noticias , politica Lunes, 18 abril 2011

Whatever

Ya pasó una semana desde el desastre.

Ya pasamos por la negación (salvo que seas un PPKausa organizando un referéndum o insistiendo en llegar al 66% de viciados), la ira (en su encarnación racista), la negociación (como Vargas Llosa dándole el beneficio de la duda a Ollanta) y la depresión (que aún continúa). Para ayudarlos a pasar a la siguiente fase (aceptación), este blog les ofrece algunas cifras interesantes. Pongan play mientras leen:

[youtube width=”550″ height=”443″]http://www.youtube.com/watch?v=s3tJXuYqWG4&feature=related[/youtube]

Por cada voto de la racista y congresista-en-calidad-de-mueble Martha Hildebrandt hay TRECE votantes de Hilaria Supa (15,356 vs 209,199).

Mejor aún: la enfermera Gina Pacheco tuvo más votos (15,830) que la Hildebrandt.

Felicidad redonda: ninguna ingresó.

Por cada votante del facho Víctor Robles Sosa, existieron 8 de Ronald Gamarra (2,242 vs 19,840, aunque ninguno entrara).

Incluso los 459 votos de Marco Antonio, alma de la Teleferia, superaron a los 334 solitarios votantes del representante de APDAYC, Julio Andrade. Uta qué rico.

Andrade no fue el único farandulero sin curul. De hecho, ninguno de los candidatos de Chollywood ingresaron: ni Deysi Ontaneda, ni Cabeza de Pinga, ni Evelyn Ortiz (que por momentos fue la número uno de Perú Posible).

(Para que piensen: salvo Susy Díaz y Saravá durante el fujimorismo, los personajes de la farándula nunca entran al Congreso. Ya dejen de postularlos.)

Los tránsfugas tampoco pagan: los ex toledistas David “Payasito” Waisman, Gustavo “Chauchiller” Pacheco y Jorge “Sobón” Minaya -ahora solidarios y mañana quién sabe- se quedaron fuera.

Tampoco la hicieron los ex humalistas, ahora solidarios y mañana quién sabe qué: José Vega e Isaac Mekler. Chaucito

Otra solidaria que no repite: Fabiola Morales, la congresista troll que le dijo a Techito que salga del clóset.

Bruce fue elegido y Morales no va a salir del clóset sino del Congreso: sacó la mitad de los votos por los que fue elegida el 2006.

Otra para que piensen: los candidatos que ingresaron no son los que más contaminaron la ciudad.

Por ejemplo: Rafael López Aliaga, quizás el solidario que más paneles colocó por toda la ciudad, consiguió 9194 votos. Nos arruinó la ciudad pero, al menos, queda el castigo de no recuperar su inversión.

(A ver si, para la póxima vez, recuerdan que más paneles no son más votos y dejan de contaminar la ciudad y tirar su plata.)

Jorge del Castillo, el 3 de abril: “¿Qué culpa tengo yo de que cada vez que me presento, gano? Nunca he perdido una elección.”

Jorge del Castillo, el 11 de abril: Siempre hay una primera vez.

Carlos Raffo cantó, bailó, tuiteó, se peleó, se fajó. Fue en vano. Se le acabó la inmunidad parlamentaria.

Daniel Córdova. Utilizó a Delly Madrid en tangas para promocionarse. Se puso troll en Twitter. El año pasado quería ser presidente pero luego se resignó a ser el número 15 de la lista PPK al Congreso. Pensó que la plata conseguía un puesto en la política. Se quinceó.

La valla funciona: Cambio Radical -un “partido” incluso peor que Solidaridad- no pasó del 5% del total de votos. Nos salvamos de los congresistas Alex Kouri, Luis Giampietri, Edwin Donayre, Moisés Heresi, etcéteras.

La cuarta parte del Congreso será gente experimentada. Esto es más que en otras oportunidades (fue el 15% en el actual). Hay 24 reelectos y 9 que vuelven luego de más de un periodo.

(Sí, la reelección congresal es buena y, de hecho, no tan común como cree la gente. Se dice que toma poco más de un año a un congresista familiarizarse con todas las instancias de su trabajo. Con más políticos de carrera menos comepollos y mataperros).

Kenji Fujimori miente cuando dice que “prefiere no presidir el Congreso”. A él no le toca, que no se haga el perdonavidas.

La Junta Preparatoria que instale el nuevo Congreso y estará integrada por Jaime Delgado, el candidato más votado de la lista más votada (Gana Perú),  Humberto Lay, el congresista con más edad, y Richard Acuña, el parlamentario más joven.

Uno de ellos -y no Kenji- entregará la banda presidencial al próximo presidente.

En fin. Digamos que todo pudo ser peor.