mejoramos el transporte público de una vez? Ah verdad, porque la reforma del transporte ya fue.

 

El problema no es el carril

Pregúntale a la Javier Prado si se siente libre con sus cinco carriles. Foto: Lima Es Linda

Pregúntale a la Javier Prado si se siente libre con sus cinco carriles. Foto: Lima Es Linda

Más allá de lo horrible que es seguir aumentando el parque automotor de Lima, vamos a la explicación científica. El especialista Luciano Stucchi lo explica así en el blog de Ingeniería y Negocios de la Universidad del Pacífico: el tráfico no es un sistema lineal y simple, en realidad es «un fenómeno complejo, sometido a una dinámica no-lineal«. ¿Te perdiste? Tranquilo, vamos por partes porque es bastante sencillo.

Stucchi primero cita este artículo de Linda Baker publicado en la revista Scientific American en el que se concluye que reducir la cantidad de semáforos y vías hacía que el tráfico fuera más fluido en las grandes ciudades. ¿Cómo así? Basta partir de una premisa: el conductor es egoísta porque busca su beneficio propio. Tú quieres pasar primero, tú quieres ganarle a la luz, tú quieres todo. Esto nos lleva a lo que Stucchi describe como «un equilibrio de Nash», es decir «un punto en el que ya nadie podría mejorar su situación sea cuál sea la ruta que decidamos tomar».

El problema es que ese «equilibro» no es realmente el punto más beneficioso porque no estás pensando en los demás, sino en ti y en tu carrito. Esto nos lleva a otro término: «la paradoja de Braess». ¿Qué es eso? Stucchi lo explica así: «aumentar la capacidad de una red —vehicular, o de cualquier tipo de flujo— en donde los elementos que la recorren actúan de forma individual, no siempre mejora la circulación y, más bien, muchas veces la empeora».

Por eso es que nuestra congestión no siempre está relacionada con choques, accidentes o sucesos externos, sino con la dinámica que tienen los conductores que interactúan dentro del tráfico.

 

El problema eres tú

De todas maneras vas a poder relacionarte con lo que explica Stucchi:

Cuando uno se encuentra en fila frente a un semáforo en rojo, es recién varios segundos después de que este cambia a verde que uno hace avanzar su vehículo. Y el motivo es obvio: uno necesita que el carro que le precede se mueva primero. Y aquel necesita lo mismo de su predecesor. Es por eso que muchas veces en un semáforo uno puede avanzar efectivamente solo la mitad del tiempo que este se encuentra en verde. Y eso obedece a lo que mencionaba antes en este otro post: las decisiones que tomamos individualmente, por más pequeñas que parezcan, se podrán multiplicar exponencialmente en un sistema cuya dinámica sea no-lineal, es decir, en un sistema donde el comportamiento de un elemento afecta a otros y este efecto, a su vez, puede regresar donde el primero.

Y eso no es todo lo que le mete cabe a nuestro tráfico. ¿Alguna vez te has puesto a pensar el daño que le hacen los conductores al tráfico cuando constantemente están cambiándose de carriles? Este hermoso gif te demostrará lo errado que has estado viviendo:

El cambio de carril: los de arriba están beneficiándose a sí mismos. Los de abajo piensan en los demás. ¿Ves cómo los de abajo la están pasando más chévere?

El cambio de carril: los de arriba están beneficiándose a sí mismos. Los de abajo piensan en los demás. ¿Ves cómo los de abajo la están pasando más chévere?

Entonces, vamos a lo que motivó este artículo: el incremento de carriles. ¿Crees sinceramente que esa es la solución al tráfico? Como dicen los amigos de Cicloaxion en este post, «solucionar el problema del tráfico aumentando las pistas es como querer solucionar el problema de la obesidad aumentando la talla de pantalón». 

Stucchi dice que hay dos alternativas: condicionar la circulación o cambiar la idiosincracia. Ninguna de esas dos cosas están haciendo estos alcaldes fanáticos de las obras a corto plazo.

 

Puedes leer todo el artículo (bastante interesante) de Stucchi aquí.

Y también puedes ir a la X Ciclonudista de Lima entrando aquí (para que protestes, pues)

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange