corrupción , noticias , politica Miércoles, 22 octubre 2014

Esta es la investigación que Alan García odiaría que leas (en vez de seguir distrayéndote con López Meneses)

De pronto, de la nada, se ha reactivado el caso López Meneses. Todos hablan de él, especialmente Alan García, que le ha dedicado más tuits que a “su candidato” Enrique Cornejo. Pero hay una grave denuncia, destapada en estos días, de la que nuestro ex presidente no ha dicho ni pío. Tiene que ver con este señor que lo mira amorosamente:

Foto: Andina

Esa miradita tierna <3 <3 <3 Foto: Andina

Por si se olvidaron, es Luis Nava Guibert, exsecretario general de la Presidencia de la República y exministro de Producción durante el segundo gobierno aprista. Básicamente: la mano derecha de Alan durante su gobierno. En estos días una nueva investigación de Romina Mella, de IDL-Reporteros, ha revelado cómo se habría beneficiado con ese cargo y cuáles son las evidencias que existen sobre conflictos de intereses.

A continuación, los cinco datos más importantes de este grave informe que debería haber remecido a la opinión pública y que sigue pasando caleta:

 

1. La buena estrella de Don Reyna

Foto: La República

El mundo fashion no es su fuerte. Foto: La República

Cuando Nava asume la secretaría de la presidencia de la República, renuncia a su empresa Transportes Don Reyna para evitar generar suspicacias y que lo acusen de conflicto de interés. Ja. ¿Adivinen quién quedó bajo la presidencia de esta empresa? El hijo: José Antonio Nava.

Esta segunda pregunta se cae de madura, pero igual la haremos: ¿Con quién creen que Transportes Don Reyna mantuvo muuuy cercana relacionas de negocios durante el gobierno aprista? IDL- Reporteros revela que fue con Odebrecht, la gigante transnacional brasileña, principal contratista del periodo de Alan García.

Según la investigación, Transportes Don Reyna fue subcontratista de Odebrecht. La relación entre ambas fue muy estrecha, tanto que la empresa de los Nava compró “cinco volquetes que Odebrecht había traído al país para la construcción de los tramos 2 y 3 de la carretera Interoceánica Sur”.

Ojo que esta empresa, Transportes Don Reyna, es la misma que transportó insumos químicos a COMARSA, la empresa minera vinculada a la familia Sánchez Paredes. Según esa investigación de Gustavo Gorriti y Sheilla Díaz de IDL en Seguridad Ciudadana en el 2008, fueron por lo menos nueve cargamentos entre la compañía de José Antonio Nava y la de los Sánchez Paredes.

 

2. Gol da Brasil

Alany el regalito. Foto: Desde el tercer piso

Alan y el regalito. Foto: Desde el tercer piso

Odebrecht no fue una empresa cualquiera que tuvo contratos con el Estado durante el segundo gobierno de García. La firma brasileña, como recuerda la investigación de IDL-Reporteros, fue una de las que más se benefició: en el 2009 tuvo el segundo puesto en el ranking de los 100 proveedores más importantes del Estado; y en el 2011 alcanzó el primer lugar.

Además esta compañía tiene, entre sus cualidades más negativas la falta de transparencia. No solo en Perú, sino en otros países de la región, ha enfrentado denuncias por corrupción y sobrecostos. Sin embargo, pese a estas conocidas “cualidades”, la relación que tuvo con el propio Alan Gacía fue, probablemente, distinta a la que pudo tener con presidentes anteriores y con otras naciones como Ecuador (donde expulsaron a la empresa). La muestra de la cercanía entre Alan y Odebrecht quedó demostrada con el regalo de la empresa brasileña: una imitación del Cristo de Corcovado con el nombre del Cristo del Pacífico. Un memorex de cómo fue esta donación, por José Alejandro Godoy:

En su declaración a la Megacomisión, Alan García dijo que la iniciativa de la edificación de la estatua fue propuesta por el denominado “Grupo Brasil”, un grupo conformado por la Embajada de Brasil en el Perú para la asesoría a sus connacionales para que puedan realizar inversiones en nuestro país.

