corrupción , deportes , noticias Martes, 18 noviembre 2014

La inspiradora historia de una empresa constructora que logró crecer gracias al dinero de la FPF que Burga le pasaba

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe

«La ruta del dinero» es el nombre del reportaje elaborado por Juan Carlos Ortecho y Carlos Neyra para la edición de Noviembre de la revista PODER. Si con esta investigación no se puede hacer nada para sacar a Manuel Burga de la Federación Peruana de Fútbol entonces probablemente nada lo haga.

Resulta que el dinero de la Federación Peruana de Fútbol terminó en las cuentas bancarias de la Constructora Torre Roja, que curiosamente es la inmobiliaria de Enrique Pacheco Farromeque, que –da la casualidad– es socio y hombre de confianza del tío Burga.

Harrrrta cochinada para tu consumo.

Portada Revista Poder (Noviembre 2014)

Portada Revista Poder (Noviembre 2014)

 

Primero ponte al día

Previamente la revista PODER publicó en su blog de La Mula un artículo llamado «El ‘cambiazo’ que salvó a Burga» donde se sientan las bases para comprender mejor este caso pues se cuenta parte de esta historia.

Esto es lo que tienes que saber en caso no hayas leído aún el artículo: Un policía, quien había recibido el encargo de investigar a Burga por lavado de dinero, hizo una chamba demasiado buena: luego de hacer toda una serie de diligencia, elaboró un atestado concluyendo que existen indicios suficientes para denunciar al cuco del fútbol peruano. 

Este atestado incluía a dos socios de Burga: Enrique Pacheco Farromeque y su papi Enrique Pacheco Velarde.

El atestado nunca llegó a la Fiscalía.

 

«Anda llama a tu viejo»

Sacando la carta mágica. Foto: Perú21

Sacando la carta mágica. Foto: Perú21

La historia de cómo llegaron los plurales fajos de billete destinados a la selección nacional de fútbol a las bóvedas de la empresa constructora de Pacheco Farromeque (esos son sus apellidos, en serio) es un poco compleja así que te la contaremosen tres partes. Esta es la primera:

  • En octubre del 2001 se crea el Instituto Alfonso Huapaya Cabrera, una escuela de entrenadores de fútbol.
  • En octubre del 2002 llega Burga y en julio del 2003 pone a su causa Kiko Pacheco Farromeque, hasta entonces su asesor, como reemplazo de José Chiarella en la dirección del Instituto Huapaya
  • Por cierto: esta decisión también la apoyó Freddy Ames (el amigo por el que nadie quiso votar en esta últimas elecciones)
  • Cuando se quiso formalizar el cargo de Kiko frente al MINEDU hubo un obstáculo: Kiko era bachiller y no podía dirigir una institución educativa… pero se solucionó fácilmente. Burga y la directiva presentaron al papá de Kiko ante el MINEDU pues tienen un nombre similar: Enrique Alejandro Pacheco Velarde
  • Como solo los diferenciaba el segundo apellido, Kiko luego pudo asumir las funciones que en realidad le pertenecían a su viejo

Y es acá cuando Kiko empieza sus pequeñas actividades usando el nombre de su padre.

 

Dos Huapayas, un RUC

Luego de estirar las patas sobre su oficina y chillear, Kiko arranca con la Fase 2 de su plan:

  • Primero recibe la potestad de inscribir al Instituto Huapaya en la Sunarp y en la Sunat.
  • PERO en diciembre del 2004, Kiko solo registra al instituto en la Sunat y no en la Sunarp. ¿Por qué? Porque tres meses después va a esta última a inscribir otra persona jurídica con el mismo nombre pero distinta al instituto
  • Es así como Kiko logra que la Asociación Civil Instituto Superior Tecnológico Alfonso Huapaya Cabrera pase a utilizar el RUC del Instituto Huapaya (o sea, lo clonó)
  • En ese periodo de tiempo, Kiko registró ingresos por más de un millón de dólares, adquirió cuatro inmueble, una veintena de vehículos y una embarcación (?!)
  • Esta repentina buena leche en el mundo de los negocioso hace que Kiko constituya una empresa que en principio funcionaba en su casa: la Constructora Torre Roja SAC
  • La empresa empieza a funcionar en abril del 2006 pero no tiene movimiento bancarios hasta julio del 2007

Anota bien esta última fecha pues, como todo chiste, hay un tercer momento.

