historia , internacionales , politica Martes, 5 agosto 2008

Detienen a cuñado de Alan García en Argentina

phpolbwgfpm.jpg
Hermano de Pilar -no, no es el cura- también estuvo involucrado en tráfico de reliquias
(foto LAVOZ.com.ar)

Una noticia que, por supuesto, no implica a doña Pilar pero que me parece interesante reseñar, ocurrió hace un par de meses y ha sacado a la palestra una historia que vale la pena conocer. Es un caso de estafa ocurrido en la provincia de Córdoba, donde la familia Nores Bodereau es de rancio abolengo. Todos los links del caso son de LAVOZ.com.ar, que ha realizado un seguimiento notable al asunto. Veamos cómo empieza:

Fernando Pablo Nores fue detenido el pasado 15 de mayo en su casa del country Jockey Club por la causa de los lotes que, se cree, fueron adquiridos de manera fraudulenta.

Aquí sigue:

La acusación que pesa sobre Nores es la adquisición fraudulenta de 298 lotes ubicados en villa La Toma, hoy barrio Alberdi, de la Capital, inmuebles que figuraban originariamente inscriptas a nombre de los herederos de la sucesión de Ramón García (ó) García Martínez. 

(…) En esa causa se atribuye participación a Nores, encontrándose imputado también su hijo, Pablo Nores Marino, quien recuperó su libertad luego de estar 10 meses detenido. La liberación por ordenada por la Cámara de Acusación de Córdoba, luego del depósito de una fuerte caución.

Cabe señalar que en estas actuaciones ya fueron detenidos numerosos escribanos, abogados y empleados del Registro, además de comerciantes del rubro inmobiliario.

El caso ha tenido ribetes de escándalo porque uno de los jueces involucrados llamó a Pablo Nores, el hermano de Pilar, a contarle que su hijo estaba a punto de ser liberado después de 10 meses. La conversación fue grabada por la Fiscalía y se hizo pública. Sin embargo, el juez de la Cámara de Acusación o “camarista” Jorge Montero salió bien librado. Quien al parecer -digo al parecer porque la Voz ha continuado cubriendo el caso y no ha mencionado ninguna novedad sobre él- continúa detenido es Pablo Nores Bodereau, el cuñado de Alan.

Su detención ocasionó que el diario digital rescatara otro caso en el que Nores estuvo involucrado, un viejo escándalo que venía germinándose desde la década de los 70 pero que estalló en 1989 cuando a unos sujetos le dieron un golpiza a Nores, entonces anticuario: la desaparición de las joyas de la Catedral de Córdoba.

Nores Bodereau era uno de los 14 hermanos de una familia soldada a la Iglesia y a la historia cordobesa. El bisabuelo de Pablo fundó el diario católico Los Principios, el abuelo –miembro de la logia católica Corda Frates– fue el rector de la UNC depuesto por la Reforma Universitaria de 1918, su padre fue interventor de facto de Córdoba en 1962, su tío embajador en Chile, otro de sus parientes creador de la raza de perros dogos. Pablo apareció como el miembro discordante de la familia y expuesto como uno de los cerebros del “robo” a la Catedral. Cuando el caso salió a la luz, otro pariente, su primo José Cafferata Nores, era ministro de Gobierno en la administración de Eduardo Angeloz. 

Curiosamente, aquella vez Pablo Nores se acogió a una conveniente figura legal -adivinen cuál-: la prescripción. Pero no se salvó del castigo divino:

El Arzobispado excomulgó a Nores Bodereau y a [un sacerdote implicado] Rodríguez Álvarez. El primero no podría ser ni padrino de bautismo y el segundo no podría dar misa.  

Hace poco más de un mes, el 29 de junio, LAVOZ.com.ar publicó el artículo conmemorando los veinte años del escándalo de las antigüedades y reseñó la biografía de Pablo Nores:

Nores Bodereau actualmente está detenido por su relación con una de las presuntas estafas contra el Registro de la Propiedad.

Hace algunas semanas su nombre volvió a los medios cuando se conoció que había mantenido una conversación con su amigo el camarista Jorge Montero, quien le anticipó por teléfono información reservada de la Cámara de Acusación sobre la liberación de su hijo, que llevaba preso 10 meses por la misma causa.

Nores Bodereau es cuñado del presidente peruano Alan García. Su hermana menor Pilar está casada con el mandatario.

Una autoridad actual de la Policía de Córdoba recordó que luego de lo ocurrido en la Catedral Nores Bodereau se desempeñó en el primer mandato de Alan García como custodio o curador del patrimonio virreinal de Lima y abandonó Perú involucrado en sospechas por la venta de una momia incaica y de otras piezas, algunas de las cuales habrían llegado a Córdoba.

Esta versión fue publicada por medios periodísticos de Buenos Aires. También Nores Bodereau , en un programa televisivo, afirmó que [el arzobispo] Primatesta estuvo al tanto de las maniobras con las joyas del tesoro y que a él le pidieron ayuda para vender las piezas. 

¿Leyeron? Otra vez: “luego de lo ocurrido en la Catedral Nores Bodereau que se desempeñó en el primer mandato de Alan García como custodio o curador del patrimonio virreinal de Lima”. Habría que revisar archivos locales de esa época. Digo, nomás.

Y éste fue el chisme del día.