noticias , politica Martes, 28 octubre 2014

Tres extractos del informe sobre Nadine Heredia publicado en una importante revista española

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe

Gracias a un post de Pao Ugaz descubrimos la existencia de este perfil de Gabriela Wiener con fotos de Morgana Vargas Llosa sobre nuestra Primera Dama, Nadine Heredia. El informe fue publicado en ‘El País Semanal’, suplemento del diario español ‘El País’.

Y las fotos son de Morgana Vargas Llosa

Portada y todo.

Para picarte el ojo, aquí seleccionamos 3 extractos del artículo que debes leer para saber un poco más sobre la presencia más influyente en Palacio de Gobierno.

 

La Primera Dama del siglo XXI

Foto: Ernesto Benavides (Getty)

Foto: Ernesto Benavides (Getty)

Como dice Gustavo Gorriti en la declaración recogida por esta crónica, no necesariamente es malo que la esposa de un presidente tenga influencia sobre él. Finalmente todo presidente se rodea de asesores y algunos de ellos influencian bastante en las decisiones. Muchas veces la esposa es la mejor asesora. Pero claro, Nadine no es una simple consejera:

La primera dama del siglo XXI es confidente, asesora, colaboradora, apoyo y cable a tierra del presidente. Es también coach, relaciones públicas, presidenta del partido de Gobierno y cómplice en la idea casi romántica de que este ejecutivo pase a la historia por sus reformas. «Todos los días hablan de mí. Si puedo hacer las cosas con perfil bajo lo hago, pero aún cuando no hago nada, no digo nada, todos los días hablan de mi«, dice con una taza de café en la mano antes de ser interrumpida por una mujer que le pide un selfie.

Todo peruano parece saber/creer que Nadine Heredia es más capaz que Ollanta Humala.

 

¿Injerencia o machismo?

Foto: Peru21

Foto: Peru21

El problema con Nadine parece ser que está calificada (demasiado calificada) para lo que se espera de ella. Según la crónica, cuando César Villanueva, ex primer ministro, declaró que su renuncia se debió a la intromisión de Nadine Heredia se basaba en un principio que hasta ahora mantiene: hay que diferencia su papel como primera dama de su trabajo como presidenta del Partido Nacionalista.

Pero no todos sienten eso. Juan Jiménez Mayor, otro premier de Ollanta, dice en el informe que todo tiene que ver con una campaña contra el Gobierno. Según Jiménez Mayor, lo que se busca es afectar la conexión de la gente con Humala «usando las fibras del machismo más retrógrado«.

Lo cierto es que el proyecto político de Humala no brota de un partido, sino de una pareja. Heredia no lo esconde. Su alianza matrimonial está atravesada por la idea de país que ambos compartieron, el poder es solo una de las consecuencias de ese encuentro. «Los dos hemos luchado como pareja, juntos hicimos el partido, la campaña codo a codo y hemos logrado las cosas que nos propusimos. Dice Nadine que eso no le sentó bien a la clase política. «Creyeron que yo estaba haciendo campaña para mí. El señor García se inventó lo de la reelección conyugal imagino que por celos políticos. A mí jamás se me había pasado por la cabeza. ¡Me pidieron que me deslindara de algo que nunca había dicho ni pensado! Esto que es tan fácil de decir y de sentir no lo entienden los políticos». Nadine habla de los políticos como si ella misma no fuera de su clase. «No soy de izquierda ni de derecha. Soy una pragmática. Soy de las que han venido a a este mundo a resolver». Paradójicamente, es precisamente ese pragmatismo, esa falta de respaldo intelectual, lo que hace que las acciones de este Gobierno proyecten una idea de informalidad, que se ha visto en los últimos «bailes ministeriales». En contraparte, a la pareja se le reconoce una defensa cerrada de los valores democráticos y un espíritu nacionalista más cercano a un idealizado «amor por Perú» que a las estatizanciones de sino «bolivariano».

 

A Nadine no le quedan bien las etiquetas

Foto: Peru21

Foto: Peru21

Frente a todas las personas reunidas en la plaza de Chazuta (San Martín) Nadine Heredia se dirige a la población para felicitarlos por haber dejado de lado el cultivo de la coca. Pero luego su discurso cambia. Escribe Wiener:

«No es lo único que ha cambiado. Lo veo también en la actitud de los varones. Hace un momento me cantaban las agricultoras: ‘Las mujeres ya despertaron’. Y yo pensaba: ‘¿Las mujeres despertaron o será que los hombres despertaron y comienzan a valorar a las mujeres que tiene al lado?«.

¿Qué intenta Nadine? Su sola existencia cuestiona un modelo de mujer, y estas se ven reflejadas en su liderazgo, pero ahora astutamente se dirige también a los hombres, como agentes de ese cambio necesario no solo en Perú, también en una Latinoamérica paradójica: este loco continente tiene los índices más altos de maltrato a la mujer, pero a la vez presume de presidentas, como Michel Bachelet, Dilma Rousseffo Cristina Kirchner. Nadine es como la vecina nueva del barrio.

Le pregunta Gabriela Wiener si es feminista. Nadine responde diciendo que no cree en las etiquetas. 

Para leer el artículo completo (hazlo) entra acá.

Diego Pereira

I'm back, bitches » @algunpereira » diego@utero.pe
Secured By miniOrange