internacionales , sociedad Lunes, 12 mayo 2008

Hastalcue

logocumbre-alcue.jpgPara entender lo básico (objetivos, restricciones de derechos, feriados no remunerados) de la cumbre ALC-UE, en realidad basta con leer el respectivo post de J.A. Godoy. Pero vamos un toquecito más allá con la última columna de Santiago Pedraglio:

El Gobierno ha dado innumerables señales, perfectamente entendidas, de que le interesa infinitamente más la reunión del Foro Económico de APEC, que se realizará en noviembre próximo, que la Cumbre América Latina, el Caribe y la Unión Europea, que se realizará esta semana.

Hasta la reparación de las pistas tiene como cronograma de finalización el mes de noviembre, lo que se evidencia en carteles en la avenida Javier Prado, que a propósito de las reparaciones dice “Programa APEC”.

La comunicación ha sido claramente entendida por los gobiernos europeos, por sus representantes en el Perú y hasta por las agencias de noticias, que han debido patalear fuerte para que se les asigne un espacio físico en el evento. Es tan escaso el interés del Gobierno en la Cumbre con la Unión Europea, que no ha tenido reparos en pelearse con el Parlamento Europeo para desprestigiar a las organizaciones de derechos humanos.

Los mensajes del Gobierno han sido clarísimos: la Cumbre con la Unión Europea no interesa porque, a diferencia de la APEC, es política -no hay inversiones ni TLC que firmar-, tiene una agenda ingrata (cambio climático y pobreza) y hay de por medio vecinos sudamericanos incómodos que robarán cámaras, sobre todo cuando se trate del “rebote” internacional.

Efectivamente, esta cumbre tiene todo el aire de una pichanguita antes del partido de fondo. De todas formas la agenda no está mal (ni las actividades culturales). Y justo a tiempo para abordar la tragedia del Pastoruri.