noticias , politica , violencia Martes, 8 julio 2014

5 datos para entender por qué el ministro Urresti debe renunciar (aunque sea popular)

A ver, su atención un momento. Ya sabemos que hoy hay partido. También somos conscientes de que el tema de las elecciones de octubre se va colando de a pocos en la agenda. Pero, hay una noticia que no puede quedar en el olvido, y que tiene como protagonista a este señor:

Ya se deben haber enterado: El ministro del Interior, Daniel urresti, es investigado judicialmente por un presunto caso de lesa humanidad. Varias organizaciones civiles han pedido su renuncia, pero vayamos paso a paso.

 

¿De qué crimen de lesa humanidad estamos hablando?

Periodista Hugo Bustíos. Fuente fotográfica: La Mula

Periodista Hugo Bustíos. Foto: Caretas

Se trata de uno de los casos más emblemáticos de la época de violencia en nuestro país. En 1988, el periodista Hugo Bustíos fue acribillado y asesinado con explosivos por fotografíar al comandante EP Víctor La Vera.  Este comandante era, por entonces, acusado de la desaparición de 60 personas. 

 

¿Este crimen quedó impune?

Víctor La Vera fue condenado por el asesinato de Bustíos. Foto: Perú21

Víctor La Vera fue condenado por el asesinato de Bustíos. Imagen: Perú21

Sí y no. En 2007, los militares que dinamitaron al periodistas fueron sentenciados. Víctor La Vera recibió 17 años y Amador Vidal 15 años. Sin embargo, sólo estuvieron presos cuatro años y no pagaron la reparación civil de 50 mil soles:

Evadieron la justicia durante casi 20 años y al momento de enfrentar al tribunal negaron la autoría del crimen a pesar de los contundentes testimonios de los testigos. (…) No fueron enviados a una prisión para delincuentes comunes sino que los encerraron en el penal castrense Virgen de Fátima (ex cuartel Tarapacá), en Chorrillos. La República confirmó por fuentes oficiales que Víctor La Vera y Amador Vidal salieron del presidio militar en el 2011 bajo la figura de semilibertad.

Además, La Vera postuló este año a un puesto en la PCM, presentando información falsa en relación a sus antecedentes penales, según Sedena (Secretaría de la Defensa Nacional).

 

¿Y qué tiene que ver el Ministro?

"Capitán Carlos" nombra ministro al "Capitán Arturo".

“Capitán Carlos” nombra ministro al “Capitán Arturo”. Foto: Correo Semanal

Desde junio de 2013, Daniel Urresti es investigado judicialmente como presunto participante del homicidio del periodista. Ideeleradio precisa la presunta participación del ministro:

“… fueron emboscados y atacados por miembros del Ejército Peruano de la Base Militar de Castropampa (…) al mando del oficial EP Daniel Belizario Urresti Elera, conocido con el apelativo de ‘Arturo’, con la participación del Sargento Johny José Zapata Acuña, conocido con el apelativo de ‘Centurión’ y otros miembros del Ejército no identificados, quienes se encontraban apostados en una vivienda abandonada cerca de la carretera, quienes dispararon contra la moto que conducía Hugo Bustíos Saavedra…”

Urresti ha asegurado que tiene las manos limpias de sangre, a pesar de que cuatro testigos lo acusan. El presidente Humala también afirma que conocía del proceso y que no ve culpabilidad (luego de que un grupo de abogados revisaran el caso).

Quizás lo más alucinante es que Urresti, incluso, hasta niega saber cómo mataron a Bustíos. Ricardo Uceda ha revelado esta escena:

La noche del 3 de julio, en la reunión que tuvo Urresti con directivos del Consejo de la Prensa Peruana, el director de Caretas Marco Zileri le llamó la atención sobre este punto:

—Bien. Admitamos que usted no es culpable. Pero era el jefe de inteligencia. ¿Cómo ocurrió el asesinato?

Urresti dijo que no sabía y Zileri protestó, incrédulo.

Es más: dos testigos civiles del hecho, en ese momento, fueron secuestrados por los militares para amedrentarlos.

 

Nah, seguro son inventos de caviares…

¡Soy inocente! Foto:

¡Soy inocente! Foto: La República

De hecho, es todo lo contrario. De los cuatro testigos, dos son militares. Hoy Ricardo Uceda cuenta cómo implicaron al ministro Urresti. Un compañero de Bustíos en Caretas, Abilio Arroyo, recogió dos de los testimonios:

  • Uno de los militares sentenciados, Amador Vidal –conocido como “Ojos de Gato”– citó al periodista en el penal San Jorge. Ahí confesó que Urresti dirigió el operativo que produjo la muerte de Bustíos
  • Edgar Montoya, un militar que por entonces prestaba servicios en la misma base de Urresti, asegura que vio partir al ministro en un vehículo de la base, encabezando a un equipo de inteligencia.

Tiempo después, Vidal y Montoya le contaron su versión al Ministerio Público. También incriminaron a Johnny Zapata Acuña (conocido como “Centurión”), sargento con otras acusaciones por la violación de los derechos humanos.

¿Cuál ha sido la respuesta de Urresti a estos testimonios? Asegura que Vidal y Montoya le guardan rencor por haberlos sancionado por mala conducta. Esto, según Uceda, que no tiene ningún sentido porque ambos militares no lo han acusado sólo a él.

 

Entonces, ¿quién pide su renuncia y por qué?

Son varias las personas y organizaciones civiles que piden la renuncia de Urresti: la viuda del periodista Bustíos; la Asociación de Periodistas; el Instituto de Prensa y Sociedad (IPYS) y la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH).

¿Cuáles son los argumentos principales? Desde que su renuncia permitirá que el juicio en su contra prospere sin trabas hasta que es incompatible que un ministro tenga un proceso penal abierto por crimen de lesa humanidad. Esta columna de Gino Costa resume los argumentos:

Para que el proceso que se le siga sea justodebe bajar al llano, porque de lo contrario podría usar su actual poder para inclinar la balanza a su favor con fiscales, jueces, víctimas o testigos. No vaya a ser que se equivoque y en lugar de “destrozar la cabeza a patadas a los delincuentes”, como ha dicho que hará, termine haciéndolo con uno de ellos.

Sin embargo, el ministro no ha dado señales de que piense dejar el cargo. Y, aunque Urresti tiene impedimento de salida del país, la fiscalía no tiene plazo fijo para resolver el caso (primero tiene que resolver los casos Barrios Altos, La Cantuta, esterilizaciones forzadas, entre otros). Como explica Uceda, su nombramiento en el Ministerio del Interior lo distorsiona todo.

Que ya acabe de una vez el Mundial.