noticias , politica Miércoles, 2 julio 2014

5 preguntas para entender la goleada de Odebrecht en este gobierno

Esto ocurrió mientras Alemania le metía el segundo gol a Argelia. El lunes pasado y siendo el único postor, Odebrecht (en consorcio con la española Enagas) se hizo acreedora del proyecto de mayor inversión implementado hasta ahora en el Perú. La obra en cuestión es la construcción del Gasoducto Peruano Sur donde se desembolsará más de 7 mil millones de dólares (o sea, US$ 7,000’000,000).

Repetimos: se trata de la mayor inversión en infraestructura en la historia del Perú. Se encargará de la construcción y posterior operación y mantenimiento del gasoducto. Tendrá más de mil kilómetros de largo –atravesará costa, sierra y selva– e impactará directamente en el desarrollo de las regiones de Cusco, Arequipa, Moquegua, Puno, Apurímac y Tacna. La concesión es por 34 años.

El problema es que en el proceso de adjudicación han pasado cosas raras que nos hacen desconfiar. No queremos ser malpensados pero hemos recordado esta portada de hace algunos años:

kjjg

Alditus was right?

1. ¿Cómo así Odebrecht termina siendo el único postor?

Esta es la segunda vez que Odebrecht se adjudica el Gasoducto.

Esta es la segunda vez que Odebrecht se adjudica el Gasoducto.

Como les decíamos, la mayor inversión en infraestructura de nuestra historia sólo tuvo un postor: el consorcio del que forma parte Odebrecht.

Unos días antes, ProInversión había descalificado al otro consorcio que también quería hacerse de la construcción del gasoducto del sur. Según, afirmó el representante del consorcio descalificado, Alejandro Segret, ProInversión no respetó el plazo estipulado para que ellos pudieran subsanar las observaciones y de frente le otorgaron el proyecto a Odebrecht y Enagás.

“Han violado nuestro derecho de presentar la subsanación y nuestros derechos constitucionales en un proceso que debió haber sido transparente”, reclamó.

Las observaciones radicaban en que el consorcio descalificado (formado por las empresas Sempra, Techint, TGI y GDF Suez), a última hora, decidió cambiar el porcentaje de participación de cada una de las empresas integrantes. ProInversión le dijo que ese cambio no era posible y que subsanen, pero luego, el plazo no fue respetado por Proinversión y Odebrecht fue nombrado como ganador.

 

2. ¿Conflicto de intereses?

Celebración de Odebrecht y Enagas al ser declarados como ganadores. Los otros habían sido descalificados.

Celebración de Odebrecht y Enagas al ser declarados como ganadores. Los otros habían sido descalificados. Foto: USI

El responsable de la licitación se llama Edgard Ramírez y es presidente del Comité de pro Seguridad Energética de Proinversión. Él explicó que pidieron la asesoría y opinión legal a dos estudios de abogados: Delmar Ugarte y Echecopar. Y fue así que concluyeron que no había subsanación posible y que el consorcio había sido descalificado cuando presentaron la carta informando del cambio.

Sin embargo, resulta que tanto los estudios Delmar Ugarte y Echecopar son los mismos que asesoran a Odebrecht hace varios años. Peru 21 confirma que:

Incluso, dos de los abogados del mencionado estudio trabajaron directamente para esa empresa antes de ingresar al bufete. Mariana Simoes fue directora jurídica de Odebrecht Perú Ingeniería y Construcción, y fue su representante en millonarios proyectos gasíferos, de irrigación e hidroeléctricos. Miguel Ronceros fue asesor local de la firma para la construcción de la Carretera Interoceánica.

Ante esto, ProInversión dijo que no, que aquí no había conflicto de intereses ni nada: “ (el consorcio) no iba a estar en condiciones de subsanar las observaciones hechas”. Lo que no dijo ProInversión es que Edgar Ramírez, el responsable de la licitación, el mismo que justificaba la descalificación usando la consulta con los estudios de abogados asesores de Odebrecth, también había sido consultor de Odebrecht.

 

3. ¿Queeeeeé?

Edgar Ramírez, a dos lados del mostrador. Foto: Proinversión.

Edgar Ramírez, a dos lados del mostrador. Foto: Proinversión.

Peru 21 ha publicado hoy que el responsable de las licitaciones, Edgard Ramírez “realizó consultorías directamente para la empresa Odebrecht”.

También brindó asesorías a la compañía Kuntur, de propiedad de la indicada firma brasileña. Estos servicios se dieron entre 2008 y 2012, a través de la consultora Latin Energy Global Services, la cual fue constituida en agosto de 2004 por Ramírez y su hermano.

Ramírez realizó estudios “de factibilidad del transporte, ductos y distribución de gas natural en el sur (del Perú)”. También desarrolló análisis de los costos de inversión y explotación de la distribución de gas natural por redes en cada localidad de la zona sur del país.

 El funcionario se encargó de elaborar tres de los cinco estudios que requirió Kuntur para obtener la concesión en el 2008 (estudio por tarifas de transporte, propuesta técnica económica y el manual de diseño); es decir armó el 60% de este proyecto. En ese sentido, Ramírez debió abstenerse de participar en el comité.

Ramírez fue nombrado por Eleodoro Mayorga solo hace dos meses, remplazando a Guillermo Lecarnaqué, que era quien había llevado el proceso hasta abril. Y en solo dos meses sacó adelante la concesión. Al toque.

Qué cosas, ¿no? O sea, el consultor Ramírez hizo un estudio que coincidía con el proyecto con el que Odebrecht se iba a presentar como postor, y luego, el mismo consultor (por obra y gracia de Mayorga) se convirtió el responsable de las licitaciones de ese mismo proyecto. God works in mysterious ways.

 

4. ¿Por qué Ollanta anuló el contrato con Odebrecht y lo firmó otra vez con Odebrecht?

Odebrecht no es el único que podría construir el Gasoducto. Hay otro posible ganador: Odebrecht.

Sí, leyeron bien.

Para entender la historia tenemos que retroceder hasta el 2010: la empresa Kuntur Transportadora de Gas  (KTG), empresa cuyo único accionista es la brasileña Odebrecht se hizo de la licitación del Gasoducto Peruano del Sur.

En ese momento, la inversión era de $1.330 millones y el riesgo total lo asumía la empresa privada, el Estado no ponía ni un sol. Sin embargo, durante el gobierno de Ollanta Humala se “anuló” este contrato cuyo plazo estimado de entrega estaba estimado para setiembre de este año, se convocó a una nueva licitación y pasó todo lo que les hemos contado.

Este es el contrato de Kuntur:

Ustedes se preguntarán cuál es la diferencia entre ambas licitaciones si al final la empresa que estaba detrás era Odebrecht. Pues se trata de una pequeña diferencia de casi $6 mil miilones de dólares a favor de la empresa brasileña y que, a diferencia del anterior contrato, deberán ser garantizados por el gobierno. Es decir, en el nuevo contrato, Odebrecht no asume el riesgo.

El primero en salir a enrostrar este cambio fue Alan García quien dijo lo siguiente en su twitter:

alan garcia

 

Pero esto no es lo único. Si por un lado, Odebrecht se beneficia, nosotros (no, no solo los que trabajamos en utero.pe) sino todos los peruanos vamos a tener que pagar un extra en nuestro recibo de luz durante los 34 años que dure la concesión. En el nuevo contrato firmado con Odebrecht y Enagas, existe el concepto de “Garantía de red” y tal como dice el Ministro Mayorga se se iniciará una elevación gradual de tarifas con la finalidad de crear un fondo que financie la construcción de este proyecto.

“El día que comience la operación, para no tener que levantar las tarifas tanto, vamos a utilizar este fondo que se ha venido generando, de manera que la subida de tarifas no sea tan alta”

Ahora, según El Comercio, el contrato con Kuntur sigue vigente y el Estado tendría que decidir si trabajar con ellos o con Odebrecht y Enagas.

5. ¿Quiénes dicen que no pasa nada?

Como se trata de un mega proyecto y de la mayor inversión en infraestructura en la historia del Perú, todos en el gobierno han salido a defender la decisión de ProInversión. El primero de ellos ha sido el ministro Eleodoro Mayorga (recordado por nosotros por sus propios conflictos de intereses). Así fue como explicó la situación:

“Se hace el análisis legal de esto (la carta) y todos los abogados internos y externos nos dicen que este consorcio se ha autodescalificado por el simple hecho de presentar una carta y decir que la oferta ya no es del consorcio inicial sino de un consorcio recompuesto, en consecuencia estaban descalificados”

Después de él, salió el Premier René Cornejo (recordado por nosotros por tener también conflictos de intereses, que incluían a Odebrecht) a decir que el proceso había sido regular y que no había ningún tipo de conflicto.

“Estamos absolutamente seguros de que el procedimiento se ha llevado a cabo como corresponde, respetando todas las instancias y los derechos de todos los intervinientes”

Luego, ProInversión envió un comunicado afirmando lo mismo, que aquí no había nada raro y que el proceso se había llevado de manera transparente:

“La falta de veracidad o insuficiencia en los datos o en la información presentada por el Postor en este Concurso que detecte el Comité, ocasionará que el Comité lo descalifique en cualquiera de sus etapas (…) ProInversión ha cumplido con todas las formalidades legales que corresponden en un proceso de concesión”

Obviamente algo muy muy raro está pasando entre ProInversión, Odebrecht y el Ministerio de Energía y Minas. Lo único que tenemos claro es esto: ha sido una goleada de Brasil.

Tags

Secured By miniOrange