corrupción , noticias Martes, 21 enero 2014

¿Qué tienen en común el oro de Ucayali y el primo de Nadine?

Ayer sacamos un post sobre las relaciones entre el estudio de El Que No Puede Ser Nombrado, «Pocho» Alarcón y el Poder Judicial de Ucayali

Hoy tenemos otra historia de esa curiosa relación. Y, además, una yapa muy curiosa.

base_image

El oro incautado. Foto: El Comercio

¿Se acuerdan del oro «secuestrado» hace unas semanas? ¿No? ¡¿POR QUÉ NO LEEN NOTICIAS?! No te preocupes, te lo vamos a explicar al toque: 

A fines del año pasado, en la Aduana, la SUNAT incautó 360 kilos de oro la Comercializadora de Minerales Rivero. Miguel Rivero (quien declaró ser dueño de la comercializadora) no pudo sustentar el origen del oro

¿Cuál fue la salida de la empresa? Se fue desde el Callao hasta Ucayali, donde el juez Wenceslao Portugal admitió una  demanda de amparo a su favor. En la práctica, esto hizo que la SUNAT no pudiera incautar este oro valorizado en 10 millones de dólares.  

¡¡Ta da!! Todo arreglado

¡¡Ta da!! Todo arreglado

Pero, ¿quién estuvo detrás de esta movida judicial? Pues nada menos que…

Benedicto Jiménez!

¿Y recuerdan quienes son los engreídos del Poder Judicial de Ucayali? ¿Y qué tiene que ver el grupo Orellana con Benedicto Jiménez? Óscar Castilla, periodista de El Comercio, nos explica cuál es el roche aquí: 

Un día después —y mientras los agentes se preguntaban qué poderosa fuerza estaba detrás de Minerales Rivero— apareció en el local de Aduanas el fiscal del Callao Roger Rodríguez Rojas con un equipo de policías, dos abogados —Blanca Paredes y Renán Galindo (ex defensores de acusados por crimen organizado y corrupción)— y el coronel PNP (r) Benedicto Jiménez.

Todos ellos son considerados operadores legales de una persona en la mira de la Procuraduría de Lavado de Dinero y de la Fiscalía de Crimen Organizado: Rodolfo Orellana Rengifo, por blanqueo de activos de diferentes actividades delictivas.

Eso explicaría por qué salen este tipo de noticias en la última edición de la revista Juez Justo (dirigida por Benedicto Jiménez): 

Mientras tanto, en una nota sin relación, Ricardo Uceda, en La República, ha advertido de ciertas curiosas relaciones del fiscal Carlos Ramos Heredia, primo de Nadine:

A fin de cuentas, no importa mucho que Carlos Ramos sea primo de Nadine Heredia. Lo preocupante, según opinan fiscales que no pueden confesarlo públicamente, es que tendrá mayor influencia en el Ministerio Público un poder oculto cuyo cableado atraviesa el Poder Judicial, pasa por el despacho de algunos congresistas, y toma energía en un grupo inmobiliario investigado por extorsiones y lavado de activos. No hay nada firme que involucre a Ramos con este pulpo, pero son percepciones en el Ministerio Público que es necesario reportar.

Les dijimos que es El Que No Puede Ser Nombrado.

 

Tags

Secured By miniOrange