noticias Lunes, 9 febrero 2015

Yanacocha dice que no es tan mala porque criarán alpacas donde destruyeron casa de Máxima Acuña

El jueves 5 de febrero, la minera Yanacocha tuiteó esto:

yanacocha

¿Parte de sus buenas prácticas? Lo que no se dice, obviamente, es que el cerco que se ve en el video, y la zona, es en el predio de Tragadero Grande, justo donde Máxima Acuña intentó construir una casa. Intentó porque la minera la destruyó. Eso les contamos hace una semana, cuando, de la nada, la Policía y personal de Yanacocha ingresaron y arrasaron con todo a su paso. La indignación y el reclamo contra la minera fueron tantos que se realizaron protestas en contra de la empresa. Incluso, hasta Martha Meier Miró Quesada escribió una columna sobre el caso y eso generó todo un lío en El Comercio que ya se lo detallaremos luego, pero que así lo cuenta PODER. Este reportaje de Anuska Buenaluque en Cuarto Poder muestra cuál es la situación de la familia Chaupe Acuña, cómo viven, cómo los observan los trabajadores de Yanacocha y cómo han cercado todo para la crianza de sus alpacas. Todo esto a pesar de que, repetimos, existe una sentencia.

Como han visto, el problema ahora es otro. Este caso aún no está cerrado. ¿Por qué? Si bien, en segunda instancia, la Corte declaró a Máxima inocente del delito de usurpación agravada, el conflicto todavía continúa. Yanacocha, como era de esperarse, apeló en varias oportunidades, pero todas fueron archivadas. Sin embargo, explica Buenaluque:

La sentencia a favor de Máxima emitida por la corte de Cajamarca en segunda instancia, no la reconoce como dueña, ni a ella ni a Yanacocha. Ha sido un proceso penal y para esclarcer el tema de la propiedad de este terreno se tendría que ir a un juicio civil.

(Los esposos Chaupe Acuña) han denunciado a la minera por usurpación agravada y han presentado un recurso de hábeas corpus para evitar lo que consideran hostigamiento, pero la única manera de zanjar el asunto es ir a un largo y costoso juicio civil donde se resuelva de una vez por todos quién es el propietario de este terreno de 23 hectáreas.

Eso, como se imaginan, cuesta mucho dinero. A pesar de esto, la abogada de Máxima, Mirtha Vasquéz, explica:

“Ellos tienen la posesión de este terreno. Eso es válido. Es un derecho que han adquirido y solo el hecho de tener la posesión los protege, a pesar que la minera se crea la propietaria, no puede irrumpir de esa manera”

No pueden, pero lo hacen.

 

Yanacocha respondió (y la Policía prácticamente trabaja para ellos)

La propia Policía dejó pasar los policías, después de "consultar con sus superiores". Foto: Captura

La propia Policía dejó pasar los policías, después de “consultar con sus superiores”. Foto: Captura

“‘Por favor, te me retiras, por qué queremos destruir tu construcción‘. Yo le dije que no me iba a retirar. Y dijo: ‘dispare de una vez’. La gente vino a cogerme. Me retiré y a mis peones les dije que vengan más acá. Entraron con sus palanas y nos botaron

Eso fue lo que hizo Yanacocha hace una semana, y así lo cuenta Jaime Chaupe, el esposo de Máxima. Aquella vez, Yanacocha se defendió con todo lo que pudo a través del Twitter, publicando fotos como pruebas de que ellos entraron en son de paz y sin violencia. Rafael Farfán, directo de asuntos externos de la minera, insiste en el reportaje:

“Tenemos en Registros Públicos inscritos estas propiedades. Esa segunda construcción constituye una segunda invasión a nuestra propiedad, y hemos removido los cimientos de una construcción dentro de los terrenos que le pertenecen a Yanacocha.

Hay que distinguir dos cosas: Nosotros hemos demandado a la familia Chaupe por una invasión, una usurpación agrabada de nuestros terrenos. Lo que no dice esa sentencia es que ellos sean dueños de esa propiedad

Lo más curioso de todo esto, y se ve en el reportaje desde Cajamarca, es que la minera ha puesto una tranca en la carretera para ingresar a la casa de Máxima y que es la propia Policía quien está a cargo de este “puesto de vigilancia”. Además, como recordarán, la PNP también estuvo cuando se destruyo la casa, como si fuera personal de Yanacocha. Las fotos lo demostraron, pese a que la Policía negó la intervención. “Es un tema que vamos a investigar. La policía no es nuestro empleado ni está a nuestro servicio”, ha dicho Farfán, representante de la minera. Sin embargo, la periodista Jacqueline Fowks publicó este documento: un convenio entre la institución y la compañía donde indican que prestan servicios, incluso precisa cuánto es la bonificación para el personal policial.

Mientras tanto, Máxima Acuña, como ella misma lo dice, está secuestrada en su propia casa y con una caseta de vigilancia de Yanacocha expectante de sus movimientos.