corrupción , noticias , politica Miércoles, 28 enero 2015

Las 3 versiones de Tania Quispe sobre su caso de reglaje arrojan 2 opciones

Esto ocurrió la semana pasada, en el colmo de los reglajes, cuando hasta Aurelio Pastor sufría la paranoia de un gobierno que espía hasta a las miembros de su propia bancada (harto link para que te pongas al día).

Hablamos del caso al que se le puso el parche en una: el reglaje a la jefa de la SUNAT, Tania Quispe.

 

Tres versiones, tres

A ver qué vas a decir. Foto: El Economista América

A ver qué vas a decir. Foto: El Economista América

El reglaje a Tania Quispe fue un destape hecho por la periodista Cecilia Valenzuela. Según su versión de los hechos, el espionaje contra la jefa de la SUNAT habría ocurrido en un contexto bastante oscuro: le habían ofrecido seguridad para su hijastro y luego le tomaron fotografías a este en “situaciones ilegales”.

Lo cierto es que en su más reciente columna, Valenzuela nos ha hecho notar que existen tres versiones:

  1. Nadie sabía nada al respecto (cuando la periodista se comunicó con la SUNAT, Gerardo Barraza, asesor de Quispe le dijo que desconocían mayormente).
  2. Urresti le informó a Tania que la iban a seguir para probar su seguridad (esto también apareció en un comunicado emitido a la prensa por parte de la SUNAT)
  3. Tania dijo que ella pidió que sigan a su familia (lo dijo en entrevista con RPP, con Daniel Urresti sentado al lado).

Lo cierto es que con tanta contradicción, parece ser que la respuesta correcta a todo este misterio en realidad era “E) Ninguna de las anteriores”.

Vamos lento para entender. Foto: Peru21

Vamos lento para entender. Foto: Peru21

Precisamente la columna de Cecilia Valenzuela trata sobre la obvia incoherencia en estas declaraciones. Lo que dice la periodista es clave:

Hace una semana Tania Quispe contaba con la confianza de la prensa, pero ahora no sabemos si la están extorsionando y obligando a decir sandeces –tienen un expediente sobre ella, su familia y sobre la familia de su novio chileno– o si a la tercera dijo la verdad y abusando de su condición de prima de Nadine Heredia se aprovechó de los fondos públicos para salvar sus propias dudas, cometiendo, por cierto, el delito de peculado de uso. El hijo de su novio no es un funcionario público peruano y no se puede invertir dinero del Estado en averiguar con quién se junta. Si su madrastra quería saber de él, lo correcto era contratar un investigador privado.

Pero hay dos dichos de Urresti que vale la pena analizar: “Luego de la verificación se emitió un informe de contenido confidencial”. ¿Por confidencial, el ministro, quiso decir privado? Porque en todo caso le hizo un favor a la prima de la primera dama. Entonces,¿por qué no le entregó las fotos a la interesada? ¿Para qué se quedó la DINI con el expediente?

“El seguimiento contra personas que pertenecen al gobierno a través de la DINI no tiene ningún asidero (no tengo que hacerlo), le puedo poner (al funcionario) en su escolta un especialista de inteligencia y hago que me informe”. Entonces, para qué asignar más espías a seguir y fotografiar al hijastro de la jefa de la Sunat. El chico tenía un oficial de Seguridad del Estado acompañándolo en todo momento, por qué Urresti no aplicó su propia receta y asignó, como custodio, a un especialista en Inteligencia. 

Esas son nuestras dos opciones: o la están chantajeando o ha cometido un delito.

Tania, si nos estás leyendo y estás siendo chantajeada escribe “XD” en los comentarios e iremos a ayudarte. Si no estás siendo chantajeada entonces tienes que dar una mejor explicación. Ahorita.