noticias Jueves, 8 enero 2015

Sí, lo está: Fujimori condenado por usar los diarios chicha para lograr su tercera reelección

El máster chicha. Foto: Nancy Dueñas (Peru21)

El máster chicha. Foto: Nancy Dueñas (Peru21)

Hoy se dictó la quinta sentencia condenatoria contra Alberto Fujimori desde que fuera extraditado desde Chile para que responda ante la justicia peruana.

Ocho años de condena, 3 años de inhabilitación y 3 millones de soles de reparación que seguro han hecho que todos tus patas fujimoristas se pongan su polo de Perú 2000 para rasgarselo mientras gritan “¡INJUSTICIA!”.

Pero no te dejes engañar, aquí lo que debes saber sobre el juicio:

 

1. Las pruebas

huaraca

Durante todo el proceso se presentaron las pruebas necesarias para vincular a Fujimori con el pago a la prensa. En ese sentido, el testimonio de Matilde Pinchi Pinchi fue clave. Así cuenta lo que dijo Gabriel Mazzei en La República:

Yo acompañaba al doctor Vladimiro Montesinos a Palacio de Gobierno en un vehículo del Servicio de Inteligencia para llevar un maletín grande que contenía un millón de dólares, y que era entregado directamente a Alberto Fujimori (…)

Luego, el doctor me comentaba que el presidente estaba contento con el dinero que se ingresaba y con lo que se estaba haciendo para la campaña

Este ha sido el testimonio más contundente sobre la participación de Fujimori en la compra de los diarios chicha (sobre todo si recuerdas el careo que tuvo Montesinos con Fujimori en el que no dijo nada) pero no fue la única. La periodista Laura Grados, en un informe preparado para el IDEHPUCP nos cuenta sobre los demás testigos:

En su declaración del 10 de enero de este año, el excomandante general de la Fuerza Aérea del Perú (FAP), Elesván Bello Vásquez, quien ya ha sido condenado por este mismo caso, expuso que desvió dinero al SIN por orden expresa de Montesinos, quien le indicó que actuaba por mandato de su jefe inmediato, Alberto Fujimori.

La versión de los exsecretarios del ‘doc’, Wilber Ramos Viera y Mario Ruiz Agüero, complementan lo dicho por Bello Vásquez. Ramos manifestó, en su declaración, que Montesinos Torres llevaba sobres que contenían los titulares de los denominados diarios chicha, a Palacio de Gobierno. También dijo que la encargada de preparar los sobres con dinero para las compras de líneas editoriales era la secretaria personal del jefe de facto del SIN, María Angélica Arce “Maruja”.

Por su parte, Ruiz Agüero informó a la Sala que el exjefe de Estado, Alberto Fujimori y su asesor Montesinos, se comunicaban mediante un teléfono encriptado color negro. “Cuando colgaba, mandaba llevar las carpetas que contenían los titulares de los diarios a Palacio”, agregó en su testimonio.

El principal argumento de Fujimori y sus seguidores (“yo no fui, no sabía nada”) se cae solito. Eso de decir que no tenía por qué estar al tanto de todo lo que ocurría en su gobierno es la peor excusa que un ex presidente puede dar.

luncama

Lo que tiene que quedarte claro es que se ha probado que Fujimori desvió plata de las Fuerzas Armadas para corromper y coimear a los diarios chicha entre los años 1998 y 2000. Lo que estos diarios hacían era publicar contenido directamente manejado por el SIN.

huaracaaa

Esta investigación de Daniel Yovera publicada en Diario16 es aún más incisiva para revelar qué tan involucrado estaba Fujimori en aquello que él se niega a aceptar:

Los documentos muestran que desde allí el dinero era llevado, en efectivo, a Palacio de Gobierno, cuando el exjefe de Estado lo disponía y requería, y solo con su visto bueno.

Con el dinero en mano, funcionarios de la Casa Militar de Palacio de Gobierno compraban los productos que Fujimori había planificado regalar, o se construían las obras que él mismo inauguraba.

Después, venía la rendición de cuentas en recibos e informes simples. Todo un sistema paralelo para llevar la “contabilidad” de lo que gastaba el entonces presidente.

Todo está registrado en un conjunto de presupuestos (llamadas “notas informativas”), órdenes, proformas, recibos y, lo más importante, los documentos con el “Ok” que con su puño y letra imprimía el propio Fujimori para dar inicio al “trámite” de dinero.

Las pruebas son contundentes.

 

2. Una defensa débil

Las pruebas existen, pero primero recordemos los argumentos de defensa que esgrimió Fujimori en su alegato final en el juicio que culminó hoy:

Básicamente su defensa se resume a “no fui yo, en serio, yo no hice nada”.