 

«Lo mío es tuyo (pero lo mío no es mío)»

Esa es la frase que Burga podría haber dicho mientras le abría las arcas a su pata Pacheco. Así es como viene el remate:

  • Mientras Julio César Uribe salía como DT de la selección y anunciaban al Chemo como el gran salvador, Burga y Pacheco suscriben una adenda al convenio firmado entre la FPF y la Institución Huapaya (la firme, no la trucha que manejaba su RUC)
  • La adenda le permitía a la institución administrar el dinero de la FPF cuyos millonarios ingresos venían de los derechos de televisión y patrocinio
  • Si bien estaba estipulado que la intermediación financiera sería a través del Instituto Huapaya (una vez más, el merfi), en realidad la que pasó por caja fue la Asociación Civil Huapaya (la clonadora)
  • Es así como Pacheco tuvo la puerta abierta para zambullirse entre el dineral

Y realmente nos gustaría decirte que todo acaba ahí…

 

«Quiero hacer un depósito a mi cuenta»

It wasn't me. Foto: Depor

Uy sí, yo no fui. Foto: Depor

La investigación realizada por Ortecho y Neyra revela hechos bastante escandalosos y extraños. Por ejemplo, solo entre julio y diciembre del 2007 se registraron movimientos bancarios por más de 30 millones de soles.

Más palteante aún es que, como señala el reportaje, no se pudo determinar el origen de otros depósitos: más de un millón de dólares en transferencias desde el exterior y más de 100 mil dólares de ingresos en efectivo.

Repetimos: hasta antes de julio del 2007 no había ningún movimiento en las cuentas de la empresa de Pacheco Farromeque. Parte de este dinero, según cuenta la revista PODER, vino directamente del Instituto Huapaya (que, recordemos, administraba los ingresos de la FPF).

 

«Esa denuncia es vieja»

¿Defensa?

La extraña defensa de El Comercio a Burga

Ayer, apenas se supo de esta investigación, se publicó en El Comercio una nota desestimando el reportaje de la revista PODER. Básicamente se dice que todo lo que se ha dicho sobre Burga aquí ya se había dicho antes. Casi como un «ya aburrete oe»:

La denuncia de ‘Poder’ en el sentido de que sumas millonarias de la FPF provenientes del Instituto Huapaya acabaron en una firma inmobiliaria, viene de épocas pasadas. En el informe se toman y se recrean detalles de aquel tiempo que ya constan en la denuncia. En realidad, es la reapertura o reinicio de una antigua investigación periodística que ya fue debatida en la fiscalía. Según el abogado Martín Ugarriza se trata de un “refrito”. Aunque, es lógico, si existiesen nuevos elementos en la investigación periodística, las autoridades policiales y judiciales tendrán que pronunciarse.  

Pero la respuesta de PODER no se hizo esperar y las precisiones hechas en respuesta a una aparente defensa (?) de Burga denotan que quizás el artículo de El Comercio se escribió apresuradamente y sin tomar en consideración ciertos datos algo básicos:

La denuncia por lavado de activos y desvío de fondos fue presentada por la Procuradora Julia Príncipe en el 2010 y como ella misma explica en esta entrevista en Canal N, fue bloqueada sistemáticamente por acciones de garantía presentadas por Burga y sus asociados. Nunca fue debatida apropiadamente en el Ministerio Público. 

Y acá un dato sobre el abogado que dice que esto se trata de un refrito

(…) el Doctor Ugarriza, como asesor legal de la Federación, no es precisamente la fuente más objetiva. Este mismo personaje es el mismo que un mes antes de las elecciones dijo con gran soltura de huesos que a Manuel Burga no se le estaba investigando por lavado de activos y que el caso había sido archivado, cuando debía ser de su conocimiento que la Tercera Fiscalía Superior había ordenado se amplien las investigaciones en abril del 2014. 

Así que ya sabes amigo fiscal, acá están todos los datos que necesitas. Sálvanos pronto, por favor. No, tú no, Urresti. Que se haga justicia como tiene que hacerse.

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange