discriminación , Lima , noticias , videos Lunes, 17 febrero 2014

La Trampa de Los Comecaca

ACTUALIZACIÓN (3:47 pm.): Meh. Eso me pasa por ver sólo con el video de YouTue y no hurgar detenidamente el Facebook de la campaña. Pero en Twitter ya ampayaron la lamentable, misógina y conservadora descripción (y representación) de “La Trampa“. Aquí está la captura, en la que, además, se ven los comentarios de nuestras colaboradoras Jimena Ledgard y Reina Decapitada:

Oh, no.

Oh, no.

Me copio otra comentario de Reina:

Creo que el problema de la infidelidad es una cuestión de pareja. Poner al tramposo o tramposa como personaje digno de repudio público me parece someter a las personas a un solo tipo de moral sexual con la cual no necesariamente tienen que comulgar.

No sé qué es peor: atribuir prendas pequeñas a “la trampa”, lo que implican esas raíces negras o eso de que si la trampa engorda “perderá sus encantos”. Uf, en verdad, horrible. Como dicen en Paremos el Acoso Callejero: “Refuerzo de estereotipos de género al servicio de una campaña que parecía a muy interesante.” Qué pena. Esta campaña terminó en el tacho con la figura de El Marketero.

 

 

POST ORIGINAL (11:45 am)

Todos hemos pisado, alguna vez, un “regalito” de perro mientras caminábamos por la calle. La principal causa: los dueños no recogen la caca de sus mascotas, una costumbre que sí existe en el mundo civilizado. Pero eso podría estar a punto de cambiar:

El video se está viralizando a toda velocidad. Hay que felicitar a la Municipalidad de Barranco –un distrito emblemático de este problema– por la ingeniosa solución a la que han llegado.

Los creativos de la campaña pertenecen a la agencia Independencia y esperan que “esto puede ser un ejemplo a seguir por otras municipalidades y que distintos comunicadores y agencias puedan aportar con ideas innovadoras.”

1800301_221694368031412_975055067_n

Busca a los otros Comecaca en su Facebook. Gotta catch them all!!

 Realmente esperamos que otras municipalidades no sólo se enfrenten a los problemas de higiene de sus distritos sino que, además, como en este caso, no lo hagan necesariamente a través de multas, sino con educación y creativdad. Eso vale mucho más y queda para toda la vida.