noticias , politica Viernes, 10 octubre 2014

PPC, Perú Posible y ahora la izquierda. Todos los partidos políticos perdedores han implosionado después del 5 de octubre

Era junio del 2013 y la noticia del mes fue esta:

¿Todo fue una ilusión?

¿Todo fue una ilusión?

En ese momento, todos se sintieron fuertes, Susana Villarán, asesorada no sabemos por quién, se atrevió a ir a la reelección pero todo fue una ilusión. Al final, Susana decidió aliarse con Perú Posible, postuló a la reelección con una lista provincial llamada Diálogo Vecinal que nadie conocía y sacó solo 10% de votos. La realidad la golpeó y Enrique Cornejo la superó. A estas alturas ya sabemos qué pasó con Susana, Lo hemos explicado en otro post. Además, Fernando Tuesta también lo dijo: distanciarse del conjunto de sus otros aliados que eran de izquierda, ha llevado a la segunda derrota histórica de la izquierda que va a la reelección en Lima. La explicación de Tuesta da directo en el clavo porque la derrota de Susy no es solo su derrota sino la de toda la izquierda peruana. Así como lo leen. El primer tuit de alerta lo lanzó Rocío Silva:

En su columna de La República, Rocío lo dijo clarito: la izquierda fracasó en Lima. En un intento por hacer un mea culpa, ha pedido que se evalúe las razones del 10% que alcanzó Diálogo Vecinal. Ha llegado a decir que esto de la “unidad de izquierdas”, o sea el Frente Amplio, tiene que replantearse, que así la cosa no funciona. A esta crítica se suma la publicada hoy en Otra Mirada por Nicolas Lynch. Él dice que si se quiere construir un poder distinto se debe competir con “organización, inscripción, candidato”. Ouch Diálogo Vecinal. ¿Estamos siendo testigos de los últimos días de la izquierda en Lima?  No queremos alarmar pero los sucesos post derrota electoral muestran que los partidos de izquierda se han ido fragmentando todavía más. Ahora, ya hemos visto que este fenómeno de depresión está atacando a todos los perdedores del 5 de octubre, sino miremos al PPC y Perú Posible.

1. La mayor parte de culpa es de Susana

"Incoherencias" Foto: Diario16

A buen árbol te arrimas Foto: Diario16

“Una autocrítica desde la izquierda” es el artículo de Rocío Silva en el que curiosamente, critica a todos menos a Tierra y Libertad de Marco Arana.

“Quien tuvo la responsabilidad de la mayor parte de estos errores fue Susana Villarán, pero también muchos de los dirigentes del PS, de CxC, de FS, y otros partidos, así como la intelligentzia que ocupó las diferentes gerencias municipales con mucho desatino. 

Además, Silva Santisteban critica a la lista de regidores de Susana, en especial a Augusto Rey. Le recuerda al regidor electo que fue unas de las personas que manifestó en las calles contra la repartija y que, ahora, compartirá carpeta en el Concejo con Pilar Freitas.

“Hubo incoherencia a la hora de las alianzas electorales tanto desde la propia alcaldesa como desde los partidos de la vieja izquierda y los jóvenes elementos que se sumaron con las locas ilusiones de sacrificarse”

Es decir, con tus votos has logrado que una persona tan cuestionada -y por ti misma- llegue al poder. Eso sí, como remate pide que se “comience de cero”. Esto implica que se fortalezcan las dirigencias y que los jóvenes crean en una izquierda “que se construye, no en los arreglos electorales”. O sea,  la unión Perú Posible – Susana, no.

2. Villarán ha rechazado su herencia izquierdista

"Antipolíticos". Foto: La República

“Antipolíticos”. Foto: La República

Todo ha sido la muestra de prácticas antipolíticas. Eso es lo que dice Nicolas Lynch hoy en Otra Mirada sobre lo que ha pasado con Villarán, Tierra y Libertad y el Frente Amplio en estas elecciones. Aquí dos párrafos duros que no necesitan descripción:

  • Tierra y Libertad confundiendo la ética del predicador con la ética de la responsabilidad, quiere aparecer como el puro de la renovación izquierdista y prefiere definir las alianzas por las características del aliado y no por la prioridad que supone el enemigo a derrotar.
  • Susana Villarán, por su parte, rechaza su herencia izquierdista y a sus antiguos compañeros cada vez que puede, siendo de izquierda en la derrota y de centro en la victoria. Pero también se niega, en su actuación como alcaldesa a desarrollar el liderazgo nacional indispensable para el éxito de la gestión municipal. No quiere hacer política al renegar de su tradición y al renegar también de la competencia con otros líderes nacionales, insistiendo en una imagen de compromiso con una Lima popular que ya no existe.

Definitivamente esto no es una autocrítica. Lo que sigue del artículo es más fuerte: que lo que une a Susana y a TyL es su “rechazo a la política” en su discurso. Además que los dos jugaron a sacarle el máximo provecho al factor de poder con que contaban: con su candidatura y su inscripción, respectivamente. Para Lynch, ellos no quisieron que funcionara la fórmula “Villarán con incripción de Tierra y Libertad, prestada al Frente Amplio”. Los testigos de esto, asegura, son Patria Roja, PCP, Ciudadanos por el Cambio y el Partido Socialista. Lo publicado por el exministro de Educación revela los entretelones de una candidatura frustrada y nada unida.

3. “No fuimos capaces”

Foto: La República

Foto: La República

Hace poco, el politólogo Carlos Meléndez escribió en su columna que una de las involuciones de Susana Villarán pudo ser fácilmente reflejada en sus cuadros: pasar de Marisa Glave a Augusto Rey (sí, otra vez). Comparación odiosa. De hecho, Glave, de Tierra y Libertad, ha sido otra de las militantes que se ha manifestado sobre la no releección de Villarán, las debilidades y el futuro de la izquierda. Esto fue lo que dijo ayer, en una entrevista con Augusto Thorndike.

Glave la tiene clara: la izquierda en Lima no tiene un proyecto de izquierda y lo que tienen que hacer es atreverse por uno. Se lee raro, pero es así. Es más, reconoce que no se conectan con los sectores populares, una de las grandes razones por las que Villarán no pudo despegar y Castañeda sí; y que la alianza con Perú Posible la alejó de la propia izquierda. Yala.

“La izquierda está golpeada. Quien crea que Susana salió mal y eso nos libra, está mal. No fuimos capaces de construir una candidatura interna”.

“No fuimos capaces”. Primera persona en plural. Ojo: no quiso opinar mucho sobre el caso Pilar Freitas-Augusto Rey. De todas maneras eso será una cruz de quien fuese candidato a teniente alcalde de Lima. Después de leer todo esto, nos preguntamos dónde quedó el Frente Amplio y esa noticia de la “unión” por una izquierda fuerte en las elecciones. De las tres opiniones, está claro que hay diferencias, siendo -en teoría- del mismo grupo. Si en la derecha se sacaron los trapitos al sol, ya sabemos cómo están desde la otra esquina. Y no nos animamos a decir nada de quien podrá ser su carta para el 2016. No. Como señaló Antonio Zapata en su columna, el “futuro inmediato de la izquierda parece jugarse en ligas menores“.