periodismo , sociedad , tv Viernes, 17 octubre 2008

Todos opinan sobre la prisión de Magaly

 magaly.jpg

Y cuando digo todos, es TODOS. De pronto, Magaly se han convertido en el eje de un debate sobre los límites de la libertad de expresión, la influencia política en el Poder Judicial y la regulación de la opinión. Creo que esta selección refleja varios puntos de vista representativos de los distintos ángulos posibles:

Hildebrandt:
La libertad de expresión, como concepto liberal y antídoto en contra del totalitarismo, es, sobre todo, libertad de opinión. Y hasta la opinión tiene que estar sujeta a la ley. El derecho a difundir información tiene las restricciones que la ley plantea y las que la ética de cada medio añade. Creer que el carné de periodista es licencia para matar empieza a ser una deformación gremial que lumpeniza el oficio y permite a ciertos periodistas descartar la necesidad de informarse bien y enmugrar a quien convenga en medio de la impunidad más absoluta.

Aldo:
Encarcelar a alguien por esto es muy primitivo y tercermundista, ya estamos casi como esas sociedades que le cortan la mano al ladrón o lapidan a la adúltera. Además, el TC ya estableció un precedente, por el cual entre el derecho a la libertad de expresión y el derecho al honor se debe optar por el primero, cosa que parece que esta jueza desconocía.

Paolo Guerrero:
Magaly me hizo un daño sentimental, moral y material. Pero se hizo justicia con todo esto. No se lo deseo a nadie, pero ella también le hizo daño a mi persona. Muchas personas me gritaban en la calle: ‘Borracho, juerguero’, cuando yo no había hecho nada. Pero, gracias a Dios, todo lo que es incorrecto y la maldad se pagan

Renzo Reggiardo, congresista fujimorista:
¡Cuidado que se trate de una cortina de humo! Podría estar tapándose las irregularidades en la FPF, que exculpó a los jugadores de la ‘juerga’ en el hotel ‘Golf Los Incas’. No olvidemos que la ratificada ministra de Justicia, Rosario Fernández, fue la abogada defensora del cuestionado Manuel Burga. Además, se estaría tratando de tapar los casos de corrupción del gobierno aprista.

Charo Fernández, ministra de Justicia:
Acá no hay ninguna cortina de humo, el Poder Ejecutivo reitera su respeto irrestricto a la libertad de expresión. Evidentemente esto parecería ser una posición que vendría de un sector del Poder Judicial, no hay ninguna duda de que ahí es donde debería reclamarse.

Samuel Abad, constitucionalista:
La detención, prevista por el Código Penal, debe ser el último recurso. Más disuasivo y menos riesgoso en un país con una débil institucionalidad judicial es imponer una fuerte sanción económica. (…) Este y otros casos recientes, como el indebido procesamiento judicial de una modelo que posó desnuda con la bandera, demuestran la necesidad de que los jueces expliciten claramente cuándo consideran que existe un abuso de la libertad de expresión.

Heriberto Benítez, penalista:
Si el Código Penal señala que el delito de difamación a través de la prensa se sanciona con un mínimo de un año y un máximo de tres, entonces cómo se explica que la jueza haya impuesto cinco meses de prisión efectiva a Magaly Medina y tres meses a su productor Ney Guerrero.

Lucho Cáceres, actor:
La justicia tarda, pero llega. Me da gusto por el Poder Judicial y creo que en esta sentencia nos reinvindicamos un gran número de personas que no solo hemos sido difamados por ella durante 10 años, sino afectados en nuestra imagen.

El Búho (Pico TV):
Esto le pasa a Magaly que trabaja en el área de Espectáculos, mañana puede pasarle a cualquier otro periodista. Los corruptos son especialistas en clavarte juicios ‘por difamación’ cuando desnudas sus raterías y delitos. ¿Cuántos juicios tiene César Hildebrandt o Enrique Zileri?, más de una docena. (…) Si Magaly se equivocó, debie-ron obligarla a rectificarse públicamente y pagar una re-paración civil.

Fernando Vivas:
Con esta sentencia, Magaly está cosechando no solo el fruto del ejercicio de un periodismo exacerbado de tantos años, sino también la soberbia de quien no es capaz de rectificarse.

César Ritter, actor
Ahora los periodistas van a pensar dos veces antes de hacer una acusación tan grande y van a consultar todas las fuentes. Ahora ya no son inmunes a la justicia. También de esto deberían aprender aquellos periodistas que se cuelgan de las notas de Magaly y no se hacían responsables por eso.

Gisela (comunicado de prensa):
“Ha descansado todo la mañana, y al despertar y enterarse de la noticia decidió mantenerse totalmente alejada de la controversia que ha generado el encarcelamiento de Magaly“.