Sin embargo, todos los indicios recabados por el grupo de trabajo parlamentario apuntan a que la única compañía involucrada fue la constructora brasileña. Todos los documentos de construcción de la estatua, traslado de la misma e importación tienen vínculos con las sucursales peruanas de la compañía y la asociación constituida para las acciones de responsabilidad social de Odebrecht. No hay indicios de la intervención de otras empresas. De hecho, quienes firman la carta de la donación al Estado peruano (Darcy Machado Filho y Barata) lo hacen a nombre de la Asociación Odebrecht.

Yep, el Cristo del Pacífico todavía está bien puesto en Chorrillos y, a veces, a lo lejos, de noche, puedes verlo brillar un poquito. Además, cuando Alan quiso sorprender a Lima con este “monumento” (que no entendíamos su razón de ser), la periodista Jacqueline Fowks halló esto:

El presidente Alan García inauguró la base de una escultura semejante al Cristo de Corcovado que, por su iniciativa, colocará en el Morro Solar de Lima. Dijo que aportó 100 mil soles y el resto otros generosos empresarios brasileños. Una resolución ministerial de abril acepta la donación de la ‘Asociación Odebrecht para el desarrollo sostenible’  avaluada en más de 830 mil dólares.

Listo, está clara y recordada la relación del segundo gobierno aprista con la empresa brasileña. Sigamos.

 

3. Las 44 contratistas prefieren un estudio joven

José Antonio, el hijo de Luis Nava Foto: La República

José Antonio, el hijo de Luis Nava Foto: La República

El hijo de Luis Nava, José Antonio, aceptó a IDL-R que Transportes Don Reyna -empresa que preside- fue subcontratista de Odebrecht en diferentes obras y proyectos antes y después del periodo de Alan. Aún así, no aceptó la influencia que han tenido para estos subcontratos.

Yo no voy a dejar de trabajar con las mismas empresas con las que he trabajado y llevar el pan a mi casa porque, digamos, estas empresas van a trabajar con el gobierno, lo que siempre han hecho.Yo entré a trabajar en Interoceánica. Interoceánica es una obra que la dio Toledo. ¿Dónde está la influencia?

¿Dónde? La investigación de la periodista Romina Mella lo sigue revelando con este otro caso. La empresa Transportes Don Reyna no fue la única empresa vinculada con Luis Nava que trabajó para Odebrecht. También el 2006, la transnacional brasileña contrató los servicios del estudio Nava & Huesa Abogados, según IDL-Reporteros.

Sí, Nava otra vez. Luis Nava fundó este estudio en el 2003 nada menos que con los abogados apristas Nestor Walqui y, nada menos,  Genaro Vélez –el mismo abogado que defendió a Alan durante las investigaciones de la Megacomisión y en varios casos más–. En ese entonces se llamó Nava, Walqui & Vélez Abogados y Asociados.

Aquí ocurrió lo mismo que con Transportes Don Reyna, pero con otro hijo. En 2004, el exsecretario general de Alan García transfirió su participación en el estudio a su hijo Luis Nava Jr., convirtiéndose en el accionista mayoritario. En el 2006, cuando Nava ya andaba en Palacio, este estudio –pese a ser casi nuevo– tuvo tremendos contratos y un despegue económico increíble.

Ese año, Nava & Huesa Abogados tuvo ventas anuales por 896 mil 586 soles. Al año siguiente, 2007, las ventas [es decir, el monto total declarado por el pago de los clientes] crecieron por encima del 45 por ciento. Y en el 2010 sus ingresos fueron casi el doble que los del 2006. En ese lapso, el estudio patrocinó a 69 empresas, de las cuales 44 tuvieron una relación contractual con el Estado, principalmente en los sectores de construcción, pesca, bancos y seguros.

Leyeron bien: 44 empresas que tenían contratos con el gobierno en sectores críticos fueron patrocinadas por el estudio de abogados fundado por el hijo de la mano derecha de Alan García. Y a que no adivinan qué compañía fue una de las 44 empresas que eligieron a este estudio con solo tres años de creación: Odebrecht Perú Ingeniería y Construcción, parte del holding empresarial de Odebrecht que durante el gobierno de García obtuvo contratos por un monto total de 170 millones 179 mil 296 soles.

