cine Sábado, 7 febrero 2009

Ustedes vieron: Changeling

changeling1Desde Río Místico, cada película de Clint Eastwood se vuelve un clásico instantáneo. Salvo Changeling, claro, cuyo único interés parecía ser un Oscar, incluyendo guiños tan obvios como uno hacia el final de la película (no espoilearé). Algunas nominaciones ha conseguido; la más importante es la de Angelina Jolie, que, francamente, le puso tanto punche a este personaje como a Lara Croft.

Como en Río Místico, esta película trata sobre un niño desaparecido. Como en Río Místico, aquí también hay malos muy malos por las puras. ¿Cuál es la diferencia? El principal problema de Changeling es de verosimilitud. La historia (¡escrita por J.M. Straczynski, fanboys!) empieza con la advertencia/gancho: «A true story«. Eastwood supone que ese cartelito es suficiente para generar el suspension of disbelief. Después de ese cartelito puede suceder cualquier cosa, aparecer el personaje más hijoeputa o zafado y listo, nos lo tenemos que tragar, total, es una historia de la vida real. No pues, eso no es suficiente.

En fin. Esta es la visión más de un fan de Eastwood que la de un crítico (vade retro). Y los fans somos los más pesados y criticones. Sucede que esperamos mucho más de Clint. De todas formas, algo sí es seguro: Changeling es de lo mejorcito que nos trae la cartelera este mes. Si después de leer este post malero no entienden por qué ahora le reviento cohetes, vayan a verla, pues, y luego regresan y putean en los comentarios.

(Con este post se inaugura una serie de posts semanales sobre películas, libros, teatro, lo que venga. Siempre desde la perspectiva de un aficionado común y corriente, no de un especialista. La idea es que ustedes opinen más que yo. En la barra de la derecha quedará este post hasta que otro lo remplace, el próximo mes.)

Secured By miniOrange