corrupción , internacionales , noticias Lunes, 2 junio 2014

Mira cómo el Perú pudo detener a esta mafia que azota a América Latina

¿Cómo reaccionarían si les digo que el papa Francisco se ha reunido, más de una vez, con uno de los mayores productores de cigarrillos de contrabando de América Latina? Más increíble aún: ¿cuáles serían sus expresiones si se enteraran de que el Perú es uno de los pocos países que ha podido hacer el pare a este negocio ilegal?

En “La fábrica del presidente Cartes”, investigación escrita por Christopher Acosta y publicada por la revista Poder, se detalla la expansión imparable del contrabando de cigarrillos en Latinoamérica. En esta historia, nuestro país cumple un rol esperanzador.

Un equipo de periodistas de Brasil, Colombia y Perú – articulados por IPYS (Instituto de Prensa y Sociedad) – ha comprobado que una empresa de Horacio Cartes, presidente de Paraguay, es una de las mayores productoras de cigarrillos de contrabando de América Latina.

Se trata de “Tabacalera del Este” (Tabesa). Actualmente, es “una de las principales responsables por los 67.000 millones de cigarrillos que cada año son enviados ilegalmente desde Paraguay a América Latina y al resto del mundo”. Probablemente, el papa Francisco no sabía de esto las veces que se reunieron. Lo mismo no se puede decir de las mafias que reciben periódicamente el 70 por ciento de la producción de cigarrillos de Tabesa

Presidente Horacio Cartes. Foto: Última Hora

Presidente Horacio Cartes, fumando. Esperemos que uno legal. Foto: Última Hora

 

Perú: Las cifras se revierten

La investigación detalla el crecimiento de empresas tabacaleras en Paraguay y un laxo control del Estado; además, describe el incremento del contrabando de cigarrillos en Brasil y Colombia. Sin embargo, hace un alto en un país donde la situación es diferente: Perú.

El papa Francisco junto al presidente Cartes. Foto: EFE

El papa Francisco junto al presidente Cartes. Told you. Foto: EFE

Nuestro país es uno de los pocos donde las cifras se revierten. Según la Sociedad Nacional de Industrias, la presencia del cigarrillo ilegal en el mercado nacional ha disminuido de un 40 por ciento en el 2003 a un 13 por ciento hacia el 2009.

¿Cómo se logró esto? Se indica la implementación de dos medidas claves:

  1. Imprimir pictogramas en la cara frontal de las cajetillas, que advierten del riesgo para la salud
  2. Actualmente, la cajetilla paga un impuesto – adicional al IGV – de S/. 0.07 por unidad.

En otras palabras, si una cajetilla no tiene pictograma y cuesta por debajo de S/1.40, es casi seguro que proviene del contrabando. A esto hay que sumarle, agrega Christopher Acosta, la fiscalización en la carretera y la implementación del nuevo sistema de control fronterizo en Puno (por donde ingresa con fuerza el contrabando a nuestro país).

Empresa del presidente Cartes.

Empresa del presidente Cartes. El 90% de su producción termina en mercados ilegales de América Latina.

Aún así, la BAT (British American Tobacco), sede Perú, está preocupada. Según información que presentó a la revista Poder, el delito habría alcanzado de nuevo el 20 por ciento del mercado nacional. A eso hay que sumarle, explica la investigación, que las tabacaleras paraguayas le falsifican marcas que BAT produce exclusivamente para nuestro país: Inca, Nacional y Hamilton.

Como ven, la situación es complicada. Sobre todo para Paraguay: los problemas se están desplazando del ámbito privado hacia el ámbito diplomático. Mientras tanto, el presidente Cartes se desentiende: Tabesa se encarga de producir y vender cigarrillos, lo que pasa luego “no es su problema”.