 

4. No solo era el favorito de Odebrecht

Foto: Diario16

Foto: Diario16

La otra parte de la investigación de Romina Mella revela que este estudio de abogados no solo era el favorito de las empresas que tenían contractos con el Estado durante el gobierno de García, sino que también adquirió gran popularidad entre los principales bancos del país y empresas del Grupo Brescia.

Además, el estudio del hijo de Nava patrocinó a seis compañías pesqueras. Entre ellas, la pesquera TASA. Esta última, precisamente, es una de las involucradas a la “pesca negra” de anchoveta. Como recordarán, una investigación de la periodista Milagros Salazar para IDL-Repoteros reveló que con este mecanismo las empresas más poderosas del sector declaraban menos cantidad de pescado del que habían capturado, consiguiendo que el Estado pierda 100 millones de dólares.

Dato MÁS que curioso que nos recuerda la investigación de IDL-R: en mayo del 2011, dos meses antes de que finalizara el segundo gobierno aprista, Luis Nava fue designado ministro de la Producción, precisamente la cartera encargada de regular el sector pesquero. ¿Todo encaja?

 

5. ¡Aja! Comunicore everywhere

Miguel Garro, el gerente de Relima. Foto: Perú21

Miguel Garro, el gerente de Relima. Foto: Perú21

Sí, hasta puede parecer cómico pero la famosa empresa Comunicore también está metida en este caso. El dato puede ser un poco difícil de comprender, pero se lo explicaremos para que no le queden dudas.

La investigación de IDL-R encontró que tanto Transportes Don Reyna como el estudio Nava & Huesa Abogados han mantenido relaciones comerciales con el amigo de todos, Miguel Garro. ¿Ya se olvidaron de este señor?  Miguel Garro Barrera era el gerente financiero de Relima cuando Comunicore le compró la deuda. La investigación de  la revista PODER reveló que Garro era también el dueño de todo un imperio comercial llamado MGB, en el que el narcotraficante Alex Montoya era gerente.

¿Y eso qué tiene que ver con Nava? Según IDL-R, la historia va así:

  • Uno de los primeros clientes de Transportes Don Reyna, cuando Luis Nava todavía no estaba en Palacio, fue la Constructora Upacá, de la familia Piccini. Esta empresa también fue cliente del estudio de dos de los hijos de Nava. Así fue como el hijísimo José Antonio Nava conoció a Garro, que, resulta, era un empleado de confianza de los Piccini. Esta familia eventualmente le encargaría la gerencia administrativa financiera de Relima, donde el grupo familiar tiene el 30% de las acciones. Hasta que en el 2006 abre una nueva constructora con Luis Felipe Piccini, llamada Sirius.
  • La Constructora Sirus, Comunicore y Transporte Don Reyna operaban en el mismo edificio de Miraflores. Ese ubicado en la calle Shell que ya les habíamos mostrado.
Comunicore y las empresas de los hijos de Nava operaban acá.

Comunicore y las empresas de los hijos de Nava operaban acá.

  • Luego de conocerse todos, aparentemente se hicieron amigos. Esta cercanía queda demostrada porque Garro y José Antonio Nava compraron juntos fifty-fifty una casa de 200 mil dólares en La Planicie.

Ahh, bueno. Comprar una casa es otro level. Sin embargo, ahí no queda todo. La propiedad la adquieren en el 2006, año del increíble despegue del estudio del hijo de Nava. No es el único hecho relevante del año. ¿Qué pasó también? Ese año Comunicore cobró el dinero de la Municipalidad de Lima.

El último dato para cerrar el asunto Comunicore y nos genere aún más sospechas: Transportes Don Reyna trabajó para Relima durante el segundo Gobierno de Alan yyy (lo que ya te imaginabas) en este periodo Relima obtuvo contratos con el Estado por un total de 395 millones 970 mil 417 soles. Muuucho más que en otros gobiernos.

Esta es la historia de cómo pesó tener el apellido del secretario general de la República -mano derecha de Alan García- a la hora de hacer negocios.  ¿Y los informes de la Megacomisión? Ah, anulados por un juez. ¿Y la candidatura de Alan al 2016? Confirmada por el propio Mauricio Mulder.

Ahora podemos seguir hablando de López Meneses.