noticias , politica Martes, 27 enero 2015

Bailemos sobre sus tumbas: estos son los congresistas que acomodaron sus votos a favor y en contra de la Ley Pulpín

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe

Así se vio la Plaza San Martín un 26 de enero (Foto de @aaronormeno)

Cinco marchas fueron necesarias para llevar a los jóvenes (que se ganaron su derecho a que nunca más les digan ‘pulpines’) a la victoria. La celebración –totalmente merecida– tiene para rato. Pero para que el sabor no se te vaya tan rápido de la boca necesitamos saber qué clase de congresistas tenemos.

Sucede que varios congresistas que votaron por la derogatoria, en un principio consideraron que el nuevo régimen laboral juvenil era una buena idea. Algunos incluso se reafirmaron en las dos votaciones previas a las hoy.

Así se vieron las votaciones en el Congreso un 26 de enero:

Que no te engañen (Foto vía TVPerú)

Que esa cantidad de verdes no te engañe (Foto César Arenaza)

Lo que nos enseña ese cuadro lleno de luces de colores es que a todos esos congresistas los podemos dividir en dos.

ATENCIÓN:

Hemos tomado el cuadro elaborado por América Noticias y lo hemos reordenado. Verán tres columnas. Las dos primeras se refieren a las votaciones originales en el Congreso, que se hicieron de espaldas a la población. La última se refiere a la derogatoria.

Es decir, si desde el principio te opusiste a la Ley Pulpín deberías haber votado NO – NO – SÍ. Eso sería consecuente. Pero van a ver que muchos, convenientemente, votaron SÍ – SÍ – SÍ. Por supuesto, hay muchas variantes. Vamos a ver algunas de ellas pero siempre recuerda: la tercera columna refleja el voto a favor o en contra de la derogatoria (lo cual hace que vaya en sentido contrario a las columnas anteriores).

 

1. Los consecuentes

Estos son los congresistas que creyeron en aquello que defendían desde un principio. Estamos considerando tanto los que siempre estuvieron en contra, como a los que siempre estuvieron a favor de la Ley Pulpín. Si bien puedes no estar de acuerdo con su postura, lo respetable es que ellos se mantuvieron en su postura hasta el final.

Empecemos con los nacionalistas. Aquí tenemos a los últimos 18 congresistas fieles a Humala. Además, casos especiales como Eduardo Nayap y Julia Teves a quienes, francamente, les hemos hecho un favor poniéndolos aquí. Pero vamos a darles el beneficio de la duda. Un caso destacable, realmente, es el de Jaime Valencia, que siempre estuvo en contra.

parte3

Y luego, todos los demás. Destaquemos los casos de las bancadas de Dignidad y Democracia y de Acción Popular – Frente Amplio. Sus congresista siempre estuvieron en contra. La sorpresa: Mauricio Mulder.

parte4

Mención Honrosa: vale resaltar a los congresistas que prefirieron no ir al hemiciclo cuando se enteraron que su bancada les iba a dar la espalda, particularmente Martha Chávez –quien preside la Comisión de Trabajo del Congreso–. Puede no caerte bien, pero murió en su ley. Literalmente.

Otra cosa: Carlos Tubino sí fue a la votación para la derogatoria, pero no presionó el botón. Igual consecuente, ¿no?

 

2. Los inconsecuentes

En su mayoría fujimoristas, estos son los congresistas que al parecer solo saben usar uno de los tres botones que pueden presionar desde su curul: a todo le dicen que sí, tanto a la ley como a su derogatoria.

parte1

Fíjense en el cuadro de arriba en los amigos de Perú Posible, que son menos que los fujimoristas pero igual hacen roche. Y ahora vienen todos los demás, incluidos los nacionalistas que ahora la pegan de muy defensores de los derechos laborales:

parte2

Cabe resaltar a los extremadamente indecisos, como Lourdes Alcorta o Lucianita. A ellas no les gustaba la primera versión de la ley (primera columna: NO), pero sí les gustó la versión final (segunda columna: SÍ), pero luego de todo el roche decidieron derogarla (tercera columna: SÍ). Esto comprueba la teoría física de que la fuerza más aleatoria en el universo es un congresista.

 

3. Los que no van

Estos congresistas no se hicieron paltas al momento de tomar sus decisiones porque simplemente nunca estuvieron presentes para los momentos importantes. Por eso para algunos fue muy fácil aparecer y bajarle el dedo la Ley Pulpín.

Interesante el caso de Velásquez Quesquén, que aparece por aquí. Es decir que el Apra, a pesar de tener solo cuatro congresistas, consigue colocarse en los tres cuadros. Coherencia, compañeros.

Y el dato delicioso: si bien ningún congresista que dupletea como ministro ha ido a votar, nos encanta resaltar el hecho de que Fredy Otárola –congresista oficialista y ministro de Trabajo– jamás se apareció, lo que realmente refleja su nivel de interés en esta ley: nulo.

 

Bonus:

Esta ya es una categoría especial porque ya no involucra al Congreso sino a nuestros futuros candidatos ante la cercanía del apocalipsis de las elecciones.

Los congresistas de sus bancadas en un principio apoyaban la Ley Pulpín y luego –cuando vieron que las calles se llenaron– salieron sonrientes a decir que tú, joven muchacho peruano, eres un héroe. Todo para ganar votos. Aquí está la ociosa trinidad:

Alejandro Toledo

oleds

Keiko Fujimori

funa

Alan García

alanga

Algo que debemos tener en cuenta es que la prisa de los congresistas por desaparecer una ley nada popular ha hecho que sea eliminada del todo y que ni siquiera se debata la única cosa buena que tenía: el incentivo para la capacitación. 

Lo cierto es que el gobierno del presidente Ollanta ha sufrido un tremendo golpe. Luego de hacer que todos sus ministerios se sumen a la defensa de la Ley Pulpín –e incluso luego de lucharla con sangre, sudor y lágrimas para mantenerla a flote– solo 18 congresistas quisieron salvar el nuevo régimen laboral.

Por eso cerramos este post citando al profesor Eduardo Villanueva Mansilla:

La escala de la derrota de Humala es tremenda, y el oportunismo de García, Fujimori y similares patético. Pero que esto es una mala señal, que augura un tiempo difícil, sin duda… Es terrible tener un presidente tan carente de buenas influencias, tan refugiado en sus paranoias, y tan pobre de intelecto. Añada autoritarismo brutote como el de Urresti, y todo se puede poner bien feo.

Amén.

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange