noticias , periodismo , sociedad , violencia Martes, 3 marzo 2015

Todo lo que creías saber sobre el caso de Edita Guerrero es mentira (y Ramos Heredia tiene mucho que responder)

Edita tuvo dos muertes. Foto: USI (vía El Comercio)

Edita tuvo dos muertes. Foto: USI (vía El Comercio)

Esta frase del periodista Umberto Jara es precisa para iniciar este post:

“[Edita] ha tenido una muerte física, la natural, la que tuve el primero de marzo del 2014 a raíz del aneurisma que se rompió; y una segunda muerte, que es la muerte judicial, que inicia la 13 de junio que la sacan de su tumba para inventar toda esta farsa judicial”

Jara hace referencia así al título de su libro “Morir dos veces”, donde presenta varias acciones y omisiones del fiscal de la Nación, Carlos Ramos Heredia, que suponen diversas irregularidades en la investigación de la cantante Eda Guerrero.

 

La primera muerte

Este es el reportaje de Cuarto Poder sobre el destape de Jara:

Como cuenta la nota de América Televisión, fue un 24 de febrero del año pasado que Edita fue llevada al hospital Cayetano Heredia con un dolor de cabeza bastante severo. Era algo frecuente, incluso había sufrido desmayos por el mismo motivo unos meses atrás.

No la atendieron y, cuatro horas después, como aparece en la documentación, entró caminando acompañada de su esposo Paul Olórtiga a la clínica Belén. Ahí fue cuando detectaron el problema: un aneurisma. La internaron para trasladarla a Lima, como decidió su familia, pero el primero de marzo el sangrado volvió y murió.

 

La segunda muerte

La fiscal Victoria Allemant se habría prestado a un circo mediático. Foto: elpopular

La fiscal Victoria Allemant se habría prestado a un circo mediático. Foto: elpopular

Fue un 6 de mayo que la fiscal Victoria Allemant, en Piura, recibe el informe policial de la muerte de Edita y solicita la intervención de un anátomo patólogo para dirigir la necropsia de Edita Guerrero. ¿Cuál es el problema con esto? Pues que según el nuevo código procesal penal, en esta pericia tienen que intervenir dos patólogos.

Todo mal con la fiscal Allemant. Pero no queda ahí la metida de pata: mira lo que le cuenta Umberto Jara a Fernando Vivas en esta entrevista de El Comercio:

Me impactó leer cómo la fiscal Victoria Allemant se las arregló para que la necropsia la hiciera su amiga Rosario Medina.
Es indudable la corrupción en el Ministerio Público y en el Instituto de Medicina Legal. Cuando la policía remite el anónimo a la fiscalía, una primera fiscal lo rechaza. Luego aparece Victoria Allemant Luna, que sí se presta. Abre investigación y pide al IML el nombramiento de un médico anátomo patólogo (me enseña el documento). El Código Penal señala que la necropsia la hacen dos médicos legistas y ella debía solicitarlos a Chiclayo, que es lo que le correspondía a su región. Pero pide otro perfil profesional y, a sabiendas de que no hay en Piura, dice en el documento, que lo busquen en Lima. En Lima había tres, pero solo Medina podía ir en ese momento.

Fue precisamente ella la que determinó que la causa de muerte había sido por una “luxación” provocado por los golpes propinados por su Olórtiga. Esto dice la nota de Cuarto Poder al respecto:

Sin embargo; el neurocirujano del Instituto Peruano de Neurociencias, Dr. Abelardo Cavero Garay, aclara que con una luxación es difícil que una persona pueda hacer sus actividades neurológicas normales “¿podría caminar, desplazarse? Con una luxación no, podría tener más de siete días con vida? No. A lo mucho podría vivir horas”, señala.

Raro, ¿no?

 

El rol de Ramos Heredia

Una más para el primo de Nadine. Foto: La República

Una más para el primo de Nadine. Foto: La República

Dentro de tanta irregularidad resalta el peritaje oficial del cuerpo exhumado de Edita, que fue presentado por Carlos Ramos Heredia en una conferencia de prensa el 7 de julio del año pasado. ¿Por qué un fiscal de la Nación detuvo todo, alistó una conferencia y habló sobre este tema cuando claramente podía estar haciendo algo mejor?

En su momento Ramos Heredia defendió su interés en esta investigación diciendo esto:

“Indudablemente un caso de una artista conocida por gran cantidad de ciudadanos es relevante; en comparación con otros grandes artistas de otros medios, creo que la prensa se hubiera ocupado del tema”

En beneficio de la transparencia, nos aseguró. Pero resulta que el documento que presentó ante los periodistas que reunió no está en el expediente del caso. El que se exhibió, según Jara, es fraguado.

Así lo cuenta Perú21:

En esa línea de argumentación, Jara señaló que el titular de la Fiscalía de la Nación conocía que el informe de necropsia, signado con el código PN 135-2014, no era legal debido a que no estaba en el formato oficial obligatorio para el sistema informático del Instituto de Medicina Legal.

“Ramos Heredia debió llamar a la perito del caso y adoptar alguna medida al respecto”, añadió.

Y ahí no queda la cosa. Medina, la perito que fue desde Lima, le avisó a Carlos Ramos Heredia que existían acusaciones de soborno contra ella. No se lo dijo una vez, se lo dijo dos veces (el 4 y el 18 de agosto):

“En una carta, Medina le reporta al fiscal de la Nación que circula una versión de que existe un audio en el que menciona un supuesto soborno de US$70 mil que habría recibido para cambiar la pericia”, refirió el periodista.

Ante la falta de respuesta por parte de Carlos Ramos Heredia, la perito insistió 14 días después con el mismo tema, con la finalidad de pedir autorización para contestar a esa versión que aparentemente iba a difundir un medio de comunicación.

Todo en beneficio de la transparencia, dijo el fiscal…

 

¿Qué pasa ahora?

En la entrevista con Fernando Vivas, el propio Jara ensaya cómo terminará esta revelación:

Conociendo el caso, ¿qué esperar que pase en las próximas semanas?
Desde mi desalentada peruanidad, que se diga ‘qué horror, no puede ser’ y todo siga igual. Desde la ilusión que uno no debe perder, aspiro a que se haga algo. No puede ser que una fiscal meta preso a un inocente en Cañete, que 14 fiscales pidan su salida y el CNM la ratifique y la pasen a Piura, donde vuelve a meter a un inocente preso. Esa perito casada con otro perito acusado de corrupción (Lino Gutiérrez, involucrado en una pericia que intentó librar de responsabilidad al ‘Loco’ David en el Caso Oyarce), sigue trabajando. ¿Y Ramos Heredia va a seguir diciendo ‘no hay pruebas contra mí’ y cuando pasen los 6 meses de suspensión, volverá a la actividad? No es trabajo de un periodista, es de una campaña.

Lo cierto es que el Instituto de Medicina Legal necesita un cambio urgente porque está demasiado sucio, están haciendo lo que quieren. Otra cosa: casi todos estuvimos equivocados con este caso. Los ataques mediáticos al esposo de la cantante fueron al parecer totalmente innecesarios.