corrupción , noticias , politica Miércoles, 19 noviembre 2014

Verita continúa haciendo justicia: la “curul vacía” podría salvarnos de los otorongos prontuariados

Esta noticia nos hizo sonreír y soñar con un Perú en el Primer Mundo, casi casi como empresarios de la CADE. Bueno, ya, nunca tanto. Pero esta es, innegablemente, una buena noticia:

 

¿Qué es eso de ‘curul vacía’?

Básicamente significa que todos los congresistas involucrados en delitos de narcotráfico, terrorismo, lavado de activos y trata de personas (o sea, todo lo que arrojó Verita) perderán definitivamente su escaño, su escritorio, su curul. O sea, serán sacudidos y botados por la puerta trasera.

Lo mejor de todo es que no podrán ser reemplazados con el accesitario del mismo partido, lo que significa que el castigo también va para el partido que los llevó al Congreso. Quizás por eso Javier Bedoya de Vivanco, congresista del PPC se mostró en contra de sancionar a toda una organización por el delito de uno de sus miembros:

¿Por qué la comisión de un acto individual debe recaer sobre toda una comunidad política y una circunscripción, dejando a esta sin representación?

Eh, bueno, básicamente porque es el partido el que le permitió postular, señor congresista… A ver si así mejoramos la calidad de postulantes. Asuman su responsabilidad. Esto es lo que se les exigió a los partidos cuando, en las últimas elecciones, el trabajo de Verita terminó revelando que habían más de 2000 sentenciados postulando a cargos públicos.

 

¿Para cuándo sale?

El proyecto de ley se aprobó en la Comisión de Constitución del Parlamento y tendrá que ser sometido en votación ante el pleno para que se implemente del todo.

Gerardo Távara, secretario general de la Asociación Civil Transparencia, se mostró a favor de este proyecto de ley. RPP recoge su declaración:

Puede ser, dijo, una forma de adelantarse a lo que “se presentó con mayor crudeza en las pasadas elecciones regionales y municipales”, proceso en el que hubo numerosos casos de candidatos vinculados al tráfico ilícito de drogas.

Sí, es una norma necesaria. Otra cosa: solo volarán cabezas en caso haya sentencia firme contra el legislador. Ahora solo nos queda esperar que ningún congresista arrugue. Estaremos atentos.

Tags