politica , sociedad Jueves, 7 agosto 2008

Qué rico vaso de leche

britto.jpg
foto Luis Julián, Caretas

Caretas, en su crónica de los tejes y manejes detrás del acuerdo entre fujimoristas y apristas, publica esta foto de Pilar Britto, la robusta dirigenta de las organizaciones del Vaso de Leche, el día en que la fujimorista Martha Moyano la premió. Para la revista no es casualidad que la multitudinaria protesta que dirigió la Britto este martes se haya enfocado contra Del Castillo, el enemigo jurado de los fujimoristas dentro del gobierno.

La verdad, si uno camina un poquito por Lima y pregunta a la gente, se dará con la sopresa de que los estudios de, por ejemplo, Grade no están muy lejos de la realidad: las dirigentes muchas veces usan la leche en beneficio propio, para sus negocios y para establecer relaciones de clientelismo. Esto te lo dice cualquier vecino, camina un poco, pregunta si es que no quieres creerle al último reporte del IPE. De hecho, ese día de la marcha muchas personas habían llevado sus hijos “porque así les dijeron las dirigentas”, como varias mujeres declararon a la prensa.

Por supuesto, es un situación delicada. Definitivamente mucha gente necesita de este programa social. Pero no lo canonicemos, por favor, solo porque lo fundó Frejolito. Lo que quiero decir es que las cosas no son tan blanco y negro como nuestras buenas intenciones preferirían creer.