corrupción , denuncia , noticias Jueves, 20 noviembre 2014

La historia de cómo la red de Orellana hizo que Cálidda le pague 150 mil dólares

Hace poco te contamos todo lo que se ha destapado (y se seguirá destapando) después de la captura de Rodolfo Orellana, el “Gordo”. Pronto será su primer interrogatorio y empezará a cantar. Aunque, claro, hace aproximadamente un mes y medio —el 2 de octubre—quien se le adelantó fue uno de sus tantos testaferros, Manuel Villacrez Arévalo. Habló y lo echó. Pero ¿quién es este señor y por qué estamos hablando de él?

Esta es la historia de uno de los casos de estafa de la red de Orellana y del que consiguieron que la empresa proveedora de gas Cálidda le pague 150 mil dólares.

Una más de su clan.  Foto: Perú21

Una más de su clan. Foto: Perú21

 

1. ¿Quién es Manuel Villacrez Arévalo?

Es parte de la lista de las 81 personas involucradas en la red de Orellana. Manuel trabajó para el “Gordo” por muchos años como su chofer. Sin embargo, increíblemente, teniendo este trabajo se convirtió en el dueño de un terreno de 223 hectáreas en Lurín valorizado en 14 millones de dólares. El dueño de este predio ubicado en el kilómetro 36 de la Panamericana Sur era el empresario Jorge Pazos Holder.

Antes de la captura de Orellana, Villacrez Arévalo (en un momento les explicaremos por qué ponemos su segundo apellido) declaró al Poder Judicial y aceptó que él ni siquiera hizo los trámites de esta presunta adquisición. De hecho, por este caso está procesado por falsificación de documentos. Según ha declarado, quien se encargó de todo fue la número 2 de todo esta gigantesca red: Ludith Orellana Rengifo. Ni la firma es de él, dijo.

Es más, quien llevaba de un lado a otro a Orellana en sus tiempos de libertad, ha dado detalles y ha descrito cómo los ingresos que se obtenían por los terrenos eran transferidos inmediatamente a cuentas de otros testaferros. Los nombres de estos también han sido revelados por Villacrez Arévalo.

Nos detenemos aquí un momento. Es decir, este hombre, que era muuuy cercano al “Gordo”, ha contado cómo funcionaba el sistema y qué pasos seguían después de quitarle los terrenos a la gente o a empresas. Ha confesado, pero antes no ha sido una inocente paloma. La Procuradora de Lavado de Activos, Julia Príncipe, advirtió que este señor es uno de los principales testaferros de Orellana y uno de los 45 implicados en el caso que no tienen ninguna medida asegurativa.

 

2. Los 150 mil dólares de Cálidda que consiguió Orellana

155295

Foto: Perú21

Rodolfo Orellana estaba en todas, y ya se lo hemos descrito: a la red la investigan por tráfico de terrenos e inmuebles con documentación falsa y hasta por sus vínculos con la tala y la minería ilegal y con el narcotráfico. Villacrez Arévalo contó al Poder Judicial de todo un poco. Precisamente, uno de los casos que respondió a la jueza a cargo incluye a la empresa peruana que tiene la concesión del Estado para proveer gas natural, Cálidda. Esto fue lo que pasó.

Todo se trata del terreno en Lurín que le pertenecía a Pazos Holder y que la red Orellana terminó apoderándose. Según la declaración del testaferro, después de haber hecho todo el trámite para quitar el terreno, Cálidda firmó un contrato de servidumbre de paso por atravesar el predio de Pazos Holder  (necesario porque tenían un ducto debajo de este) con uno de los testaferros de Orellana, con Hernán Villacrez Torres. Recordemos que en papeles, el dueño era otro testaferro, Manuel Villacrez Arévalo. Sin embargo, Villacrez Torres tenía un poder para que disponga de las propiedades de su medio hermano.

¿Qué quería decir un contrato de servidumbre de paso? Acordar que le permitan a la empresa operar en este espacio y cruzarlo sin problemas. Por este contrato, la empresa le pagó 150 mil dólares. Manuel cobró el cheque y lo depositó, según él mismo cuenta en su declaración, a la cuenta de otro miembro de la red de OrellanaNadal Rueda Manrique, y “a una señora que era secretaria o administradora” del Estudio Orellana. La repartición fue: 97 mil 500 dólares para el primero y el resto en efectivo para la otra persona.

img0301

Declaración de Manuel Villacrez, testaferro de Orellana, ante el Poder Judicial.

“¿El estudio ha estado detrás de toda está operación?”, le preguntaron las autoridades a Villacrez Arévalo. Él respondió: “Supongo que sí”. “¿Y quiénes son los responsables?”, replicaron. “Rodolfo Orellana Rengifo y Ludith Orellana Rengifo”.

img0313

Más sobre este caso contado por el propio Manuel Villacrez.

Ojo que Nadal Rueda es un amigo de Orellana, según el mismo abogado. Gerente de Coopex, con la que se defraudó al Estado con cartas fianza por más 56 millones de soles y tenía una liquidadora con su mismo nombre, que operaba a favor de Orellana.

 

3. Hernán Villacrez, el hombre clave

Los Villacrez más Orellana.

Los Villacrez más Orellana.

En resumen, Manuel Villacrez Arévalo cobró el cheque por 150 mil dólares y lo repartió entre otros dos testaferros más de Orellana. Cálidda no le pagó a Pazos Holder por atravesar el terreno para hacer sus operaciones, sino al chofer de Orellana, quien de acuerdo a la partida registral del predio —esa era la estafa de los Orellana— aparecía como dueño. Quien hizo toda la jugada fue Hernán Villacrez Torres, de acuerdo a su propio medio hermano. Ya conocimos a Manuel. Ahora ¿quién es este otro señor, que ya hemos nombrado antes? Es algo amplia su trayectoria. Por algo está después del propio Orellana y del brazo derecho Benedicto Jiménez en la lista de las 81 personas involucradas en esta presunta red criminal.

 

4. Haciendo empresa con Orellana

Ya hemos dicho: Villacrez Torres hizo un contrato con Cálidda para que le pague 150 mil dólares por atravesar un terreno del que se había apropiado. Y su medio hermano, Villacrez Arévalo, ha dicho que este dinero terminó en manos de la red de Orellana, de la que ambos formaban parte. Sin embargo, la relación de Hernán y “El Gordo”, quien era su chofer y guardaespaldas, data de mucho más atrás.

La red de Orellana creó más de 50 empresas de fachada para así legalizar el dinero obtenido de sus “negocios”. Sin embargo, hay 10 que fueron la cara de la “legalidad”. El 1 de julio de 1981 se creó Faminco S.A., empresa dedicada a proveer equipos para la minería que también está comprendida en el informe de la UIF.

¿Quiénes eran parte del directorio? El presidente era nada menos que Hernán Villacrez Torres. Le seguían Rodolfo Orellana —su jefe— y su medio hermano Manuel Villacrez Arévalo. Eran todos socios.

 

5. Alto mando

El informe de la Unidad de Inteligencia Financiera hecho en el 2012 señaló a más de 80 personas vinculadas con la presunta red de Orellana, las que formarían una red gigante de lavado de activos y tráfico ilícito de drogas. Del documento se desprenden que, digamos, la cúpula estaba conformado por cinco personas

Orellana, como el jefe de esta organización; Churchill Orellana Rengifo, hijo adoptivo de Orellana y secretario de Coopex; William Cruzalegui, ex presidente de Coopex; Hernán Villacrez Torres, presunto testaferro del grupo; y Ludith Orellana, hermana y socia del cuestionado abogado.

Según la UIF, tanto Orellana como Villacrez  habrían utilizado el sistema financiero para ingresar fondos ilícitos por más de 2 millones de dólares, los que fueron retirados en efectivo. Además, el mismo reporte indica que Villacrez recibió cheques de la empresa HQ Inversiones SAC por 85.500 soles. Esta empresa es una de las tantas que le habría servido a Orellana para lavar dinero ilícito proveniente del narcotráfico.

 

6. El verdadero dueño le avisó a Cálidda

Orellana le quitó su terreno en Lurín.

Orellana le quitó su terreno en Lurín.

Jorge Pazos Holder, como ya hemos mencionado, era el dueño del terreno por el que Cálidda pagó 150 mil dólares para atravesarlo. El caso ya es conocido. Según el empresario, y así lo ha declarado antes la comisión del Congreso que investiga Orellana, en el 2008 el alcalde distrital de Lurín, Jorge Marticorena (aprista, btw) no le hizo caso a las denuncias sobre una apropiación ilícita de su terreno por parte de los testaferros de Orellana. Es más, según Holder, la Municipalidad expidió documentos nuevos y legales del terreno de Pazos Holder a nombre de Manuel Villacrez Arévalo.

Cuando Pazos Holder se entera de contrato de servidumbre de paso y todo el dinero que fue a parar en la red del “Gordo”, envío una carta notarial a la empresa para decirles que el terreno está en manos de testaferros de Rodolfo Orellana y que no podrían contratar con ellos. “Les pongo de su conocimiento que el único propietario del predio y por tanto el único autorizado a firmar documentos soy yo y no el mencionado ciudadano (por Villacrez Arévalo)”.

Carta Notarial a Cálidaa.

Carta Notarial a Cálidda.

Nos comunicamos con Cálidda para saber si tenía alguna aclaración sobre este contrato de servidumbre que hicieron con los Villacrez y nos respondieron esto:

Efectivamente Cálidda tiene un ducto que pasa por el subsuelo del predio ubicado en Lurín. Por ello fue necesario la firma de un contrato de servidumbre en el año 2011, en cumplimiento del marco legal correspondiente, con el señor  Manuel Villacrez, dueño de la propiedad según lo verificado en la partida registral.

Lamentamos mucho los problemas legales suscitados entre los señores Villacrez y Pazos Holder, sin embargo, no tenemos relación con los mismos ni nada que opinar al respecto.

Esta historia es solo un pedacito de toooodo lo que ha hecho esta presunta red criminal. Lo más probable es que por donde lo pensemos haya un téntaculo de Orellana.