internacionales , noticias , politica Jueves, 16 octubre 2014

¿Vale re-reelegirse solo por ser de izquierda? La victoria de Evo Morales abre el debate otra vez

Este domingo, Evo Morales volvió a generar polémica. Fue re-reelegido con el 60% de los votos, es decir, el presidente boliviano continuará con un TERCER mandato. Su rival, Samuel Doria Medina de Unidad Demócrata (UD), quedó segundo con cerca de un 25%. Morales se quedará hasta el 2020 frente al Palacio Quemado, es decir, 14 años en el poder. Pero esta victoria ha abierto una discusión sobre las prácticas reeleccionistas de este gobierno sudamericano. Sobre todo por cómo lo consiguió.

Foto: Rcinet.ca

Foto: Rcinet.ca

Si ha sido reelegido con un alto porcentaje frente a su rival es por varias razones, entre ellas, el crecimiento que ha tenido Bolivia y las reformas sociales que ha emprendido. Pero lo cierto es que Evo Morales hizo algunas maniobras para poder postular por tercera vez a la presidencia. Recordemos que para que se dé esta re-reelección, el Tribunal Constitucional consideró que su primer mandato comenzó en 2010, con la reforma de la Constitución, es decir, que cuando se eliminó la República y se creó el Estado Plurinacional de Bolivia, ese -que ya era su segundo periodo- contaba como el primero. Con eso, la tercera sería contada recién como re-elección. Para algunos, este antecedente y su victoria, tienen rasgos de autoritarismo. ¿Esto no nos hace recordar a un episodio muy nuestro, muy peruano? ¿Se podrá comparar con Fujimori? 

Lo más férreos opositores podrán decir que sí se puede, como Aldo Mariátegui que ha dicho que todo lo que ha hecho Morales es fiel al estilo fujimorista. Sin embargo, hay otros que admiran este triunfo del Movimiento al Socialismo (MAS) porque consideran que Evo es un hombre progresista que en los últimos años ha devuelto la fe al pueblo boliviano, el país más pobre de Sudámerica.

 

Empoderó a Bolivia

Foto: Elmundo.com.bo

Foto: Elmundo.com.bo

El escritor boliviano Edmundo Paz Soldán, en entrevista con Perú21, analizó la situación actual de su país y dio su opinión respecto a la re-relección de Evo Morales y sobre lo que ha conseguido este presidente.

Nosotros hemos tenido siempre una autoestima muy baja y, si hay algo que se reconoce, en los últimos diez años con Evo, es que el boliviano se siente más orgulloso de ser boliviano y parte de ese orgullo pasa también por esta demanda marítima, que muchos gobiernos han preferido obviar por el hecho de tener buenas relaciones comerciales con Chile.

Además, señaló que con Evo hubo un «empoderamiento» de las bases indígenas y una «autoafirmación» de la identidad del boliviano, muy importante en un país con una mayoría indígena rezagada a no participar de la vida política.

De hecho, eso es bastante cierto. Según un informe del Centro para la Investigación Económica y Política (CEPR) en Washington, citado por The Guardian, «Bolivia ha crecido mucho más rápido en los últimos ocho años que durante los últimos 35 años». De acuerdo con el reporte, estos beneficios han sido sentidos por el pueblo boliviano, ya que la pobreza disminuyó en un 25% y la pobreza extrema en un 43%. Esas son algunas de las razones por las que el 60% de Bolivia, incluidas las regiones opositoras como Santa Cruz, han votado por Evo.

Peeeeero Paz Soldán reconoce el peligro:

Está prácticamente a punto de conseguir dos tercios en el Palacio Legislativo. Si lo hace, puede cambiar la Constitución sin apoyo de otros partidos. Entonces, sí hay un peligro de perpetuarse en el poder. Él dice que se va a retirar luego de esta elección, pero el problema de esta revolución caudillista es que el caudillo no deja que aparezcan nuevos líderes dentro de su partido. 

Probablemente, en el 2020 volveremos a tener este debate.

 

¿Presidente vitalicio?

Foto: Tuteve.tv

Foto: Tuteve.tv

Aquí  en Perú, a algunos tampoco les ha parecido negativo este tercer periodo de Morales. ¿Está bien defender a un gobierno solo por ser de izquierda, un antiyanqui? Recordemos que después de conocer los resultados, Evo dedicó su triunfo a Fidel Castro, al fallecido Hugo Chávez, y a todos los gobiernos «antiimperialistas» del mundo.

Sigrid Bazán, en su columna publicada en diario Exitosa, se refirió a esto.

Primero, la reelección no te convierte automática­mente en dictador o autori­tario. (…) A la hora de la hora, es muy fácil señalar con el dedo y echar la culpa a alguien más, sean los débiles partidos, la falta de educación y de información, entre otros. En Bolivia entendieron estos problemas mucho atrás: ahora se han puesto a construir. En buena hora.

Entre los comentarios a esta opinión están muchos que preguntan: «¿dirías lo mismo si Evo fuera de derecha?» El politólogo Steve Levitsky también comentó en su Facebook y en una línea solo lanzó la advertencia: «Uy, cuidado con la defensa de la re-eleccion indefinida».

Si bien Evo Morales puede haber sido un buen gobernante y haber hecho que la bonanza económica de Bolivia sea reconocida hasta por el mismo Fondo Monetario Internacional, mostrar que el socialismo no daña la economía mundial, no es todo.  Creer que solo una persona es la única capaz de dirigir un país, y que así pasen años de años, quizá implica un riesgo muy grande y terminamos viendo a un Evo vitalicio, un presidente para siempre.

En fin, la discusión está abierta. Solo debemos recordar que aunque Bolivia ha dado pasos enormes en la reducción de la pobreza, más de un millón de sus ciudadanos, según este informe de The Guardian, siguen viviendo con muy poco dinero al día. Además, tiene pendiente reducir el número de niños trabajadores; atender los pedidos del Defensor del Pueblo en Bolivia sobre las uniones civiles del mismo sexo y la igualdad en el matrimonio; y tocar el tema del aborto para hacer frente a las altas tasas de mortalidad materna del país. Y, ojo, uno de los más importantes: abordar las críticas de los líderes indígenas que lo acusan de no cumplir con sus compromisos para proteger a los pueblos y al medio ambiente.

Secured By miniOrange