noticias Jueves, 24 julio 2014

De cómo Yván Vásquez le quitó el canon petrolero a Loreto hasta el 2025

El presidente regional de Loreto –que se entregó a la justicia anoche– recortó el canon petrolero a todo Loreto por once años. Varios millones de soles se destinarán a pagar una obra que, literalmente, hace agua. Todas las municipalidades de Loreto se endeudaron, sin saberlo, hasta el 2025.

Y

Yván Vásquez recortó el canon petrolero de Loreto para pagar las obras del alcantarillado. Ninguno de los alcaldes estaba enterado.

Wilmer Carrasco Cenepo es el alcalde de la provincia del Datem del Marañón, en Loreto. Su provincia, a pesar de ser una de las más ricas en petróleo –allí se encuentran el lote 1AB de Pluspetrol y varios pozos en exploración–, figura en la lista de las 20 provincias más pobres del Perú, según el último censo del INEI. Además, y aunque parezca insólito, desde abril del 2009 el monto por canon y sobrecanon petrolero les ha sido recortado.

La ciudad de Iquitos y la provincia del Datem del Marañón son parte de la misma región, pero las distancias entre ambas son enormes: tres días por tierra y río o una hora y media, por vía aérea. Pero las distancias no son solo físicas. Desde Iquitos, el Gobierno Regional de Loreto autorizó que al Datem del Marañón se le descuente lo correspondiente al canon y sobrecanon petrolero para financiar una obra de alcantarillado en la lejana capital de la región.

Wilmer Carrasco está resignado. Contra una ley no se puede hacer nada. Foto: MINEM

Wilmer Carrasco está resignado. Contra una ley no se puede hacer nada. Foto: MINEM

Eso nos ha perjudicado bastante, varias obras se han quedado paralizadas –dice Wilmer Carrasco, alcalde del Datem del Marañón–. Hemos tratado de hablar pero no se puede hacer nada.

Pero el caso de la municipalidad provincial del Datem del Marañón no es el único. Desde el 2009, las 51 municipalidades distritales y las siete provinciales que forman la región Loreto han dejado de recibir parte de lo que les correspondía por concepto de canon y sobrecanon petrolero. No solo ellos, sino también el Instituto de Investigaciones de la Amazonía Peruana (IIAP) y la Universidad Nacional de la Amazonía Peruana (UNAP).

Más de 187 millones y medio de soles que les hubieran correspondido fueron destinados a  financiar parte del proyecto Mejoramiento y Ampliación del Sistema de Alcantarillado y Planta de Tratamiento de la ciudad de Iquitos. Esto, a pesar de que, como aseguran los burgomaestres perjudicados, solo cuatro de los 51 distritos de Loreto serán  “beneficiados” directamente por esta obra. “Beneficiados”, es un decir: las deficiencias de este alcantarillado han ocasionado que la ciudad se inunde con las lluvias de estas semanas.

Adela Jiménez, alcaldesa provincial de Maynas, debe hacer frente a los descuentos del canon y a los gastos del alcantarillado.

Adela Jiménez, alcaldesa provincial de Maynas, debe hacer frente a los descuentos del canon y a los gastos del alcantarillado.

–Ha sido una decisión arbitraria y nunca nos consultaron –refiere Adela Jiménez, la alcaldesa de la provincia de Maynas, donde se está ejecutando la obra–. Hay varias obras sociales que se han quedado paralizadas porque no tenemos este presupuesto. Lo peor, afirma, es que esa obra no sirve para nada.

El caso del alcantarillado es quizás el más cuestionado durante los dos polémicos períodos de Yván Vásquez como presidente regional. Ya se sabía que la obra casi duplicó su presupuesto inicial sin que los objetivos estén claros y que el informe en el que supuestamente se explicaba el sustento técnico desapareció. Lo que no se sabía hasta hoy es que para concretar esta obra todas las municipalidades de Loreto tuvieron que dar parte de su presupuesto y endeudarse hasta el 2025.

 

Hecha la Ley

Las conversaciones para realizar el proyecto del alcantarillado comenzaron en 2007. En ese momento, el Gobierno Regional de Loreto (GOREL) se reunió con el Banco Japonés para la Cooperación Internacional (JBIC), con el entonces Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento y con el Ministerio de Economía para ver las posibilidades de realizar esta obra. Todos estuvieron de acuerdo, el proyecto era viable y el Banco de Japón haría un préstamo de 460 millones de soles. Al final el proyecto terminó costando 734 millones, casi el doble.

