noticias , politica , sociedad Martes, 10 febrero 2015

Todas las reacciones a todos los anuncios del diálogo nacional al que no todos fueron

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe

Este post viene con soundtrack por sugerencia de Mariella Balbi:

Y mientras el Cheo le canta al gobierno “unas veces contestas enojada y otras veces ni te dignas contestar, conversación en tiempo de bolero porque contigo no se puede hablar” vamos a ver cuáles son las opiniones que han generado el intento de diálogo por parte del gobierno.

Siempre es genial iniciar un post con una carlincatura.

Keiko y Alan son la oposición «más dura» y no fueron. Créditos al genio Carlín.

 

Mario Saldaña: «Más que diálogo, tregua»

(…) mientras Ana Jara se juega su última carta de sobrevivencia en el gabinete con este llamado (y que ha sido solo atendido por la oposición light), desde los medios siguen apareciendo más denuncias, las que algunos entienden como parte de una guerra de facciones al interior del Gobierno (…).

Recalco lo de última carta de la titular de la PCM, porque, efectivamente (según información que merece la mayor credibilidad a la que este columnista tuvo acceso), Jara intentó por todos los medios convencer al Presidente de prescindir de varios ministros para lograr el concurso tanto del fujimorismo como del Apra en la reunión de ayer, pero la negativa fue categórica.

No hay que ser adivino para saber quién encabezaba esa lista corta de despedidos. Así es, el lenguaraz titular del Interior. Por ello, lo que usted vio ayer en Palacio en realidad es el Plan B o quizá C de Jara. Ella ha preferido esta foto incompleta e irreal antes que decirles adiós a sus jefes, pues pondera no solo un deber de fidelidad sino de agradecimiento por el poder que ostenta.

 

Mariella Balbi: «Conversación en tiempo de bolero»

Hemos sido testigos de la falta de modales democráticos de los representantes del Ejecutivo, del propio presidente Humala. También del ignorar el ‘chuponeo’, el espionaje como práctica cotidiana. Sin embargo, ante el ninguneo del Ejecutivo a la oposición, el mandatario dijo en el publicitado diálogo que se debe reducir la “crispación política”. Difícil que alguien lo crea.

La escenografía del llamado diálogo ya es inquietante. Detrás de Ana Jara, del presidente y de su esposa, enormes banderas peruanas. Al resto, cero pendón nacional. Los partidos más importantes no asistieron al diálogo porque al igual que el 65% de la población, según una encuesta de Datum, quiere un cambio de Gabinete. El llamado diálogo busca distraer de las graves acusaciones –cada vez son más– contra la esposa del presidente.

 

Rosa María Palacios: «Nada mal para Ana Jara»

¿Qué ofreció el presidente Huma­la y Ana Jara a los presentes? Pocas cosas pero atractivas para fuerzas políticas minoritarias. Ellas podrán decir que, gracias a sus formas dia­logantes, lograron que el Gobierno revisara el aumento del sueldo mínimo en el segundo semestre (justo durante la convocatoria a elecciones generales), hecho en el que no participaron los supuestos o reales líderes de la oposición. También podrán jactarse de haber convencido al Presidente para cerrar la DINI y reestructurarla y apoyaran el proyecto de ley para hacerlo en marzo.

 

Juan José Garrido: «Tiro por la culata»

El cierre de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINI) anunciado ayer no es un hecho de índole menor. Menos aún si sumamos a este la desactivación del Arma de Inteligencia del Ejército Peruano hace pocas semanas. Para muchos, guiados por los recientes acontecimientos, ambas podrían ser decisiones acertadas; creo que, lejos de ser así, el presidente Humala ha cometido un error, y uno que podemos pagar los peruanos muy caro. (…)

Si el presidente Humala creyó que con esta medida acallaría las denuncias y las suspicacias, se equivoca de plano. Esto no tranquilizará a nadie; por el contrario, lo que antes era auditable (por el Congreso o el Poder Judicial) hoy será de conocimiento exclusivo de la cúpula gubernamental.

 

Mirko Lauer: «Solitos nos dialogamos»

Los dos principales ausentes del diálogo en Palacio tienen en cambio mucho que dialogar entre ellos, si dialogar es la palabra. El Apra y Fuerza Popular pronto cumplirán diez años de entendimientos y coincidencias en la política, y ahora viven en los bordes de un enfrentamiento electoral. ¿Pueden llegar a un acuerdo en este terreno? (…)

¿Cuál sería su principal tema de diálogo? Probablemente, ya que no van a ir juntos, si ambos tienen algo que ganar con un acuerdo de no agresión 2016. Pero esto le convendría más al fujimorismo que al aprismo, puesto que este último ha demostrado una capacidad para atraer votos lejanos, a partir de sus famosos frentes sociales.

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange