blogs , periodismo , sociedad Martes, 15 julio 2008

O sea, ¡shoryuken!

tanakachinamecha.jpgEn uno de sus últimos posts, Martín Tanaka le da en el piso a Rafo León (a propósito del último artículo de éste en El Comercio, pero francamente lo que dice Tanaka podría aplicarse a todo el corpus rafiano):

Mi comentario es que esos “limeños” no son nada representativos de los limeños en realidad, si consideramos que Lima es una ciudad con más de ocho millones de habitantes, y los personajes a los que León se refiere serían más bien los pitucos limeños, un porcentaje ínfimo de la población. El problema con el texto de León es que, al no hacer esa distinción, lleva a pensar que porque esos limeños son racistas y discriminadores, ergo, todos los limeños, o la mayoría de ellos, lo son. Algo parecido a lo que me parece que hace Bruce en su libro Nos habíamos choleado tanto, al que me he referido antes: ver el conjunto desde una parte minoritaria, la élite. Yo creo que si viéramos Lima y el país no desde los pitucos, sino desde la gente común, no seríamos tan pesimistas en cuanto a la vigencia del racismo.

Ojalá León responda desde su blog caretiano,  a ver si, de paso, se introduce en el fascinante mundo de los links y el punto aparte.