En agosto del 2008, en una minuta de conversaciones entre el Banco de Japón y el Perú, el GOREL, presidido por Yván Vásquez, se comprometió a pagar parte de este préstamo con los recursos del canon petrolero. El acuerdo financiero fue el siguiente: antes de que el dinero sea distribuido a las provincias, distritos y centros de estudio, sería transferido a una cuenta en el Banco de la Nación como parte del fondo especial de fideicomiso para pagar la deuda.

Lo increíble es que los únicos que sabían de este acuerdo eran Yván Vásquez, los representantes del Ministerio de Economía, Ministerio de Vivienda y el gerente de SEDALORETO.

Para Enrique Cornejo, actual candidato a la alcaldía de Lima, lo del préstamo era una excelente noticia.

Para Enrique Cornejo, actual candidato a la alcaldía de Lima, lo del préstamo era una excelente noticia.

Por esos días, Enrique Cornejo, entonces ministro de Vivienda, anunciaba que este convenio con Japón era el producto de la exitosa gira de Alan García por ese país y que el JBIC también financiaría obras de alcantarillado en Cajamarca y Lima Norte hasta por un monto de 220 millones de dólares.

– El JBIC dará este financiamiento en condiciones muy favorables, será un préstamo blando –declaró para la agencia Andina–.

Un año después, la Ley del Presupuesto del Sector Público formalizó la propuesta de Yván Vásquez y selló la minuta de conversaciones, facultando al Ministerio de Economía y Finanzas “para autorizar operaciones de endeudamiento con cargo a los recursos del canon, sobrecanon y regalías” de los gobiernos regionales. La ley estaba hecha y no había vuelta atrás.

 

Todo al alcantarillado

Los ductos del alcantarillado colapsaron e Iquitos se inundó. Foto: La República.

Los ductos del alcantarillado colapsaron e Iquitos se inundó. Foto: La República.

Cuando en abril del 2009 empezaron los descuentos, cundió el pánico. “Nadie sabía por qué no llegaba todo lo del canon”, nos comenta uno de los alcaldes afectados. Después de varias idas y venidas, Petroperú les explicó lo que había pasado.

Al inicio, el presupuesto total del proyecto del alcantarillado estaba previsto en 415 millones de soles; sin embargo, de un momento a otro, en el 2010, esta cifra se elevó a 592 millones de soles. Cuando se quiso conocer la razón de este súbito aumento, la respuesta fue sorprendente: el informe con el sustento legal había desaparecido. El informe perdido había sido firmado por el congresista Norman Lewis cuando estaba como presidente regional encargado. Yván Vásquez se comprometió en más de una ocasión, y en más de un medio de prensa, a entregar ese informe, pero hasta la fecha continúa extraviado.

Finalmente, hasta ahora, el presupuesto de la obra ha seguido aumentando y ha llegado a la suma de 734 millones de soles, casi el doble de lo previsto.

En este camino de aumentos, los que llevaron la peor parte fueron las 51 municipalidades distritales, las siete provinciales, la UNAP y el IIAP. A medida que el presupuesto se elevaba, su deuda se extendía sin que estas entidades lo supieran. Desde abril del 2009 hasta finales del 2012, más de 145 millones y medio de soles se fueron por el alcantarillado.

–En enero del 2013 todo empieza a normalizarse y se empieza a distribuir parte del canon, pero en agosto otra vez deja de distribuirse sin que nadie sepa el motivo –señala el consejero regional José Francisco Quispe Farro.

Efectivamente, en agosto del año pasado la incertidumbre volvió a Loreto. Esta vez nadie sabía de dónde venía la orden para el descuento si, en teoría, ya se había cumplido con pagar el monto que les habían dicho. Quispe Farro solicitó al MEF que le expliquen cuál había sido el sustento para reactivar las deducciones. La respuesta le cayó como un balde de agua fría.

 

En el informe de respuesta, el MEF indica que “el Proyecto Mejoramiento y Ampliación del Sistema de Alcantarillado y Planta de Tratamiento de Aguas residuales de la ciudad de Iquitos se viene ejecutando y que una vez concluido, se dejará de detraer los recursos de canon petrolero para la contrapartida nacional, sin embargo” (…) “se deberá seguir detrayendo dichos fondos para destinarlos al pago del servicio de la deuda, el mismo que culmina su plazo de pago en el mes de setiembre del año 2025“.

Es decir, parte del dinero del canon de los distritos y provincias, destinado a fomentar la investigación y financiar la educación, seguirá yéndose por el alcantarillado sin que se pueda hacer algo al respecto.

 

Nada que hacer

Mirna Villacorta, anterior alcaldesa de Maynas y quien estuvo en el cargo cuando empezaron los descuentos del 2009, fue una de los que dirigieron los reclamos. Ella y 26 alcaldes enviaron cartas a Yván Vásquez solicitando que se dé marcha atrás con los descuentos realizados a sus espaldas.

 

–Nos opusimos, enviamos cartas, incluso conversamos con Velásquez Quesquén [entonces Premier] y él nos dijo que era una disposición superior y que no se podía hacer nada –recuerda–.

Villacorta refiere que Javier Velásquez Quesquén, ante la protesta de los burgomaestres, se comprometió a ayudarlos a ejecutar proyectos y a realizar las obras que, debido al descuento del canon, habían quedado paralizadas.

–Tuvimos una reunión con Yván Vásquez y con Velásquez Quesquén –dice– pero al final lo que se dijo no se cumplió y quedó en nada.

Javier Velásquez Quesquén escuchó los reclamos de los alcaldes cuando era Premier.

Javier Velásquez Quesquén escuchó los reclamos de los alcaldes cuando era Premier.

Por su parte, el actual congresista Velásquez no recuerda a qué solución llegaron, pero lo que sí afirma es que el gobierno regional no podría haber autorizado ningún descuento sin un convenio con los municipios.

–Un presidente regional no puede tomar recursos del canon –manifiesta–, para tomar esos recursos tiene que haber convenios con los municipios en los que ellos expresen su voluntad y estén de acuerdo.

Los convenios que menciona Velásquez Quesquén no existieron, por el contrario, lo que sí abundan son cartas y oficios de reclamo. Sin embargo, pasaron los años y, eventualmente, a los afectados no les quedó más que asumir los descuentos. Gonzalo Tello, consultor de la FAO y ex investigador del IIAP, trabajaba en proyectos de mitigación del cambio climático cuando el Instituto dejó de percibir lo correspondiente al canon petrolero. Los proyectos se paralizaron y Tello tuvo que salir de Iquitos a buscar nuevas oportunidades de trabajo en Lima.

Estos son los descuentos que sigue sufriendo el Instituto de Investigación de la Amazonía Peruana (IIAP)

 

Igualmente, Wilmer Carrasco, el alcalde provincial del Datem del Marañón, ya se cansó de luchar. Al inicio trató de oponerse a esta medida perole dijeron que no había marcha atrás ni lugar a dónde quejarse.

–Es la ley, señorita, lastimosamente es la ley y no podemos hacer nada –dice más resignado que al inicio.

La actual alcaldesa de Maynas, Adela Jiménez, es una de los que llevan la peor parte. El cuestionado alcantarillado sí pasa por su provincia pero eso es peor aún. Debido a la mala calidad de la obra, las calles se han inundado con las lluvias y es su gestión la que debe correr con las refacciones.

–Tenemos que gastar parte de nuestro presupuesto en arreglar lo que sale mal del alcantarillado –expresa la alcaldesa–. La vez pasada hemos gastado 10 mil soles en reparar un buzón que había sido mal construido. ¿Quién nos va a devolver todo lo que gastamos?

Por esta razón, ella junto con los alcaldes distritales de la provincia de Maynas se encuentran preparando un proyecto para que se les devuelva todo lo que se les “ha descontado injustamente”. Jiménez, al igual que la mayoría de burgomaestres, no sabe hasta cuándo durarán estos recortes presupuestales. Lo que sí sabe es que tiene 11 proyectos paralizados y que Iquitos se sigue inundando.

 

El Aportante

Werner Guevara. Su familia aportó 565 mil soles a la campaña de Ollanta Humala.

Werner Guevara. Su familia aportó 565 mil soles a la campaña de Ollanta Humala.

Al parecer, en esta historia, el único beneficiado ha sido Werner Guevara, un empresario constructor que, como se supo, fue subcontratado para hacer la obra de alcantarillado en Loreto y administrar financieramente la obras de desagüe en Cajamarca. Guevara  así como los representantes de sus tres empresas subcontratadas – INALRE, INFISE e I&SGSA–  para las obras fueron aportantes de la campaña de segunda vuelta de Ollanta Humala.

Guevara aportó directamente 150 mil soles, dos accionistas de INFISE aportaron también 150 mil soles, la esposa de Werner Guevara, accionista de INALRE, aportó 150 mil soles, mientras que su cuñado puso 20 mil soles. Por si las dudas, el hijo de Werner Guevara también aportó 95 mil soles a la campaña.