internacionales , noticias , videos Viernes, 7 marzo 2014

El video más compartido sobre Ucrania – Crimea necesita una actualización. Aquí la tenemos.

Más de 4 millones de hispanohablantes se han informado sobre el caso Ucrania con este pequeño video del 20 de febrero:

Sin embargo, a solo dos días de la publicación de este video, cayó Yanukovich, el presidente de Ucrania, y absolutamente todo cambió. Así que acudimos a Andrés Paredes a.k.a. @fabber, experto en temas internacionales y creador del juego Guerra en el Pacífico. Nos mandó este texto:

 

10 datos (y una apreciación personal) para entender el tema Ucrania – Crimea

Víktor Yanukóvich, actualmente depuesto y hospitalizado

Víktor Yanukóvich, actualmente depuesto y hospitalizado

1. Yanukovich. Cleptócrata aparentemente, pero elegido democráticamente. Concentró algunos poderes en la presidencia, aunque nada a nivel Fujimori y mucho menos Chávez. Era el as de la mano rusa y su campaña recibió harto dinero de sus amigos ivanes.

2. Al ser Yanukovich prorruso aceptó la oferta de ayuda de 15 mi millones de dólares de Putin al país, y puso trabas a los tratos para acercarse a la UE de sus predecesores. Esto no le gustó al sector pro-occidental del país.

3. El sector pro-occidental y con fuerte nacionalismo ucraniano se concentra poblacionalmente en el lado oeste del país. La otra mitad de Ucrania, que es prorrusa (el este y el sur, donde está Crimea) recibió con shock la salida de Yanukovich motivada por las protestas en Kiev, la capital que está ubicada en el occidente. Yanukovich y la oposición habían llegado a un trato, pero tres días después la situación de la protesta no cambió y la cosa se puso incierta. Yanukovich huyó de la capital y se consideró su régimen caído.

 

Los fachos

Los fachos

4. Los fascistas: Rusia considera la caída de Yanukovich un golpe de estado pro-occidental. A nivel de medios, su estrategia ha consistido en resaltar el bando fascista de las protestas anti Yanukovich, encabezada por partidos como el Svoboda abiertamente nacional-socialista y antisemita. Es verdad que una parte notable de las protestas fueron movidas por este sector, pero no todas. El gobierno provisional de Ucrania está liderado por Aleksander Turchinov que pertenece al bloque reformista de la ex-primera ministra Yulia Timoshenko.

 

La zona naranja es prooccidental, la azul es prorrusa. Las barras indican la franja donde ganó la oposición en las elecciones de 2010. El resto apoyó a Yanukovich, destituido el 22 de febrero. Elaborado por el NY Times. Vía: infobae

La zona naranja es prooccidental, la azul es prorrusa. Las barras indican la franja donde ganó la oposición en las elecciones de 2010. El resto apoyó a Yanukovich, destituido el 22 de febrero. Elaborado por el NY Times. Vía: infobae

5. Ucrania es un país que nació con una profunda división interna: la parte del sur y algo del este fueron incorporadas a la República Socialista Soviética de Ucrania dentro de la URSS bajo Kruschev. Esas partes fueron la herencia de Ucrania en 1991 a la caída de la URSS, para horror de los rusos, que tenían en Crimea (el sur) no solo su balneario preferido sino su principal puerto militar, Sebastopol. Desde 1991 hasta la actualidad las negociaciones para prolongar la estadía rusa en Sebastopol han sigo eje constante de las relaciones rusas-ucranianas.

6. Más y más divisiones. Crimea y el este de Ucrania tiene mayoría rusa o población étnicamente ucraniana pero prorrusa. En ese sentido, Ucrania representa el último estado colchón entre la influencia de la OTAN y Rusia. Los guiños occidentales para incorporar a Ucrania a la OTAN pueden considerarse una de las razones de fondo de esta crisis, con una Rusia que siente temor de verse rodeada por la OTAN que en dos décadas no solo incorporó a sus ex-amiwis del ex-Pacto de Varsovia, sino a ex repúblicas de la URSS como los países bálticos. Ucrania, cuna del germen de Rusia que fue el Rus de Kiev, representa una suerte de “hasta aquí” ruso en materia de zonas de influencia militar

 

Postales de una ocupación. Vía The Independent.

Postales de una ocupación. Vía The Independent.

7. Por eso al caer Yanukovich, Putin vio la oportunidad de dejar de negociar bilateralmente el uso de antigua propiedad en Sebastopol y aprovechar la mayoría rusa del territorio. El Parlamento ruso aprobó por unanimidad su pedido para utilizar las fuerzas armadas. Como primer paso antes de enviar oficialmente al ejército, envió comandos para reforzar a los descontentos prorrusos en Crimea. En la práctica resultó una ocupación extraña, con población local alzando banderas rusas en edificios gubernamentales y protegida por tropas especiales rusas con credenciales de Crimea, pero sin identificarse abiertamente como parte del Ejército ruso.

8. Ayer el Parlamento de Crimea (que era una autonomía dentro de Ucrania) aprobó un referéndum para contemplar la incorporación oficial a Rusia. Mientras Putin sonríe, Obama da un mensaje diciendo que es ilegal y que EEUU y Occidente no consideran que lo de Crimea pase sin consentimiento o acuerdo con el gobierno actual de Ucrania. Un mensaje al que poco favor le hace el precedente del desmembramiento por la fuerza de Kosovo, con un consentimiento de Serbia que consistió en bombardeos norteamericanos en Belgrado. Ojo que Serbia era aliado de Rusia y ésta protestó vivamente sin resultados por este capítulo. Los actores ahora invierten papeles.

9. El gobierno actual de Ucrania está recién llegado y desconcertado. Parte de sus tropas se han pasado al bando prorruso, entre ellos el mismo Almirante de toda la flota. Este caos de lealtades, junto con el temor a iniciar maniobras de confrontación con la maquinaria militar de los ivanes, les ha impedido contestar la agresión rusa y “reconquistar” Crimea. Putin, para mantener las formas, ha declarado que oficialmente no ha metido tropas en Ucrania, pero que no las descarta para reestablecer el orden legal (o sea, contra un gobierno que ellos ven ilegítimo por el golpe a Yanukovitch).

 

Un soldado ucraniano en una base militar en Sebastopol (Crimea). Foto: EFE.

Un soldado ucraniano en una base militar en Sebastopol (Crimea). Foto: EFE.

10. PERSPECTIVA PERSONAL: Rusia está ejerciendo poder militar para futuras negociaciones sobre Sebastopol (porque, francamente, hacer volver a Yanukovich al poder, después de todo esto, ya no parece opción). Sebastopol es el principal objetivo, aunque una posible “reincorporación” de Crimea y el este de Ucrania significaría ganancia mayor, por lo que ha jugado la baza militar, al perder la política que era Yanukovich.

En relaciones internacionales una de las máximas conocidas es que Rusia sin Ucrania es un estado, pero con Ucrania es un imperio. El norte visible de Putin es recobrar a Rusia de lo que él considera fue “la mayor catástrofe geopolítica del siglo XX”: la desintegración en un parpadeo del viejo Imperio zarista y su heredero soviético en 14 repúblicas independientes.

El cálculo de Putin contempla razonablemente que EEUU y la OTAN no intervendrán militarmente y se limitarán a sanciones económicas, que quizá a su vez se limiten por la dependencia europea del gas ruso. Ex-agente de la KGB, Putin ya ha demostrado sus cualidades de frío jugador del ajedrez internacional durante la crisis de Siria en 2013 y el conflicto con Georgia en 2008. Cada movida no la hace a la ligera.

 

DATO EXTRA: Hay repúblicas independientes no reconocidas por la ONU que son satélites o parte virtual de Rusia, como Transnitria, Abjazia y, como ejemplo más pertinente, Osetia del Sur. Este estado era semi-independiente dentro de la república caucásica de Georgia. Cuando Georgia intentó retomar el control el 2008, desembocó en un breve conflicto con la Rusia de Putin que aseguró que los georgianos no la reconquisten.

Osetia del Sur quiso incorporarse a Rusia, pero a nivel de derecho internacional esto podía verse como una rochosa anexión fruto de un conflicto militar, algo totalmente vedado desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. La solución para Rusia fue dejarla como una república con una independencia no reconocida por casi toda la comunidad internacional y en la práctica un estado no oficial de la Federación Rusa. Casi como Puerto Rico en los EEUU.

Rusia así, va preparando el babyshower de una posible república de Crimea o Ucrania del Este. Pocos vendrán a saludar al bebé, pero a una Rusia históricamente acostumbrada a sentirse agredida por todos, esas cosas no la deprimen.