noticias , sociedad , violencia Jueves, 4 diciembre 2014

Esta iniciativa permite que las víctimas de esterilización forzada hablen sin censura por primera vez

Demetria Molina Huilca, víctima de esterilización. Foto: La República

Demetria Molina Huilca, víctima de esterilización. Foto: La República

Si estás convencido de que las denuncias por los casos de esterilización forzada son una excusa para perseguir a Alberto Fujimori deberías leer este otro post y también este. No nos estamos inventando nada.

Por el contrario, sabemos que la mayor parte de los afectados provienen de comunidades que se encuentran en situaciones en pobreza. Algunos son analfabetos, otros son quechua-hablantes y también habitan en lugares remotos donde los medios de comunicación no llegan. Precisamente es esto lo que ocasiona que sus voces no llegan a donde deben llegar.

 

Cuerdas y nudos

Captura web

Captura web

Mientras que el Estado se queda en nada, una página web y una línea telefónica hacen que las voces de hombres y mujeres que buscan justicia sean escuchadas. La iniciativa parte del proyecto Quipu, que busca crear un documental interactivo con todas las personas afectadas durante el gobierno fujimorista.

¿Qué quieren hacer? Ellos lo describen así:

Desde el inicio trabajamos en colaboración con estos activistas y otros peruanos esterilizados, para asegurar que ellos tuvieran propiedad sobre el proyecto. Esto significó facilitar las condiciones para que puedan hablar por sí mismos, en sus propias palabras y utilizando un medio que les es familiar. Quisimos crear una herramienta que pudieran usar para promover su causa, así como también crear una película para sacar el tema a la luz.

Esta herramienta es una línea telefónica habilitada y gratuita que grabas las experiencias de los participantes. Al utilizar tecnología VOIP (voice over internet protocol) existe una conexión a la web. De esta manera todo funciona como un foro: escuchas historias, grabas respuestas y se crea una comunidad.

¿Qué pasa luego?

Una vez grabados, los testimonios son moderados, transcritos y traducidos al Español, Quechua o Inglés.

Luego son transferidos a un archivo online, donde podrás escucharlos e incluso, si así lo deseas, grabar un mensaje de respuesta.

En muchos casos esta será la primera vez que estas experiencias serán escuchadas fuera de sus propias comunidades.

Esta iniciativa es lo que nuestro país necesitaba.

 

Pero necesitan tu ayuda

Si durante mucho tiempo te has preguntado cómo puedes hacer para ser un activista, este es un gran momento para empezar. Actualmente el proyecto busca financiamiento para salir de la fase de prueba y comenzar a funcionar.

Para poder contribuir con esta causa puedes entrar acá y hacerlo. El equipo conformado por documentalistas, diseñadores, programadores, investigadores académicos y sobre todo las víctimas de la esterlización forzada van a agradecerlo.

Tienes hasta el 19 de diciembre. Puedes visitar la página web del proyecto aquí.