noticias Viernes, 10 octubre 2014

Esto es lo que tienes que saber sobre el caso de Aurelio Pastor para que no te lo cuenten mal

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe

Ayer en la tarde pasó esto:

Foto: captura de pantalla, Canal N

“¿Oe, qué fue lo que dijo el juez?” Foto: captura de pantalla, Canal N

Y hoy cuando despertaste te encontraste con esto:

Por eso lo mejor que podemos hacer es rebobinar para entender qué hizo Aurelio Pastor, ex ministro de Justicia durante el gobierno aprista y también ‘compañero’ de los asiduos a la Casa del Pueblo, para ser procesado por la supuesta comisión del delito de tráfico de influencias.  

"Mejor alucina, por que no estoy entendiendo nada". Foto: Peru21

“Mejor, alucina, porque no estoy entendiendo nada”. Foto: Peru21

Primero escucha el audio

Todo empezó cuando Pastor le ofreció a la alcaldesa de Tocache, Corina de la Cruz, hacerle un favorcito ante el Jurado Nacional de Elecciones (JNE) para que sea repuesta en el cargo -porque había sido suspendida- a cambio de S/. 60 mil (con los que podrías comprarte 300 mil panes, más o menos).

Esto quedó registrado en el audio que la misma Corina grabó y que es la prueba principal en este proceso:

 

 

Si optas por no escuchar el audio, que dura más de 18 minutos, te vas a perder una clásica pulseada.

Desde el comienzo hasta el minuto 14:00 Aurelio se la pasa comentado sobre cómo ha estado sentado con tres de las cuatro personas que deciden en el caso (0:20) , que ellos han acordado vacar y no suspender (1:35) y que les pidió tiempo para que se demoren todo lo posible (1:55).

Posteriormente, hablando sobre la elevación del caso a la Corte Suprema, Pastor afirma que conoce a casi todos ahí y que lo puede arreglar (3:55), que tiene buenos amigos ahí (7:15). Luego reitera que el presidente del jurado [Jurado Nacional de Elecciones] es su amigo y que los cercanos son más amigos aún (9:00).

Luego dice que esto no se soluciona con plata, sino con amistad (12:00), que va a sacar a almorzar al asesor del presidente para pedirle el favor (12:24) y es en el minuto 13:45 que pide 30 mil soles de entrada y 30 mil soles de salida.

Otra cosa: en el minuto 14:00 queda claro que Pastor está hablando de “agilizar” el proceso.

Luego de leer esto sería bueno que chapes tu código penal (qué, ¿no tienes uno?) para buscar el artículo 400 y leer juntos en voz alta:

Artículo 400. Tráfico de influencias

El que, invocando o teniendo influencias reales o simuladas, recibe, hace dar o prometer para sí o para un tercero, donativo o promesa o cualquier otra ventaja o beneficio con el ofrecimiento de interceder ante un funcionario o servidor público que ha de conocer, esté conociendo o haya conocido un caso judicial o administrativo, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor de seis años y con ciento ochenta a trescientos sesenta y cinco días-multa.

Si el agente es un funcionario o servidor público, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de cuatro ni mayor de ocho años e inhabilitación conforme a los incisos 1 y 2 del artículo 36 del Código Penal y con trescientos sesenta y cinco a setecientos treinta días-multa.

 

Augusto Álvarez Rodrich vs. Aldo Mariátegui

Qué paja es encontrar dos puntos de vista totalmente diferentes al respecto, ¿no? Mientras que Augusto habla de lobbies indebidos y de una sentencia histórica, Alditus nos comenta que el mejor abogado de Lima (¿dónde entregan ese premio ah?) le ha dicho que acá no hay delito.

Escribe Álvarez Rodrich en su columna de hoy publicada en el diario La República:

(…) La sentencia a Pastor es histórica no solo por ser el primer funcionario aprista de alto nivel del segundo gobierno del presidente Alan García que es condenado, sino porque es la primera vez que un ministro de Estado iría a la cárcel por esa causa.
Es, además, una sentencia particularmente oportuna en un momento como el actual, en el que se descubren, por aquí y por allá, la existencia de lobbies indebidos con el fin de facilitar decisiones del Estado a favor de intereses particulares.
Pastor fue, además, el típico ministro bravucón al que se le subieron los humos con el cargo y que se comportaba con ese estilo que se corresponde con el dicho de ‘autoridad que no abusa, se desprestigia’. En este sentido, él no solo es el primer ex ministro condenado por tráfico de influencias, sino el único que tuvo que ser despedido del cargo por negarse a aceptarlo cuando lo ordenó el ex presidente García.

(…)

Sentencias como estas ayudan a combatir la corrupción –una lacra antigua que perjudica profundamente el progreso y la calidad de vida de los peruanos más pobres– porque el factor que más incentiva a usar el Estado como chacra propia para el interés particular es la impunidad, y con estas condenas se le notifica a los truhanes que pululan por el sector público sobre lo que, eventualmente, podría pasarles.

 

Y por otro lado, Aldo Mariátegui en Perú21 dice:

(…) Hace unos meses le pregunté al mejor abogado limeño si Aurelio Pastor podría ser condenado por tráfico de influencias. El ínclito letrado me respondió que eso era imposible, dado que Pastor no ocupaba ningún cargo público en el momento del supuesto ofrecimiento. Verbigracia, no tenía un poder público para usar indebidamente. Y añadió que un juez siempre en principio debe desestimar las pruebas obtenidas por grabaciones ocultas, más aún si el delito no era particularmente serio (como asesinato, secuestro, peculado, extorsión) para la sociedad y encima este no se había consumado, porque la supuesta influencia no se usó jamás. Para este penalista, esto no pasaba de una fanfarronada típica entre abogados, que suelen decirle a sus clientes que “conocen a todo el mundo” para solucionarles sus problemas. Finalizó advirtiéndome: “Si condenan a Pastor por esta tontería es que estaremos definitivamente ante una persecución política contra el Apra más que contra su persona. No se puede condenar a nadie por esto. Evidentemente, la idea detrás de esto sería abrir trocha para que Alan sea el siguiente condenado penalmente”. No agrego más para el lector… (…)

 

¿Y qué dice Aurelio?

Con un tweet, Aurelio Pastor anunció que ha pedido su separación del partido de la estrella tras la sentencia:


La defensa del ex ministro aprista siempre ha girado en torno al argumento de que él nunca ofreció nada indebido y que todo fue una trampa. 

Obviamente ha apelado así que, según dictan las normas legales de nuestro país, esto todavía tiene para rato.

Otra cosa: Aurelio tiene dos abogados: uno es Julio Rodríguez y el otro es César Azabache. Al primero lo has escuchado hasta en la sopa porque también es abogado de Orión y de Luchito Castañeda. El segundo solía ser un jedi procurador anticorrupción.

Don Aurelio y sus dos abogados. Foto: ANDINA

Don Aurelio y sus dos abogados. Foto: ANDINA

 

Por otro lado, hay que recordar que Aurelio Pastor sigue siendo investigado por el caso de los narcoindultos. La Fiscalía de la Nación aún se encuentra indagando sobre su participación.

Diego Pereira

I'm back, bitches / twitter: @algunpereira / correo para chismes: diego@utero.pe