Otra cosa: en el minuto 2:00 -de la nada- Fujimori aseguró que él nunca quiso ejercer el tercer periodo presidencial. ¿WHAAAAAAAAAAAAAT? ¿O sea, todos alucinamos la campaña y el hecho de que renunció por fax siendo Presidente de la República?

Al respecto, esto es lo que le dice Carlos Rivera, abogado de IDL, al periodista de Perú21 Ricardo Monzón Kcomt:

Fujimori dijo en su alegato final que no tenía intención de un tercer mandato. ¿Le sirvió para su defensa?

No. A mí me ha sorprendido esa declaración de Fujimori. Algo está ocurriendo con él o con su defensa, porque me parece un argumento inverosímil. Todo el mundo sabe que Francisco Tudela fue un personaje de segundo nivel. Resulta poco creíble que ahora, 14 años después, diga que él era un ‘encargamuchachos’ y que no quería el tercer mandato.

Sí, no es el único sorprendido.

 

3. Era imposible que fuera absuelto

Pero ya que citamos esta entrevista, esto es lo que tiene que decir sobre la culpabilidad probada de Fujimori:

¿Hay testimonios que incriminan a Alberto Fujimori?

Sí. Este es un juicio en el que el resultado es fácil de prever, porque ya es el segundo juicio sobre el mismo acontecimiento criminal. Años atrás se realizó el juicio de los ‘diarios chicha’ contra Montesinos, los ex comandantes de los institutos armados y unos periodistas, y allí se presentaron todas las pruebas de que hubo un proceso sistemático entre el año 98 y 2000 de desvío de fondos públicos de institutos armados, y de los ministerios de Defensa y del Interior a diarios para garantizar el proceso de reelección de Alberto Fujimori. Tanto así que Montesinos y los demás fueron condenados.

¿Debería ser condenado?

Ese es el único resultado posible; no cabe la absolución, lo veo imposible porque creo que la Fiscalía ha logrado acreditar con suficiencia los cargos que se le imputan a Fujimori y ha presentado múltiples pruebas de la comisión del hecho delictivo. Creo que se le va a imponer el máximo que ha solicitado la Fiscalía, que es ocho años

El abogado no se equivocó. Y en la misma línea, en caso aún tu pata no lo crea, léele esta declaración del ex procurador anticorrupción Julio Arbizu para El Comercio:

Toda la ruta que siguió el dinero, hasta llegar a estos diarios, está absolutamente probada, es una verdad jurídica. Lo único que faltaba era saber quién había dado la orden para que el desvío de fondos se produjera y eso ha quedado acreditado en este proceso: quien dio la orden para la compra de la línea editorial fue Alberto Fujimori.

Y ya, para cerrar el argumento, el Instituto de Democracia y Derechos Humanos de la PUCP se ha pronunciado sobre el juicio seguido contra Fujimori y esto es lo que tiene que decir:

A lo largo del proceso judicial, activado gracias a una ampliación de la extradición otorgada por Chile para procesar a quien gobernó el país entre 1990 y 2000, se logró demostrar la responsabilidad de Fujimori, gracias a las pruebas presentadas por el Ministerio Público y la Procuraduría Anticorrupción, las cuales no pudieron ser rebatidas por la defensa legal del exgobernante.

Reiteramos: nadie se ha inventado nada aquí.

 

4. Quisieron salvarlo antes

Felizmente para ti, la mejor refrescada de memoria la encontramos en este artículo de María Elena Hidalgo de noviembre del 2012 publicado en La República. La periodista nos recuerda qué pasó cuando la justicia chilena decidió mandarlo para ser juzgado:

Mientras el abogado de Fujimori apeló la resolución de la justicia chilena, simultáneamente los hijos del ex presidente y los dirigentes del fujimorismo emprendieron una vigorosa campaña para que el mandatario Ollanta Humala le conceda el indulto humanitario.

Los fujimoristas confiaban en que el ex presidente recibiría el indulto antes de que se conociera el fallo de la justicia chilena, por eso incrementaron la presión sobre el Ejecutivo mediante despliegues mediáticos. Pero la Corte Suprema de Chile se adelantó y autorizó por decisión unánime el proceso contra Fujimori.

¿Te acuerdas que desde ese momento se hablaba de indulto? La campaña realmente fue feroz, pero felizmente -porque al universo parece que aún le importa el Perú- no ocurrió. ¿Pero que necesidad había de luchar por el perdón de alguien que luego argumentaba que era inocente?

No olvidar que el indulto es un perdón que solo funciona cuando una persona es culpable. Si no, ¿qué le estás perdonando?

