noticias , politica Miércoles, 1 octubre 2014

Los cinco peores momentos en Twitter de Fabiola Morales, la regidora que tendremos hasta el 2018 gracias a Castañeda

Solo un milagro (y eso) podría lograr que este domingo Castañeda no gane. Por eso, con toda la resignación del mundo, y para que lo lamentemos aún más, este post es para recordarles quiénes entrarán a la Municipalidad de Lima hasta el 2018.

Ayer conocimos la vida y obra de Patricia Juárez, la próxima teniente alcaldesa. Ahora es turno de la regidora número 10 de la lista amarilla.

Foto: Su Twitter

Tarán. Foto: Su Twitter

Así es. Fabiola Morales estará de vuelta desde enero y en el Concejo municipal.

Para los que no recuerdan quién es esta señora de polo amarillo, aquí se lo refrescaremos con los mejores momentos que ha protagonizado en los últimos tiempos y en orden cronológico.

La excongresista es conocida por ser, así como Patricia Juárez, archidefensora de Castañeda. Aunque ella lo hace más en las redes sociales. De hecho, es casi casi una tuitstar. Sin embargo, no todos sus tuits han sido para defender a su líder. Esto es lo que más recordamos de nuestra próxima regidora:

 

1. Gastón Acurio la cuadró

tuitmorales

¿También se metió con Gastón Acurio? Algo así.

Esto ocurrió en enero del 2012, cuando la solidaria pretendió utilizar un tuit del destacado chef para atacar a Villarán.

Acurio criticó desde su Twitter que pese a la veda de los productos hidrobiológicos en la ciudad de Camaná, Arequipa, existan ambulantes de comida que ofrezcan camarón.

En Camaná los puestos de ambulantes de camarón están a la orden del día. La gente no toma conciencia aunque se le explica”

Con una rapidez mental, Fabiola Morales le respondió lo que ven en la imagen, cuando ni siquiera se hablaba de Lima. Acurio al toque le dijo que qué tenían que ver papas con camotes si no estaba mencionando al Jirón Camaná del Centro sino al distrito arequipeño. Ayn.

 

2. La apanaron por el hashtag #sercaviar

Este sí fue hasta divertido. A Morales no se le ocurrió nada mejor que crear el hashtag #sercaviar y hacerlo tendencia en Twitter. Pero no pensó que todos se le irían encima y la terminaría apanando por lo excesivo que fueron sus tuits.

  • #Sercaviares Viajar en business class para ir a dar una Conferencia sobre Pobreza”
  • “#sercaviar es cobrar aguinaldo de Navidad siendo agnóstico o ateo y ADIOS!”
  • “#sercaviar es quitar las placas de las obras hechas en #Lima para adjudicárselas como propias. Aplausos!”

Este último tuit fue el que despertó a las masas y toooodos se fueron encima.

 

3. Fue racista y hasta el Ministerio de Cultura pidió rectificación

En junio del año pasado, Morales llamó “monos” a los jugadores ecuatorianos durante un partido de fútbol con Perú. Su pasión futbolera fue muy criticada por los usarios de Twitter quienes la acusaron de racista y xenófoba. Como verán, no fue un solo tuit sino varios en la misma línea. Esto generó que hasta el propio Ministerio de Cultura se pronunciara al respecto y le pidió una rectificación. El entonces viceministro de Interculturalidad, Paulo César Vilca, envió una carta a la excongresista, para invocarle una rectificación en sus comentarios discriminatorios. Y le dijeron:

“Quisiera manifestarte que el uso de nombres de animales para hacer referencia a los rasgos fenotípicos de una persona o de determinada población constituye una práctica de discriminación”

Un poquito de roche.  

 

4. Llamó “enfermos” a los gays

Foto: El Comercio

Foto: El Comercio

Como se imaginarán, nuestra próxima regidora no es muy amiga de #UniónCivilYa. De hecho, no le gusta nadita. La comunicadora de la de Piura, universidad del Opus Dei, considera que la homosexualidad es un problema psiquiátrico que merece tratamiento. Durante un congreso diocesano en Tacna hace un año, se refirió públicamente a los gays como enfermos mentales y hasta los comparó con personas depresivas.

“El homosexualismo es un problema que lógicamente lo es. Es un problema sicológico, es un problema psiquiátrico“.

En ese entonces, el proyecto de ley de la unión civil del congresista Carlos Bruce no estaba tan de moda como ahora y no era un tema en agenda de nadie. Pero desde ya Morales se mostró siempre en contra y dijo: “¿Católico y político? Compatibilidad entre la fe y la tarea política”. Un par de años antes -cuando Bruce todavía no había dicho públicamente que es gay-, ella lo había atacado por Twitter también. El congresista prefirió no responderle.

5306180877_7a83d05c6d_z Ya sabemos entonces cuál será la posición de la Municipalidad de aprobarse esta iniciativa…  

 

5. Utilizó la muerte de Luis Choy para promover el Sí

 

Este fue una de los últimos tuits que generaron más controversia. El fotógrafo Luis Choy fue asesinado en la puerta de su casa. La noticia fue una sorpresa y en ese momento todo apuntó a que la inseguridad en Lima estaba cada vez peor.

Quizá muchos pudimos pensar y renegar de esta ciudad insegura ante un crimen despiadado. Sin embargo, Morales acusó -de primera- mencionó a Susana Villarán, como si fuera la responsable de esta muerte por su mala gestión municipal. Lo peor es que esto ocurrió en pleno proceso de revocatoria y como todo sabían, Morales era una de las voceras del Sí. No cayó nada bien a los tuiteros y hasta empezó a circular cómo reportarla como spam al servicio de Twitter.

Este tuit no solo molestó a los amigos y no amigos de Choy, sino hasta a su propio partido, Solidaridad Nacional. El congresista amarillo José Luna le pidió un poco de respeto a Fabiola Morales y le dio las condolencias a los familiares del periodista.

 

 Yapa: Cobró gastos de instalación del Congreso y vivía en Lima

No podemos olvidarnos que en el 2006 fue muy criticada por la prensa cuando se reveló que cobró 16,300 soles por “gastos de instalación”, pese a que era congresista reelecta y vivía en Lima desde el 2001. Este bono solo es para los parlamentarios de regiones y que son elegidos por primera vez. Morales justificó el cobro señalando que lo hizo porque “es un derecho”. Sin embargo, las presiones de su bancada consiguieron que devuelva el dinero. En una carta enviada a La República dijo:

Sí considero que, dada la situación de pobreza del país, es un gesto político importante el que un congresista se abstenga de cobrar por instalación. En mi caso, debido a que tengo un programa social de donación de sillas de ruedas, mi idea era destinar el dinero a dicho programa. La Oficialía Mayor me informó que no era posible y opté por devolverlo.

Fabiola Morales fue elegida congresista por Piura en el 2001 y en 2006. Luego del caso por los gastos de instalación, postuló en Lima en el 2011 pero esta vez no la agarró.

Con el porcentaje que podría sacar Castañeda, y al tener el número 10, es casi un hecho que Fabiola Morales tiene asegurado hasta el 2018 mucho más que unos “gastos de instalación” congresales.