 

5. Fue una de las razones por las que lo mandaron

Diarios chicha: la asquerosidad de ese momento no se ha vuelto a ver en la prensa peruana. Foto vía el peruchito

Diarios chicha: la asquerosidad de ese momento no se ha vuelto a ver en la prensa peruana. Foto vía el peruchito

Como vimos en la nota de Maria Elena Hidalgo, los jueces chilenos consideraron que habían pruebas suficientes para que Fujimori fuera juzgado aquí en el Perú. Esa fue una de las razones por las cuales empaquetaron al chino de regreso.

Así cuenta la periodista cómo es que la responsabilidad de Fujimori quedaba en evidencia en ese momento:

(…) la justicia chilena precisó que la responsabilidad de Fujimori queda acreditada porque sus subordinados actuaron de acuerdo con los dictados de este, ya que existió lo que se conoce como “empresa criminal conjunta”.

“Cuando existe un ‘plan común’ o ‘propósito común’ que ordena, o en el cual participa el jefe, este resulta penalmente responsable de los delitos cometidos por los subordinados”, indica el fallo.

Para tu pata fujimorista que insiste en la libertad del chino: esto lo dijo la justicia chilena de la manera más imparcial posible. En caso quede duda, por favor leer al periodista Ángel Paez:

Hay que leer la sentencia de la Corte Suprema de Chile para formarse una idea de la dimensión del acto de corrupción que perpetró Fujimori. La justicia sureña señala que está acreditado que el ex jefe del Estado concertó una acción criminal con sus subordinados con la finalidad de beneficiarse políticamente, para lo que no dudó en usar recursos públicos. El fallo es un baldón para quienes exigen libertad de expresión a favor de un ex presidente que la pisoteó sistemática y concienzudamente.

Aquí nadie se está inventando nada.

6. Ha sido un juicio justo y adecuado

Keiko y Kenji escuchan la sentencia. Foto: Mario Mejía Huaraca

Keiko y Kenji escuchan la sentencia. Foto: Mario Mejía Huaraca

El IDEHPUCP en el mismo comunicado se ha manifestado sobre el cumplimiento del debido proceso en el juicio contra Fujimori. “Debido proceso” es el nombre que le ponen los abogados a un juicio en el que se respetaron todos los derechos del demandado y el demandante.

Así dice su comunicado:

Asimismo, resaltamos que el juicio oral conducido por el colegiado judicial antes mencionado respetó todas las garantías necesarias del debido proceso, teniendo el señor Fujimori y su abogado todas las oportunidades para presentar sus medios de defensa a lo largo del mismo. Cabe mencionar además que, a diferencia de otros procesos por corrupción en los que estuvo involucrado, quien ejerció el cargo más importante del país no aceptó por anticipado su responsabilidad y, por tanto, queda aún más evidenciada su culpabilidad.

Comprar líneas editoriales para llenarle la cabeza de basura a los peruanos, atacar cobardemente a sus opositores, generar psicosociales y manipular la opinión pública para lograr una re-reelección es un atentado contra las libertados de la nación.

Reiteramos: un asco. Foto: @Jorge_JDT

Reiteramos: un asco. Foto: @Jorge_JDT

Aún así, los derechos de Fujimori fueron respetados.

Y para que quede claro qué tan adecuada ha sido la sentencia, estos son los tres puntos que Jose Alejandro Godoy deja en claro en su blog:

En primer lugar, porque, de los juicios por corrupción a los que se ha sometido, este es el primero en el que Fujimori no aceptó su responsabilidad y buscó defenderse. De hecho, como se señaló en la lectura del fallo, fueron los testimonios de José Villanueva Ruesta, Humberto Rozas Bunichelli y César Saucedo Sánchez – tanto en este proceso como en aquel donde fueron condenados – elementos claves para la condena de Fujimori. (…)

En segundo lugar, porque el uso de prensa sensacionalista pagada con fondos desviados por el Estado contra opositores y periodistas debe ser el uso más retorcido que se ha dado a un medio de comunicación en la historia contemporánea del Perú. (…)

En tercer lugar, se confirma que Fujimori no era ajeno a las acciones que hacían Montesinos, la cúpula militar y otros personajes de su gobierno. Precisamente, su inverosímil alegato final, en el que repetía especies ya dichas como las del supuesto golpe de Estado que pondría a Carlos Boloña en Palacio, así como su intención de “no postular a un tercer mandato” (cuestión ampliamente rebatida por todas las triquñuelas legales y delitos cometidos con miras a esa segunda ilegal reelección) buscaban confirmar ante el auditorio fujimorista esa tesis ya destrozada que esgrime que “Fujimori hizo lo bueno y Montesinos lo malo”. Por quinta vez, se ha confirmado que ambos son un par de delincuentes. 

Que no te engañen. Hoy se hizo justicia.